Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 diciembre 2010

Siempre se dice que una imagen vale más que mil palabras. En este caso desde luego así es. Este Lipdub (Lipdub per la independència de Catalunya i la resta dels Països Catalans) consiguió colarse entre los récords mundiales por ser el que reunió a un mayor número de personas (5771 en total). Se grabó en Vic el 25 de octubre de 2010 y creo que es un bonito ejemplo.

Un lipdub es un vídeo para el que se escoge una canción popular, se diseña una coreografía fácil, se ensaya con los protagonistas y se busca que cada participante tenga un pequeño rol. Se sincronizan labios, gestos y movimientos y se empieza a grabar en vídeo en una sola toma, en plano secuencia.

Este lipdub me ha encantado porque simbólicamente reúne en un mismo soporte lo más innovador con todas las tradiciones y elementos identitarios con los que tantos catalanes se sienten identificados, y todo hecho desde el buen rollo y en sentido positivo.

Espero que os guste tanto como a mí.

Anuncios

Read Full Post »

La respuesta es NO. Es absolutamente necesario y hasta que no se produzca será muy difícil construir alternativas creibles por la mayoría de la ciudadanía. Y a partir de ese momento se podrán dar los pasos para la construcción del futuro de nuestro pueblo. ¿Eso quiere decir que hay que estar quietos hasta entonces? Evidentemente no. Hay que seguir mostrando el camino a Batasuna y compañía.
Un paso hacia delante se concretó en el Acuerdo de Gernika, tanto por las fuerzas políticas presentes como por el contenido. Aunque dicho acuerdo se ha producido dentro de un contexto de elecciones, lo cual entraña el riesgo de querer darle una escenificación electoral, con el consiguiente peligro de querer servirse de ello para obtener réditos. Dicha situación pude resultar muy tentadora para Batasuna, que está absolutamente necesitada al estar ilegalizada, y para EA que tras sus fracasos electorales no encuentra un discurso propio.
Otro paso hacia delante está siendo la postura de partidos como Aralar. Después de varias escenificaciones de Batasuna y EA, siempre ha dejado claro que el proceso de paz debe estar totalmente desligado del juego electoral. Es una posición difícil por el desgaste que supone. Pero si consigue mantenerse firme a medio plazo puede resultar clave en la construcción de una izquierda abertzale civil y democrática, que haga una oferta que obtenga gran respaldo social.
Otro paso positivo es la escenificación de la izquierda abertzale ortodoxa hace pocos días en el Hotel Tres Reyes. Lo más llamativo fue la mención expresa a la Ley de Partidos, esto es, que a pesar de estar en contra de ella, cumplirán lo que en ella se establece. Para quienes hemos visto carteles por las calles con el nombre de concejales acusados de lapurrak (con lo que eso supone de riesgo al poder ser diana de pistoleros) resulta peculiar, aunque no nos sorprende, ya que siempre han hecho lo mismo: las posiciones políticas correctas son las suyas y todos los demás están equivocados. Que cambian de posición, pues reordenan su discurso y pasan a decir que siempre han dicho lo que nunca habían dicho. La entrevista que hacen a Txelui Moreno en el el periódico Público del domingo suena más a que están diciendo lo que les han pedido que digan para poder estar en las elecciones que en el convencimiento democrático de lo que es la política. No hay mas que ver la frase final, ellos se confrontan al Estado, ya que parece que en esa frase subyace que siguen teniendo la legitimidad de representar a un pueblo vasco que no les ha nombrado con ese objetivo. En fin, habrá que resignarse si esto supone que pasan a hacer política.
Un paso más confuso es lo que se está diciendo en torno a las víctimas. Las víctimas del conflicto son numerosas y han sido producidas por agentes diversos. Pero no debe hacerse tabla rasa, porque sería totalmente injusto. Hay que depurar todas las responsabilidades que correspondan al Estado y al poder, tanto en casos de tortura, como muerte de detenidos, como el GAL o grupos paramilitares. Pero esas responsabilidades no deben servir para hacer borrón y cuenta nueva con el terrorismo de ETA. Puede que en algún momento haya estado justificado el uso de la violencia para responder a la represión que se ha producido en este pueblo, yo no viví durante el franquismo y puede que haya sido así. Pero en estos últimos treinta años, y sobre todo desde estrategias como Oldartzen, el devenir de ETA ha sido cruel, estéril y terrorífico. Asesinatos de políticos, cargos públicos del PSE-PSOE, PP, de empresarios y de ciudanos que pasaban por ahí no tienen ninguna justificación. Si añadimos la crueldad del silencio o justificación (algo habrán hecho), lo cierto es que no resulta fácil ver de qué manera se podrá avanzar una vez que ETA desaparezca.
Un paso difícil es de qué manera resolver el futuro de los activistas de ETA y de los presos políticos. La sociedad deberá ser generosa (dolorosa generosidad) y las víctimas seguramente tendrán que asumir situaciones que ni se me ocurre imaginar. Está claro que dentro de las cárceles hay personas que lo están por su actividad política y es posible su pronta libertad, además de exigible. Como con las personas que tengan cumplidas las penas o que no tengan delitos de sangre. ¿Pero qué hacer con el resto? En una manifestación en Durango han pedido que quieren participar en el “proceso”. Para tranquilidad de todos urge aclarar si se refieren a cómo solucionar su situación. Ya que si además se pretende actuar como agente político las posibilidades de fracaso del proceso se incrementarán. Nadie les ha elegido como agente político y por tanto no representan a nadie más que sí mismos. Confío en que los responsables políticos abertzales de todo color tengan claro este aspecto.
Hace unos días la revista Argia presentaba un reportaje sobre Troitiño y Parot, sobre la situación que viven ellos y sus familias, de cómo fueron detenidos y torturados, de cómo tienen el castigo añadido de la dispersión. Uno de ellos da nombre a una doctrina de la justicia española, cruel con los presos. Pero en ningún lugar del artículo se cita qué posibles delitos habían cometido. En la hemeroteca figura que entre otros atentados el primero está en la carcel por el atentado de Hipercor en Barcelona con 21 muertos, y el otro por el atentado en la Casa Cuartel de Zaragoza con 38 asesinatos. ¿De verdad puede asumir la sociedad que estas personas salgan a la calle como consecuencia de la desaparición de ETA? No debería ser así. Que cumplan sus penas aplicando una legislación más democrática y no excepcional puede que no satisfaga a las víctimas y a sus familiares, pero sería asimilable por la sociedad.
Finalizo con una reflexión más personal y por ello totalmente subjetiva. Las sociedades viven procesos y parece que nuestro pueblo está cerrando un ciclo. El terrorismo ha sido un desastre para este pueblo, al igual que lo fue la Guerra Civil. Parece que la izquierda abertzale tradicional ha iniciado la vía exclusivamente política. Será una gran noticia el día que sea un hecho irrefutable. Es el momento de los grandes líderes y de las personas con capacidad de buscar soluciones y acuerdos. Todos ellos cuentan con mi apoyo. Pero el cansancio y el excepticismo acumulado durante todos estos años me llevan a una posición de defensa. Son muchos los años sufriendo el acoso, la descalificación y el desprecio (gracias a Dios no la amenaza directa que han sufrido muchas oponentes políticos) como para tener lo que hace falta para impulsar proyectos políticos en los que veo más dificultad que ilusión. Quiero una Euskal Herria independiente y solidaria, integrada por una ciudadanía libre y plural, en la que el acuerdo entre distintos sea el eje de la acción política, aunque eso no es una condición sine quanon para vivir en este planeta, es tan solo un proyecto conseguible con el apoyo de la sociedad y no a su pesar. Por lo que he vivido hasta ahora creo que la Batasuna actual, sin ETA y por muy legalizada que esté, no busca eso, sigue pensando que la centralidad de la sociedad (y no solo del espacio de esa futura izquierda abertzale) pasa por sus postulados políticos. Está claro que si aceptan hacer política y solo política irán aprendiendo que las mayorías se construyen sobre acuerdos de contenidos (y de intereses) y no sobre principios inamovibles. Han pedido valentía a Aralar y a EA cuando ellos aún no han demostrado que sean lo suficientemente valientes para mirarse a ese espejo.

Read Full Post »

Hace ya algunas semanas que tengo la sensación de que el debate interno de NaBai ha bajado su volumen y se ha moderado. Sin embargo, no sé si esto es algo que responde a la realidad o al hecho de que estoy tan cansado y aburrido del tema que he sido yo, inconscientemente, el que ha desconectado. Por primera vez en mi vida (será que me hago mayor) el debate político me ha aburrido. Me he cansado de ver cómo cada cual se limita a repetir su propio discurso y a decirlo en todo caso más alto, convencido de que haciéndolo así gana en razón y en argumentos.

Tengo la impresión de que estamos en una situación en la que los discursos políticos pretenden únicamente convencer a los ya convencidos, mantener la propia clientela pero sin querer ilusionar ni ganar nuevos espacios. Tal vez la contienda electoral del próximo mes de mayo crea muchas incertidumbres con la división de UPN y PP o la posible aparición en escena de la Izquierda Abertzale Oficial. Tal vez haya quien tenga cierto miedo a lo que pueda pasar y no quiera arriesgar su capital político y electoral con grandes o pequeñas aventuras. Tal vez lo que ocurra sea que las nuevas maneras de hacer política siguen siendo hoy en día una utopía, bonitas palabras y bonitos slogans, pero muy lejos todavía de concretarse en algo real que los ciudadanos puedan palpar y probar. Tal vez los políticos profesionales simplemente no tengan la imaginación necesaria para hacer realidad esas buenas y bonitas palabras o no tengan la voluntad de avanzar en una senda que no se sabe muy bien a dónde puede conducir.

Tal vez algo de todo esto esté ocurriendo o tal vez simplemente NaBai haya pasado de la UCI a Planta en un necesario periodo de recuperación y cicatrización de las heridas auto-infligidas por su ejemplar “pluralidad”. Sería una lástima que NaBai no reaccionara a tiempo de poder ilusionar a la sociedad navarra como lo hizo hace ya casi cuatro años.

La imagen que ha transmitido NaBai estos últimos tiempos no es la que debiera haber sido. Poco podemos hacer ya al respecto. Sin embargo, tal vez los debates internos o tal vez los cantos de sirena de la Izquierda Abertzale Oficial han llevado el centro del debate (me parece a mi) hacia debates muy viejos ya y que cada vez interesan a menos gente. Lo que hizo de NaBai un referente para muchas personas en 2007 no fue su identidad de izquierdas y abertzale. Todo el mundo tenía claro que NaBai era una alternativa de izquierdas y que defendía un modelo de Navarra que nada tenía que ver con el oficial (fijado desde finales de la transición por UCD, UPN y PSN).

Sin embargo, no fue eso lo que le dio a NaBai la proyección y el éxito que tuvo. La sociedad en su mayoría está cansada de la política tradicional, centrada en su mayor parte en intereses partidistas y particulares o en antiguos debates que ya van cansando a quienes llevan unos cuantos años siguiendo la política y que ya no despiertan el interés de las nuevas generaciones. NaBai irrumpió en el acartonado espacio público navarro como una ráfaga de aire fresco, prometiendo nuevas formas de hacer política a partir de sólidos principios éticos, con transparencia y cercanía a los problemas reales de la ciudadanía, unos problemas que ahora más que nunca están muy lejos de los debates identitarios. Si NaBai, por el motivo que sea, se queda en debates tradicionales y no es capaz de concretar en algo aquella nueva forma de hacer política que prometió en 2007 tendrá realmente difícil volver a ilusionar a la sociedad navarra por fácil que nos lo hayan puesto los demás.

Hay que hacer un esfuerzo por concretar dónde nos llevan y qué suponen en la acción política conceptos como la poliétika. La sociedad lo está demandando desde hace mucho tiempo y ya no se conformará simplemente con frases que lamenten el alejamiento de la clase política de la vida real o la falta de comunicación. La clase política debe volver a la vida real. Estoy convencido de que un acercamiento de la política a la sociedad pasa, entre otras cosas, por entender la política no como una profesión, sino como una dedicación temporal a la que cada cual llega (por su implicación social, cultural, profesional…) desde el desarrollo de su profesión. ¿Están dispuestos los partidos políticos a que NaBai avance en la concreción de “nuevas formas de hacer política”? ¿Están dispuestos a cambiar la política, visto que la política se niega al cambio?

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: