Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 julio 2009

20090717_PPN_PamplonaPasados los Sanfermines, aprovechando los tiempos más tranquilos del verano, Cristina Sanz, concejala de Pamplona, ha decidido hacer firme una decisión ya esperada: su baja en UPN para pasarse al PP. Como en otros casos similares, ella también mantendrá su acta de concejala de modo que el PPN pasa a tener representante también en el Ayuntamiento de la capital navarra. Tal vez no sea el único caso ya que hace no mucho tiempo se habló de otras dos concejalas que podrían estar pensando en segur el mismo camino.

Cristina Sanz, burgalesa al igual que Yolanda Barcina, responde a un perfil más popular que regionalista y ella misma ha asegurado que si se afilió a UPN fue porque no existía el PP en Navarra. Según ha afirmado, cuando se rompió el pacto ella se veía en el partido de Mariano Rajoy, pero no había dado el paso hasta ahora porque no había encontrado el momento político adecuado. Había preferido apoyar a Yolanda Barcina en los momentos clave que ha vivido en los últimos meses: su elección al frente de UPN o la posible reprobación y la polémica con el PSN en el ayuntamiento pamplonés. Lo que parece más bien es que a Cristina Sanz se le ha acabado la paciencia, esperando a ver si Yolanda Barcina daba los pasos necesarios, tras ser elegida Presidenta de UPN, para recomponer el pacto con el PP.

El escenario que se abre en el Ayuntamiento de Pamplona no es sustancialmente distinto del que había hasta el momento, pero sí tiene un pequeño matiz interesante: si la concejala del PP se mantiene en el equipo de gobierno, el consistorio estaría dirigido de facto por un pacto UPN-PSN-PPN. Si sale del equipo de gobierno y del grupo municipal de UPN, pasando al Grupo Mixto, UPN quedaría con 12 concejales, exactamente la suma de Na-Bai y PSN. No soy de los que creen que el PSN puede cambiar de actitud tal y como están las cosas. Sin embargo, forzaron la ruptura del pacto entre UPN y PP para apoyar a los regionalistas en el Gobierno. Tendría su gracia que después de tantas vueltas, el PSN acompañara al PP como socio de los regionalistas, y no a un PP integrado en UPN, sino a un PP como partido independiente. ¿Cómo hará el PSN para explicar esto a su electorado de izquierdas y republicano?

La estrecha colaboración existente entre UPN y PSN está agotando la paciencia de más de uno. El giro al centro de UPN buscando un espacio en el que confluir con el PSN es tan falso como lo fue el giro al centro liderado por José María Aznar hace unos años. No se trata de un cambio motivado por convicciones, sino forzado y obligado por las ganas de mantenerse en el gobierno. UPN ha sido históricamente una formación que en muchos aspectos ha representado a la derecha más reaccionaria del Estado, con un aporte nada desdeñable de la extrema derecha y el tradicionalismo navarro. Ahora, de la noche a la mañana, ha abandonado en cierta medida el espacio político en el que se sentía más cómoda y algunos de sus cargos públicos y habrá que ver en qué medida su electorado no le ha seguido en ese viaje.

Pero, además, el paso de Cristina Sanz al PP nos hace pensar en qué puede ocurrir en el Parlamento. Si este verano se hace efectivo también el paso de algún parlamentario de UPN al PP, manteniendo el acta como viene siendo la norma en los populares navarros, el otoño puede ser algo más entretenido de lo que parecía en un primer momento. El Congreso del PP navarro, anunciado para el otoño, puede animar a alguien más a buscar un buen puesto en la parrilla de salida de los populares.

Tal vez Don Miguel cuando forzó la ruptura con el PP pensó que tenía todo atado y bien atado, que la suma de UPN y PSN siempre controlaría el viejo Reino. Tal vez siga pensando lo mismo o tal vez no…

Read Full Post »

Gure planetan, hau da, Lurra planetan, ohikoa izaten da indarkeria erabiltzea norberaren edo herri baten eskubideak onartuak izan daitezen Gainera ez da ahaztu behar eskubideen urraketak gehienetan boterearen indarkeriaren bidez egiten direla. Munduko leku askotan gataztak daude eta egunero giza eta nazio eskubideak ukatzearen ondorioz sortutako liskarren berriak iristen zaizkigu. Ikuspegi historiko batetik ezkerra politikoak medio hauek erabiltzea bultzatu edo justifikatu du. Eskuinak bere diskurtsoan indarkeriaren legitimitatea ukatzen badu ere askotan boterea indarraren bitartez mantendu edo berreskuratu du (golpismoa adibidea besterik ez da). Horregatik mendebaldeko gizarte “demokratikoak” besteen indarkeria edo terrorismoa kondenatzen badu ere, oso maiz ixilik geratzen da “bereen” indarkeriaren aurrean.
Mendebaldean bizi naizen aldetik konplikatua da gizakiaren oinarrizko eskubideak jokoan daudenean jarrera etikoak defendatzea eta munduan dauden gatazken muinak behar bezala ezagutzen ez ditudan neurrian, jarraian mahai gainean jarriko ditudan hausnarketak seguraski ez dira egokiak izango testuinguru horietarako.
Nire posizio etikoa eta politikoa hauxe da: borroka armatua (Euskal Herrian gaur egun terrorismoaren estrategia gordina dena) ez da egokia gure herriaren eskubideak (horien artean erabakitzeko eskubidea) defendatzeko eta are gutxiago horiek eskuratzeko terrorismoak gizakiaren oinarrizko eskubidea, bizitzeko eskubidea, ukatzen duelako. Epe laburrean emaitzak lortzen ahal direla ematen badu ere gizakiak hiltzea sortzen dituen mina eta ondorioak gaindiezina suertatzen direlako. Gizartearen gehiengoa estrategia horren guztiz aurka dagoenean sortzen den egoera oso kezkagIMG_5254arria da talde armatu baten eskakizuna talde terrorista baten eskakizuna izatera pasatzen baita, dituen helburuak lorgaitzak bilakatuz.
Gatazka politikoa konpontzeko aukera bakarra bide politikoak erabiltzea da. Gehiengoa osatzeko adostasunak bilatu behar dira eta adostasun guneak lortzen direnean argi dago alde guztiek beren eskakizun batzuk baztertu dituztela besteentzat gehiegi zirelako edo onartezinak zirelako. Prozesu hori batzuentzat amore ematearen seinale izan daiteke (traidore edo salduta etiketak jartzeko joera egoten da) baina gure gizartean nik bezalaxe pentsatzen dutenekin eta bestelako ikuslpegia dutenekin bizi behar dugu. Are gehiago errealitate hori ukatzen bada ezinezkoa izango da eraldaketa abiatzea.
Bestalde, norberak jasaten duen injustizia salatzeko edo ezabatzeko terrorismoa, hau da, beste injustizia aplikatzen bada, non geratzen da norberaren legitimitatea?. Adibide bat jarriko dut. ETAko presoak eta bere senideak dispertsioaren injustizia pairatzen ari dira. Askotan torturen salaketa egiten dute. Gartzelako zigorra bete dutenean (askotan lehenago ateratzeko duten eskubidea ukatu ondoren) herrian bere lagunek harrera egiten diote eta euskarazko medioetan elkarrizketak argitaratu daitezke. Hor bere bizipenak, jasandako zigorrak eta Estatuaren estrategia salatuko da, baina kasu gehienetan gartzelan egotearen arrazoiari buruz hitzik ez, ez elkarrizketatuak ezta kazetariak ere. Transmititzen zaigun mezua da gure herriaren alde borroka egiteagatik gartzelan sartu zutela eta Estatuak bere eskubideak urratu dituela, eta hala izango dela sinetsi dezaket. Baina gartzelatik atera den horrek zer egin zuen jakiteko eskubidea izan beharko genuke. Hau da bonba bat jarri duen edo pertsona bat edo batzuk hil dituen,. Hil dituen horien bizitza jakin beharko genuke, nor ziren, zer bizi proiektua txikitu den, politikoa zen, sukaldaria zen, periodiko saltzailea zen, polizia zen, familia ote zuen…
Gandhik esan zuen biolentzia erabiltzen bada epe laburrean emaitzak lor daitezkeela pentsa dezakegula baina errealitatea da lorpen horiek laster ezabatzen direla baina biolentziaren kalteak betirako direla. Politikari bidea eman behar zaio, eta bide horretan adostasunak lor daitezke herri honen eskubideak gauzatzeko. Baina ETAren indarkeria dagoen bitartean proeiktuak gauzatzea posible dela sinistea, ETA ez balego bezalako itxurakeriak eginez, gure burua engainatzea izango litzateke.

Read Full Post »

20090703_tradicionesSomos un pueblo muy aferrado a las tradiciones. Son muchos y muy variados los actos tradicionales que celebramos en todos los rincones de Euskal Herria. Vascos y navarros hemos mirado constantemente al pasado buscando nuestras señas de identidad y hemos sido y somos celosos guardianes de ritos y ceremonias, religiosos y civiles, en los que encontramos elementos simbólicos cargados de significados con los que nos sentimos identificados.

No hay un solo pueblo de toda Euskal Herria donde no se conserve una tradición inmemorial que repetimos año tras año de forma inalterada —o al menos eso creemos o queremos pensar— a lo largo de los siglos. Esas tradiciones incluso se “recuperan”, tras años de abandono y olvido. Este apego al pasado, a las tradiciones (este peso que la historia tiene en el debate político y que nos convierte en ocasiones en esclavos de la historia), no es algo exclusivo del pueblo vasco, pero tiene en nuestras tierras algunas significaciones peculiares.

En más de una ocasión me ha tocado oír con un tono un tanto irónico y despectivo que “todo navarro lleva en el fondo a un tradicionalista” o a un carlista. Y lo cierto es que a pesar de que Navarra ya no es la Navarra mayoritariamente carlista de mediados del siglo XX (y que el carlismo actual tampoco es el de 1936), a la frase no le falta algo de razón.

Las tradiciones no son ni buenas ni malas, son parte de acervo cultural de un pueblo o de un grupo. Se trata, en general, de elementos culturales necesarios que nos dan respuestas acerca de nuestro pasado, un pasado muy rico en nuestro caso. El problema, como en tantas cosas, está en perder el necesario equilibrio entre tradición y renovación, está en dar un excesivo valor a dichas tradiciones, pretendiendo repetirlas como si de un ritual mágico se tratara, gesto a gesto, paso a paso, convencidos de que han permanecido y deben permanecer inalteradas con el paso del tiempo. Las tradiciones surgieron, nacieron o se inventaron de una determinada manera y por una determinada razón en un contexto histórico, social y político. Esas mismas tradiciones cambiaron con el paso de los años o los siglos y han llegado a nosotros con unas formas y una significación distinta de la que pudieron tener en su origen.

Pero, además de lo irreal de creer que una tradición ha podido llegar a nosotros tal y como se llevó a cabo la primera vez, es que, por definición toda tradición es anacrónica y extemporánea y, si lo que pretendemos es repetirla tal y como fue en un origen, dándole el mismo sentido, está fuera de lugar en nuestra actual sociedad porque, entre otras cosas, nos faltarían los códigos para comprender lo que representan.

Las tradiciones son valiosos elementos culturales. Son también, a nadie se le escapa, importantes desde el punto de vista turístico y económico. Qué decir de una fiesta como los Sanfermines. Sin embargo, creer que los Sanfermines de hoy en día (o las fiestas patronales de cualquier localidad) son lo mismo que hace siglos sería algo ridículo. Con forme pasa el tiempo, estas celebraciones cambian, adoptan nuevas formas y nuevos significados.

Es evidente que lo central en las fiestas patronales no es ya la celebración de unos días en homenaje al patrón de la localidad. Pensar que alguna vez han sido sólo eso es un error, ya que todas las celebraciones, además del aspecto religioso, han tenido siempre un componente de fiesta popular (adaptada a cada época y lugar). Pero, al mismo tiempo, querer eliminar de las fiestas el hecho de que sean celebraciones en honor al patrón sería reinventar un acto borrando el pasado y desvirtuándolo en cierta medida.

Otra cosa bien distinta es decidir cómo se actualizan estas tradiciones, cómo se adaptan a nuestra sociedad. Habrá que preguntarse si una Corporación municipal debe acudir o no como tal, en representación del pueblo, a una procesión religiosa en una sociedad laica y no confesional como la nuestra. Habrá que preguntarse si tiene sentido que sea un Ayuntamiento el que designe qué sacerdote oficiará la misa el día del patrón. Y cuando nos preguntemos por estas cuestiones nos llevaremos alguna que otra sorpresa al ver cómo en el fondo de algunos representantes de fuerzas políticas de izquierda o de extrema izquierda se esconde no un defensor de las tradiciones, sino un verdadero tradicionalista.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: