Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cultura’ Category

El 16 de febrero pasado el PSN celebró una jornada en el Baluarte bajo el título Euskera: presente y futuro. Aunque no tuve ocasión de asistir he leído con interés lo que la prensa recogió al día siguiente. Dicha lectura, condicionada por la trayectoria que el PSN lleva en relación a la política lingüística en Navarra, me produjo una sensación novedosa, el PSN abría sus puertas a una realidad existente en la sociedad navarra y que hasta ahora se estaba negando a dar cabida en su casa, esto es, ha escuchado la voz de personas vascohablantes navarras. Que esto no quede en flor de un día es algo que el tiempo mostrará.

De todas maneras quiero hacer referencia a la interesante intervención de Lourdes Auzmendi, viceconsejera de Política Lingüística del Gobierno Vasco, que la radio navarra en euskera Euskalerria Irratia tuvo a bien reproducir en su totalidad. Sí, efectivamente, esa radio tan necesaria para los vascohablantes que el Gobierno de Navarra, sustentado por el PSN, sigue queriendo que sea ilegal y castigada sin acceso a recursos económicos públicos, que otros medios de comunicación tan generosamente reciben.

De su exposición quiero destacar tres ideas de las que presentó:

–         En el intento de establecer relaciones institucionales entre el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra se han encontrado con un muro, no ha sido posible, a pesar de que los dos gobiernos son constitucionalistas. Como ejemplo puso los acuerdos alcanzados en el País Vasco francés destacando que el Gobierno de Francia, con toda la fama de jacobinismo que se le quiera atribuir, tiene una actitud más abierta que el Gobierno de Navarra.

–         En el deseo de querer todo existe el riesgo de quedarse sin nada (oro nahi, oro gal). Las posiciones extremas del Gobierno, que ha vaciado de contenido la Ley del Vascuence, y de quienes piden que el euskera sea oficial en toda la Comunidad Foral no dan lugar a afrontar la cuestión lingüística en Navarra con sosiego y normalidad.

–         La Ley del Vascuence puede ser el lugar de encuentro de la mayoría de la sociedad para avanzar en la solución de la cuestión del euskera, cambiando aquello que desde el acuerdo deba cambiarse, pero manteniendo su estructura central.

Esas ideas, como he dicho, interesantes y muy a tener en cuenta me llevan a las siguientes reflexiones:

–         Como navarro bilingüe me sumo a la idea de actitudes abiertas y búsqueda de puntos de encuentro. Aunque el día a día muestra a un PSN sordo, no podemos renunciar nunca a buscar acuerdos y colaborar para que el euskera sea visto por todos, vascohablantes y castellanohablantes, como lo que es: una lengua que sirve para comunicarse y que aporta a la Comunidad Foral una singularidad cultural que la enriquece.

–         Eso no convierte en razonable que la oficialidad del euskera sea equiparable a la política lingüística que aplica el Gobierno de Navarra y que tan generosamente sustenta el PSN. La oficialidad no supone ninguna obligación ni exclusión para los ciudadanos que no hablan euskera. No implica lo que el portavoz de UPN, García Adanero, tuvo la osadía de verbalizar: que los castellanohablantes puedan ser expulsados de Navarra. Siguiendo ese hilo argumental se podría decir que con la oficialidad única del castellano lo que UPN hace es expulsar de Navarra a los vascohablantes. Reconocer el derecho a dirigirse a la Administración en euskera y a ser atendido en esa lengua no conlleva ninguna imposición al castellanohablante.

–         Comparto que algunos colectivos que trabajan en defensa del euskera hacen planteamientos que no son asumibles por los castellanohablantes. Tan ciudadano de Navarra es el castellanohablante como el vascohablante. Es la persona la que es sujeto de derechos y no las lenguas. Y desde esa premisa y tomando como referente la realidad sociolingüística de Navarra es desde donde se debe construir la convivencia ciudadana, y como parte de ello la lingüística. Muchos mensajes de organismos del euskera, de partidos políticos abertzales (y no digamos ya de descerebradas organizaciones terroristas) hablan de reeuskaldunizar Euskal Herria, de una tierra euskaldun, de españoles opresores. Unen la normalización lingüística a proyectos políticos concretos. Argumentan que sin un estado propio no es posible la normalización del euskera. Todas esas argumentaciones ponen alerta y a la defensiva a muchos castellanohablantes, ya que todo lo que avance en esa línea huele a imposición.

–         Algo mejor nos iría a todos si se realizara una política lingüística respetando la voluntad de las personas. Pero claro, por mal que planteen las cosas las personas defensoras del euskera de lo que no se les puede acusar es de imposición ya que las directrices de la política lingüística las ponen los gobiernos y en Navarra desde que yo tengo uso de razón gobierna UPN. Y tal y como la propia viceconsejera del Gobierno Vasco reconoció en su intervención, son un auténtico muro.

–         Al hilo de esta actitud de imposición tan asfixiante de UPN: estoy convencido que una política lingüística más abierta y no excluyente acabaría con muchas de esas actitudes que surgen desde el mundo del euskera. ¿es la Ley del Euskera el lugar de encuentro, o de partida, de todo ello? Probemos. Pero que luego no nos venga alguien diciendo que por ellos lo harían, pero que sería abrir las puertas a la integración de Navarra en Euskadi. Las reivindicaciones políticas tienen su vía de discusión ante la sociedad y el derecho a usar las dos lenguas de Navarra en la vida pública y privada no debe, en ningún caso, estar unida a ningún proyecto político, porque las lenguas pertenecen a los hablantes.

Anuncios

Read Full Post »

Hainbat kolektibok eskaera hau egin dute, euskaldunak bizitza publikoan euskaraz bizi behar duela eta medioetan elkarrizketak egiten bazaizkie euskaraz hitz egin behar dutela euskaldunak direlako. Jarrera hau positiboa da euskara agerian agertzeko aukera bakarra baita. Bestela euskaldunaren elebitasunak euskara ikustezin bilakatzen du. Apostu sendoa eta epe luzera eraginkorra. Eta euskaldunok bigarren erronka dugu, euskaraz ez dakienaren aurrean normaltasuna transmititzea, bere jarrera aurkakoa bilaka ez dadin.

Read Full Post »

Siempre se dice que una imagen vale más que mil palabras. En este caso desde luego así es. Este Lipdub (Lipdub per la independència de Catalunya i la resta dels Països Catalans) consiguió colarse entre los récords mundiales por ser el que reunió a un mayor número de personas (5771 en total). Se grabó en Vic el 25 de octubre de 2010 y creo que es un bonito ejemplo.

Un lipdub es un vídeo para el que se escoge una canción popular, se diseña una coreografía fácil, se ensaya con los protagonistas y se busca que cada participante tenga un pequeño rol. Se sincronizan labios, gestos y movimientos y se empieza a grabar en vídeo en una sola toma, en plano secuencia.

Este lipdub me ha encantado porque simbólicamente reúne en un mismo soporte lo más innovador con todas las tradiciones y elementos identitarios con los que tantos catalanes se sienten identificados, y todo hecho desde el buen rollo y en sentido positivo.

Espero que os guste tanto como a mí.

Read Full Post »

Hoy es un día importante para quienes estamos en contra del maltrato de los animales y para quienes creemos que el progreso es o debería ser algo más que un dato económico. Hoy el Parlament catalán ha aprobado la modificación de una Ley que permitía las corridas de toros en Cataluña. Esperemos que el ejemplo dado por Cataluña pueda servir para que algún día algo parecido pueda extenderse a otros lugares. Vista la reacción de algunos líderes políticos hoy mismo parece que ese día es todavía lejano, pero soy optimista por naturaleza y creo que las nuevas generaciones lo harán posible a medio plazo.

Son muchos los argumentos que se han esgrimido en un sentido y otro y lo que está claro es que se trata de un tema que levanta pasiones. Sin embargo, el debate ha ido ganando en matices y significados a lo largo de todo el proceso parlamentario, ayudado probablemente por la especial coyuntura que ha vivido Cataluña estos años, pendiente de una sentencia del Tribunal Constitucional y en plena efervescencia identitaria en algunos momentos. La deriva del debate hacia una disputa entre la cultura catalana y la cultura española ha sido algo que ha ayudado muy poco a los promotores de esta Iniciativa Legislativa Popular, ya que ha hecho que en ocasiones los focos se desviaran del verdadero objeto del debate, que no era otro que acabar con un espectáculo basado en el sufrimiento y muerte de un animal, tal y como se ha hecho en otros casos. Sin embargo, hay que reconocer que era francamente difícil que este debate identitario en torno a las corridas de toros no se diera. Las corridas de toros arrastran una carga simbólica como una de las señas de identidad de España que no han tenido otros casos como las peleas de perros, de gallos, etc., tan “tradicionales” en algunos lugares como perseguir gatos a pedradas hasta matarlos.

En el imaginario colectivo de muchas personas los toros siguen siendo uno de los símbolos de España por antonomasia. Basta con ver el toro de Osborne sobre la bandera española cuando juega “la roja”. No es casual que cuando la Iniciativa Legislativa Popular llegó al Parlament de Cataluña algunas autonomías gobernadas por el PP (o por UPN en el caso de Navarra) se lanzaran a calificar los toros como bien de interés cultural. Y no es casual que haya sido el PP quien haya tomado la bandera de la defensa de los toros como una tradición netamente española. A fin de cuentas fue un nacionalismo español rancio y necesitado de pan y circo el que convirtió a los toros en una especie de esencia de “lo español” y en parte de esa “Spain is different”.

Pero parece que en buena medida ese nacionalismo español (rancio y vergonzante, ya que casi nadie se atreve a reconocer que es un nacionalista español) sigue vivo y no solo en algunos exaltados y radicales. Una de las imágenes más tristes hoy era ver cómo enfocaban la noticia los informativos de algunas cadenas que dedicaban más tiempo a resaltar el coste económico que la medida va a tener para Cataluña o a la pérdida de puestos de trabajo entre quienes se dedican a fabricar capotes que a explicar los argumentos de unos y otros en el debate parlamentario. Y como si quisieran dejar tranquilos a los televidentes españoles de bien, defensores de las corridas de toros, han sido varios los líderes andaluces, madrileños, manchegos… que han tenido la ocasión de dejar claro que esto no ocurrirá en España.

Con todo, y por buscarle un poco de gracia al tema, me quedo con la reivindicación del “prohibido prohibir” que hoy han aireado para este caso algunos de los que disfrutan prohibiendo casi todo lo demás o con el grito de “libertad” de algunos líderes políticos. Me han hecho sonreír, y no es algo que consigan muchas veces.

Read Full Post »

Resulta un debate recurrente si todos los servicios deben ser públicos o si algunos pueden ser gestionados privadamente, al que en estos últimos años se ha añadido la gestión indirecta por medio de la cual las administraciones públicas contratan empresas que gestionan de manera indirecta esos servicios públicos.

Hace pocos días en una reunión en la que estuve presente, una persona hizo una declaración universal sobre la Escuela Pública, el modelo D y la aconfesionalidad que primero me dejó perplejo, porque parecía que yo como padre de ikastola estaba poniendo en peligro ese principio fundamental y que luego me llevó a pensar si esa persona estaba en lo cierto.

En un primer momento de la reflexión concluí que ese compañero tenía razón, una persona de izquierdas, comprometida y ciudadana de Euskal Herria debe comprometerse con la Escuela Pública, en Euskera y Aconfesional, así con mayúsculas.

La imprudencia me hizo ir más allá en la reflexión y se me ocurrió mirar los tipos de enseñanza que tenemos en nuestra Comunidad. Existen dos: los colegios públicos y la enseñanza concertada.

Los colegios públicos los gestiona directamente la administración, el profesorado es funcionario (salvo los interinos, claro); los padres y madres dejan a sus hijos en el colegio y tienen una cierta representación en el Consejo Escolar y por medio de la APYMA pueden organizan extraescolares y el comedor. Existe oferta en euskera en las zonas vascófona y mixta de Navarra y la religión católica es optativa.

La enseñanza concertada no es gestionada por la Administración, que financia el costo del profesorado. Existen centros que dependen de entidades religiosas, de empresas, de cooperativas de profesores, de cooperativas de padres… En unos el ideario lo establecen los propietarios y el peso de los padres es muy reducido, mientras que en otros parte de la iniciativa social de padres con lo que su participación es más significativa. Unos centros enseñan en euskera, las ikastolas, y la religión católica es optativa.

Si miramos lo que algunos llaman Escuela Pública podremos observar que todo el peso de la gestión, la planificación y los criterios didácticos pasan por el profesorado, la inspección y los responsables del Departamento de Educación. El peso de los padres en las decisiones de carácter organizativo como calendario, horarios, etc es insignificante y esa organización siempre se ajusta al criterio del profesorado. Aunque es innegable la importancia de los padres y madres en la implantación del modelo D en esta red educativa, tampoco se puede negar que es a pesar de los responsables educativos actuales que están continuamente poniendo dificultades y trabas y que en la actualidad están impulsando el TIL en inglés para debilitar al modelo D. Y eso también forma parte de esa Escuela Pública, que mirada más de cerca, y fuera de posturas a priori, pierde mucho lustro y contenido de lo que desde posiciones de izquierda se defiende como público. La espléndida fiesta organizada por Sortzen-Ikasbatuaz este domingo muestra por un lado la vitalidad de la enseñanza pública en euskera y por otra la actitud de los gobernantes hacia el euskera. El compromiso del profesorado y de los padres y madres es más necesario que nunca.

Si miramos la enseñanza concertada vemos que no es algo uniforme. Existen centros con un ideario religioso o clasista y existen otros de ideario más social y progresista. Las decisiones se toman en los mismos órganos que en los colegios públicos y en aplicación de la misma normativa, pero el margen de acción permite acercarse más a los criterios de los padres que en los colegios públicos. Un factor, y no pequeño precisamente, que diferencia la enseñanza concertada de la pública, en la mayoría de los casos, es el nivel económico, ya que muchas familias que optarían por la red concertada no pueden afrontar gastos de transporte, comedor y funcionamiento. Evidentemente, también hay criterios ideológicos a la hora de elegir un centro, otro o la red pública.

Y con estas mimbres es con las que nos toca elaborar el cesto a día de hoy. Lo cierto es que para los padres, que pintan lo que pintan en el proceso educativo de sus hijos, el momento determinante es el de la elección de centro. Y en ese momento lo que hacen es ir al mercado y elegir lo que se ajusta a sus planteamientos ideológicos, necesidades y posibilidades.

A estas alturas del siglo XXI resulta infantil confundir esa Escuela Pública aconfesional y euskaldun que muchos defendemos con un sistema educativo público funcionarizado y dependiente de una Administración ideologizada, con muchos aspectos positivos, sin duda, y con alguna que otra sombra. Tan infantil como pensar que los centros de iniciativa social en euskera puedan ser la panacea de la buena gestión y puedan ser tomados como modelo. No creo que la solución esté en optar por uno u otro modelo, ya que probablemente el mejor modelo debería tener algo de los dos sistemas.

Un dato preocupante y para reflexiones más sesudas, ¿a qué se debe que los centros públicos sean vistos por muchos padres y madres como una opción cuando no queda otro remedio, pero que si fuera por ellos elegirían un centro concertado? No creo que se deba únicamente a un buen marketing o a la emigración. Puede que tenga más que ver con que los padres quieren lo mejor para sus hijos e hijas y piensen que en los colegios públicos no se les escucha con la atención debida. Otra cosa es que luego acierten en esa elección.

Read Full Post »

El mes de enero se publicó en prensa una noticia ante la que un ciudadano despistado habría pensado que tras las Navidades nuestros políticos se habían vuelto locos: el alcalde de Zizur Mayor, de Nabai, niega a un trabajador del Ayuntamiento el permiso para estudiar euskera y los concejales de UPN y PSN solicitan un pleno para condenar esa decisión del alcalde y exigir que se autorice a ese trabajador a asistir al curso. A que leído así parece el mundo al revés.
Pero si uno escucha los argumentos expuestos por el alcalde y estudia lo que UPN y PSN han aprobado en el Parlamento de Navarra para el euskera para el año 2010, o estudia de qué manera proceden con el euskera estos partidos en ayuntamientos que tienen la alcaldía, entonces se entiende mejor la noticia.
Resulta inmoral que quien ha aprobado una drástica reducción del 45 % de la subvención a todos los ayuntamientos que tienen servicio municipal de euskera critique que no se autorice la asistencia a un curso en enero al secretario municipal por necesidades del servicio. El alcalde lo ha explicado en prensa y en el pleno, ha dicho que se le indicó que en enero había mucho trabajo y que debería realizar el curso en otras fechas. Pero la explicación no satisface a la oposición, no porque ellos procederían de otra manera en un caso similar, sino porque quieren sacar rentabilidad política.
Basta con analizar números y procederes para ver que hay de auténtico en las vestiduras rasgadas de estos dos grupos políticos.
– ¿Afecta el color político del ayuntamiento al apoyo al desarrollo del euskera en esa administración? Evidentemente sí. La alcaldesa de Estella, UPN, afirma que el euskera es contrario al ideario de UPN. Muchos de los ayuntamientos gobernados por UPN o PSN, con honrosas excepciones, asignan bajos presupuestos a la normalización del euskera, por el contrario, los ayuntamientos gestionados por Nabai suelen asignar más recursos y adoptan medidas que fomentan el euskera en la localidad y buscan respetar los derechos lingüísticos de los vascohablantes en su localidad. Y si este último año se están viendo obligados a revisar a la baja la dotación de los servicios municipales de euskera es como consecuencia del drástico recorte presupuestario en el Parlamento.
– Casi todos los ayuntamientos de las zonas vascófona y mixta y 2 de la no vascófona tienen suscrito un convenio de colaboración con el Gobierno de Navarra desde 1998 para la financiación y colaboración de los servicios municipales de euskera. Existen un total de 24 servicios municipales que dan trabajo a 28 técnicos municipales. La dotación presupuestaria en 2008 fue de 550.000,00 euros, el año 2009 fue de 350.000,00 euros y para el año 2010 se ha aprobado una dotación de 163.601,00 euros. El recorte es del 70%.
– Los autores de dicho recorte son UPN y PSN, que en el Parlamento aprueban unas partidas que no alcanzan los importes acordados en el Convenio pero se sienten autorizados a criticar la actuación del alcalde de Zizur, y quedan mudos ante sus hermanos mayores. Porque resulta que siguiendo el texto del Convenio firmado por el Gobierno de Navarra, la dotación presupuestaria anual para los servicios municipales de euskera debería ser de al menos 1.000.000,00 euros.
– Los homólogos de UPN y PSN gobiernan en la Comunidad Autónoma Vasca. Si uno estudia el presupuesto aprobado para la Viceconsejería de Política Lingüística de la Comunidad vecina en 2010 puede observar que asciende a 99.175.595,00 euros (45,98 euros por habitante), inferior en un 3% al de 2009. El recorte aplicado es similar al recorte aplicado al conjunto del presupuesto. Si se miran los datos de Navarra el presupuesto para 2010 es de 3.191.002,00 euros (5,14 euros por habitante). El dato numérico indica un incremento de 1,4% respecto a 2009, pero hay que tener en cuenta que se han incorporado los traductores que antes dependían de otra unidad administrativa. Quitando este gasto la comparación da un recorte del 5,8% respecto a 2009. Un último dato: si se aplicara una estimación respecto a lo que cada Comunidad gasta en Política Lingüística y teniendo en cuenta el nivel de conocimiento de euskera de Navarra, la dotación presupuestaria necesaria para poder desarrollar lo que la Ley del Vascuence establece el Parlamento debería aprobar una partida para Euskarabidea de al menos 9.000.000,00 de euros (unos 15,00 euros por habitante), cantidad insuficiente para desarrollar un política lingüística activa pero que se podría considerar un buen comienzo. En la actualidad el presupuesto de Euskarabidea es de una tercera parte.
– ¿Nabai puede hacer más? Evidentemente sí. Es necesario dar muchos pasos para conseguir el respeto de los derechos lingüísticos de toda la ciudadanía Navarra y todos podemos hacer más de lo que hacemos. Pero no olvidemos que, aunque no todo lo que se tiene que hacer depende del dinero, es evidente que los recursos económicos actuales están por debajo de los mínimos necesarios.
– Y Euskarabidea puede hacer más? Con los recursos actuales es evidente que no, bueno tal vez sí. Podría pedir al Gobierno de Navarra que cumpla con la Ley del Euskera y podría hacerle ver que los recursos económicos actuales, por muy sustentados que estén por el Parlamento son muy insuficientes para poder desarrollar las funciones que tiene asignadas. Las críticas que recibe desde colectivos euskaltzales pueden escocer pero no se puede olvidar que los responsables del bloqueo de la institución no son esos colectivos sino quienes tienen la obligación de cumplir la normativa vigente. Al hilo de esto hablar de dimisiones siempre es una tentación, reconozco que yo ya habría dimitido, pero desde luego la dimisión no es la causa del problema ni supondría una solución. El problema está en otro lugar: sigue siendo un punto estratégico de la política de UPN ya que le da una alta rentabilidad política aparecer contra el nacionalismo y para muchos navarros nacionalismo vasco y euskera van unidos. Y si a eso añadimos que el PSN está permitiendo esta línea política, que muchos de sus dirigentes además comparten, pues ya tenemos montada la base de la estrategia.

Si UPN y PSN quieren avanzar en la normalización del euskera que lo demuestren en el Parlamento de Navarra y que dejen de utilizar la autorización de un curso de euskera a un empleado como pretexto para desgastar políticamente a Nabai. Ellos deberían ser los primeros en demostrar que el euskera no es un elemento de confrontación política, porque son los que gobiernan en Navarra.

Read Full Post »

Siempre ha sido más difícil comunicar y trasmitir matices. Frente a ello, resulta muy sencillo y fácil lanzar ideas planas, sin matiz alguno y en las que la mayor dificultad está en ocultar aquellos aspectos que contradicen en parte o hasta en todo lo que uno quiere afirmar. Este tipo de mensajes responden a ideas preconcebidas, de consumo fácil por un público fiel y ávido de ideas que refuerzan lo que ellos “ya saben”.

Si hay un espacio en el que esto queda patente es la política. Los mensajes deben ser claros, sencillos y rotundos, luego poco margen queda para el matiz. Sin embargo, la realidad, la vida diaria, está llena de matices y de contradicciones (a las que todos encontramos una explicación, pero que no por ello desaparecen). ¿Por qué le está resultando tan difícil a NaBai explicar a la ciudadanía navarra cuál es su postura respecto a la violencia terrorista y el derecho de unas personas a presentarse a las elecciones? Sencillamente porque hay que matizar, porque hay que explicar que se puede condenar la violencia sin por ello condenar unas ideas o negar unos derechos, porque hay que explicar que no es lo mismo Pamplona que Madrid, etc… Frente a ello, PP, UPN, PSOE y la izquerda abertzale oficial tienen fácil defender una idea plana, el SÍ o el NO, sin más argumentos.

Algo parecido ocurre con otros muchos temas. Uno de ellos, presente constantemente en el debate político, es el de lo público y lo privado. Parece que defender lo público es muy de izquierdas y que por tanto hay que atacar lo privado. Cualquier afirmación que vaya contra la educación privada, la sanidad privada u otros aspectos será jaleada por quienes se autodefinen como de izquierdas. Sin embargo, esto no está exento de contradicciones, como es fácil comprobar. Cada vez que llega un Oinez, podremos leer en la prensa a los defensores de lo público criticando la fiesta por ser una manera de apoyar a la educación privada (sin matices). Muchas personas utilizan este argumento para defender el modelo D, pero se olvidan de ello cuando lo que se trata es de apoyar la Korrika y a AEK. En ese caso, no son tan partidarios de lo público y que yo sepa, AEK no pertenece al Gobierno de Navarra, sino que es privado y bien privado.

Hoy en un periódico navarro se habla de cómo “estudiar la misma carrera cuesta entre seis y once veces más en la UN que en la UPNA”. El titular responde evidentemente a una intencionalidad (supuestamente de izquierdas) de defender la educación pública frente a la privada, de respaldar la labor de la Universidad Pública en detrimento de la Universidad Privada. La noticia es una de esas ideas planas, sin matices y que creo que ayudan muy poco a la hora de informar y de conocer mejor los problemas, pero es que además no responde a la realidad porque lo cierto es que estudiar en la Universidad Pública cuesta más que estudiar en la Universidad Privada y nos cuesta a todos, ya que es con nuestros impuestos con los que se está financiando. La noticia cita a la UN como fuente cuando se informa de ello, de modo que parece que puede ser falso ya que es una parte interesada. Lo preocupante de la noticia para mí es precisamente que una plaza en la Pública cueste más que en la Privada. Cada cual sabrá si quiere ir a un centro privado y pagar de su bolsillo más del 90% del coste de la plaza de estudio o si prefiere que el Gobierno le pague ese 90% yendo a un centro público.

Creo que como contribuyentes y especialmente quienes nos consideramos de izquierdas debemos defender la educación pública, pero habrá que exigir también resultados y habrá que plantear los debates donde corresponde. Ni todo lo público es bueno por el simple hecho de ser público, ni todo lo privado es malo. No podemos quedarnos en afirmaciones fáciles que no conducen a nada. Si queremos cambiar las cosas habrá que hacerlo con seriedad, entrando en los problemas a fondo y mostrando la complejidad que tienen. Nada es tan fácil.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: