Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CDN’

El 22 de mayo se acerca y ese día elegiremos a nuestros representantes municipales y forales para los próximos cuatro años.
Una vez publicadas las listas del pueblo se apoderó de mí el desconcierto ¿no había nadie mejor para formar las candidaturas? Luego pensé que no puedo juzgar a quien está dispuesto a ir ya que es responsabilidad de todos tomar compromiso con la vida de nuestro pueblo. Pero los días siguientes he podido comprobar que ese desconcierto también lo tiene mucha gente de mi entorno. Desconcierto que supera el ámbito del pueblo. Parece general la opinión de que las candidaturas son pobres. Sí, es verdad, el día 22 votaremos y saldrán los representantes municipales, pero ahora más que nunca creo que, salvo los convencidos o los votantes fieles, votaremos por descarte y no por haber sido seducidos por el programa más atractivo o por los candidatos/as más aglutinadores.
¿Sucede lo mismo en el Parlamento de Navarra? Aunque la oferta es la más numerosa de los últimos años ninguna candidatura despierta pasiones: más de lo mismo y tal y como apuntan las encuestas, pocas posibilidades de cambio, aunque la nueva oferta en la izquierda navarra y la presencia de Bildu puede que faciliten el cambio. Remota posibilidad, pero habrá que intentarlo.
– UPN presenta a una candidata que con un gesto de confianza nos dice que cuenta con nosotros. Y conocemos de qué manera, ya que siempre ha gobernado para sus votantes y no para toda la ciudadanía. UPN es un partido que representa a la derecha, al recorte social y de los servicios públicos y sigue fiel a su negación de la identidad vasca de Navarra. Es una incógnita en qué medida le afectará su ruptura con el PP. Pero la ruptura de Nabai le ha puesto en bandeja ser el partido más votado.
– El PSN nos presenta un candidato triste y con poca fuerza. Transmite poco, pero ese poco que transmite es claro, volverán a entregar el gobierno a la derecha. Afirma que no buscará apoyos de Bildu ni aceptará su abstención, dice que Nabai no es socio fiable. Pero conociendo el percal lo único que falta saber es cuál es el precio que pondrán por su apoyo: cargos, alcaldías, empresas públicas.
– Tras la ruptura de la derecha han surgido PP y Derecha Navarra y Española. El discurso de este último partido es claro, no engañan a nadie: a su derecha no hay nada. Expresan sin disimulo la auténtica identidad del PP y de UPN. Parece que no tienen ninguna opción pero el PP en la práctica aplicará sus planteamientos con cariño. Otra cosa es que los números den para un pacto con la UPN de su alma, cosa que no haría más feliz a la candidata Yolanda.
– CDN tiene un panorama complicado. Las encuestas dicen que no llegarán al 3% y que puede quedar fuera del Parlamento. Han estado buscando acogida en otras listas, pero o Roma no paga traidores o sus peticiones de sillones eran inaceptables
– IU-Ezkerra ha despertado un cierto interés y las encuestas les dan una cierta recuperación, que pueden ser de gran importancia si el PSN tuviese la tentación de facilitar el cambio en Navarra. Posibilidad remota pero cosas más difíciles hemos conocido
– Con Nabai 2011 todo es un mar de dudas. Las encuestas publicadas hasta ahora les dan unos resultados cuando menos sorprendentes. Lo normal es que tras la salida de Batzarre y EA y la legalización de Bildu el reparto de votos traiga una bajada significativa de Nabai. Pero no todo entra dentro de esa lógica ya que lo que puede estar en juego es la correlación de fuerzas dentro del abertzalismo de izquierdas, esto es, si Nabai mantiene unos resultados buenos puede ser el eje sobre el que se construya una izquierda abertzale civil y democrática de referencia. Si los resultados se decantan hacia Bildu puede que algunos entiendan que su forma de hacer política es la que debe ser la referencia. Y el proceso que vaya a llevar la sociedad navarra dependerá de cual de las dos posiciones, esto es, trabajar por conseguir el cambio en Navarra pero partiendo de la realidad o el triunfo de posiciones idealizadas que parten de una realidad que no existe.

– Finalmente tenemos a Bildu. El candidato visible es Maiorga Ramirez. Resulta curioso ver salir de su boca afirmaciones tan batasunas, pero todo el mundo tienen derecho a cambiar. Otra cosa es si ese cambio es por convencimiento o por conveniencia. Ahora mismo la duda es si la EA de Urizar ha hecho como el pájaro cuco, que pone sus huevos en el nido de otro pájaro para que los incube y alimente, o si lo que estamos viendo es el minuto de gloria de políticos profesionales que a cambio de cuatro años de cargo (que no es moco de pavo) facilitan la entrada a las instituciones de la izquierda abertzale. La comentada foto del expreso pidiendo el voto para Bildu parece indicar lo segundo. Y que no se malinterprete el comentario. La izquierda abertzale tiene perfecto derecho a estar en las instituciones y los demás tenemos derecho a manifestar nuestra opinión: votar a Bildu es votar a una IAO que aún no ha cerrado el ciclo y nos preocupa que muchas personas que se han prestado a ir en listas o que vayan a votarles se den cuenta de ello demasiado tarde. Pero también reconozco que si los pasos para hacer política son firmes y sinceros el futuro próximo traerá novedades interesantes que ahora no alcanzamos a imaginar.
– Y queda Sortu y todas las personas que no pueden ser candidatas. Parece ser que nadie se acordará de ellos. Puede que Bildu lo utilice para dejar en evidencia las carencias de las otras ofertas políticas, pero de momento no se ha oído que vayan a retirar sus candidaturas ante una situación antidemocrática. Algo que sí pidieron a los demás partidos en caso de que su coalición hubiera sido ilegalizada.

Y en mi pueblo, ¿qué?. Pues aquí solo se me ocurre lo que José Saramago planteó en Ensayo sobre la lucidez: votar en blanco.

Anuncios

Read Full Post »

Este próximo mes de agosto el Amejoramiento del Fuero navarro cumplirá 28 años. Tal vez para celebrarlo o tal vez por pura necesidad, el Gobierno de Navarra ha impulsado una reforma pequeña, breve y concisa, como corresponde —pensarán ellos— a la más amplia y más antigua autonomía de España.

Lo importante en este caso no es el qué, sino el cómo de la reforma, ya que nos muestra el verdadero rostro del navarrismo. El procedimiento llevado a cabo para la presente reforma, ya en pleno siglo XXI, ha seguido las mismas pautas, rancias y obsoletas, de hace 20 años.

Ahora, como entonces, se ha vetado la participación de un importante sector de la sociedad en las negociaciones. A principios de los años 80 el consenso alcanzado por UCD, PSOE, UPN y EKA dejó fuera de la comisión negociadora navarra a todos aquellos que no comulgaran con la versión oficial de Navarra (a quienes no compartieran la idea de Navarra consensuada por ellos, según la versión pública). A quien se excluyó realmente fue al nacionalismo vasco y, aprovechando el asunto FASA para resolver problemas internos en la UCD navarra) a Jaime Ignacio del Burgo.

En este año 2010, quienes se han sentido excluidos de la negociación representan a un abanico más amplio de sensibilidades políticas: NaBai, IUN, CDN y PP (donde, caprichos del destino, milita hoy en día Jaime Ignacio del Burgo).

El Gobierno de Navarra, sobre todo si es de UPN, se ve a sí mismo como único intérprete cualificado de la navarridad. El proceso de negociación de la reforma del Amejoramiento no era, según ha explicado García Adanero, el lugar ni el momento apropiados para que se manifestaran los partidos políticos. Estos podrán intervenir en la aprobación (por vía de lectura única) en las Cortes Generales y en el Parlamento de Navarra, dando un sí o un no a lo ya cocinado por otros.

Pero las similitudes del proceso actual con el que se siguió hace 20 años no acaban aquí. Hoy también el Amejoramiento (en este caso la reforma) se aprobará en las Cortes Generales en lectura única tratando de simular ese supuesto pacto sellado entre Navarra y España en 1841, un pacto de naturaleza —según afirman— jurídica, refrendado por la institución en que reside la soberanía popular (las Cortes) como mero formalismo, ya que el Pacto, el de verdad, se habría llevado a cabo entre los verdaderos sujetos históricos: Navarra y España, no el pueblo navarro y el pueblo español o la ciudadanía navarra y la ciudadanía española.

Hoy, como hace 28 años, el navarrismo (donde ya por entonces se había instalado el socialismo navarro) ha escenificado cuál es LA IDENTIDAD de Navarra y quiénes son sus intérpretes, obviando y marginando a quienes piensan diferente y, por si acaso, también a quienes piensan parecido.

El bien de Navarra debe prevalecer incluso contra el criterio de los navarros y navarras. Para evitar que éstos puedan equivocarse el Oráculo foral (el Gobierno de Navarra) debe permanecer a salvo, lejos del nacionalismo vasco. Ésta, y no la libertad, ha sido siempre y desde siempre la regla básica de todo buen navarrista. El respeto a la voluntad de los navarros se puede sacrificar cuando de lo que se habla es del ser de Navarra.

Read Full Post »

20091109_NavarrometroDebo reconocer que en esta ocasión el Navarrómetro me dejó un tanto indiferente. No sentí ni frío ni calor ante unos números, en cuanto a la composición del Parlamento, que mantienen a grandes rasgos la foto actual. A veces esperamos que una encuesta o unas elecciones den un vuelco a la realidad, pero ésta se resiste y no se deja así como así.

Pensé en esperar a ver cómo valoraba los resultados cada cual. Tal y como ocurre después de una jornada electoral también en el Navarrómetro todos, o casi todos, salían, en su opinión, bien parados.

UPN, en una de esas salidas facilonas a las que nos tiene acostumbrados, afirmó que lo que realmente importaba era que ellos seguían siendo la primera fuerza en Navarra. No sé, tal vez es que lo habían llegado a dudar en algún momento después de ver el éxito cosechado por el PP en las elecciones europeas.

Algún líder de NaBai afirmó sentirse “ilusionado” con los resultados, ya que sólo ellos conseguían subir en número de representantes, aparte del PP, claro está. Los datos del Navarrómetro no hacían sino confirmar que la fórmula de NaBai funcionaba.

En cuanto al PSN, uno de los que en mi opinión salían peor parados en la foto, aseguraba que el Navarrómetro arrojaba “datos positivos y grandes expectativas” como fuerza política “en crecimiento”. A pesar de ello, seguía como tercera fuerza política en Navarra, demostrando que su política de acercamiento y seguidismo de UPN no le lleva a luchar con los regionalistas por ser la primera fuerza de Navarra. El proyecto de lograr la alternancia con UPN en 2011 al mejor estilo del bipartidismo liberal del siglo XIX se venía abajo, reservándoles para el futuro el papel de segundón.

CDN, partido que veía como se confirmaban sus peores expectativas, reconocía que aunque no fuese más que una encuesta más, lo cierto era que no arrojaba “buenos resultados”. La formación iba a “hacer una reflexión sobre la situación que se abre a partir del Navarrómetro” con la intención de “seguir trabajando por una opción centrista, moderada y defensora de Navarra”.

IUN dijo estar “moderadamente satisfecha” por mantener los resultados de 2007, tal vez porque confiaban en que tras más de dos años y medio desde los últimos comicios ya se hubiera olvidado que fueron unos muy malos datos electorales, tras perder la mitad de los apoyos logrados en 2003.

En cuanto al PP, tal vez fuese el partido que lo tenía más fácil, ya que sólo podía subir, al no tener presencia en el Parlamento navarro. En declaraciones de sus líderes, tras resaltar ese hecho, consideraban que los 5 parlamentarios que les adjudicaba el Navarrómetro eran “un buen resultado” que les reafirmaba “en la creencia de que tenemos un importante apoyo dentro de la sociedad navarra”. Crecidos como están, creían que los 5 parlamentarios eran el “suelo” a partir del que crecer.

Reacciones, en general, esperables y poco originales donde cada cual afirma ver lo que quiere que los que les escuchamos creamos que creen.

Hoy lunes un medio digital claramente alineado con la derecha navarra (navarraconfidencial.com) publica su valoración y análisis de lo que según ellos se desprende del Navarrómetro. Curiosamente (o no) ha sido el primer texto que me ha provocado una sonrisa. La razón no es otra que ver cómo un medio como este se dedica a destacar en el primer párrafo de su análisis “el absoluto ‘bluff’ del posible castigo electoral al PSN (o premio para Nabai) a consecuencia del denominado ‘agostazo’. Nabai crece apenas un 0,2% en intención de voto y el PSN no sólo no es castigado, sino que es levemente premiado al crecer incluso por encima de la coalición nacionalista (un 0.7%)”.

Cuando el vocero del rival se dedica a decirte que estás haciendo las cosas bien es cuando más motivos hay para pensar que las estás haciendo realmente mal.

Read Full Post »

20091003_hojaderuta_navarri

Como se suele decir, en esta vida más que casualidades lo que hay son causalidades y en política especialmente. En lo que llevamos de legislatura estamos asistiendo a lo que podría considerarse como la hoja de ruta del navarrismo o del regionalismo navarrista para blindar a Navarra o más bien para blindarse a sí mismos. En estos dos años se han ido sucediendo una serie de acontecimientos que nos llevan a pensar en una perfecta puesta en escena de un amplio acuerdo entre UPN y PSN.

El primer encargado de generar ese nuevo escenario político en Navarra fue UPN. Primero llegó la ruptura con el PP, hace escasos días la expulsión de CDN del Gobierno Foral y, al mismo tiempo, pudimos oír cómo UPN acusaba a NaBai de una supuesta radicalización, utilizando nuevamente la excusa de la violencia terrorista. En el segundo acto de esta tragi-comedia el papel protagonista le correspondió al PSN, fiel cumplidor de ese seguidismo que le ha caracterizado desde hace muchos años. Así, en un intento de marcar distancias con NaBai, lanzó la misma acusación de radicalismo y advirtió de que la actitud de la coalición traería consecuencias.

No soy de los que creen en las teorías de la conspiración porque no suelen ser sino explicaciones simplistas y facilonas de realidades siempre mucho más complejas. Por otro lado, dudo mucho de la capacidad de los dirigentes de UPN y PSN para trazar un plan de este tipo a medio y largo plazo. Sin embargo, da la sensación de que todo esto lleva a un tercer acto, un desenlace trágico (o cómico, según se mire) en el que, tras una ruptura formal del PSN con NaBai en los Ayuntamientos en que todavía no se ha producido el divorcio, UPN y PSN se prometan amor eterno y fidelidad, en lo bueno y en lo malo, siempre y cuando los próximos resultados electorales no tengan nada que decir.

Parece claro que la ruptura de UPN con PP y CDN no se debe a ningún calentón de nuestro Presi ni son tampoco medidas suicidas dirigidas a descomponer la derecha navarra. Se trata más bien de daños colaterales en una estrategia dirigida a seguir en el poder y a impedir que los nacionalistas lleguen al Gobierno de Navarra. A Miguel Sanz la suma de UPN+PP+CDN no le daba para seguir gobernando y no le quedaba otra que buscar al PSN para, al mismo tiempo, evitar que éste pudiera tener la tentación de acceder al Palacio de Diputación apoyándose en NaBai.

El mapa político en Navarra ha cambiado completamente con respecto a lo que cada cual defendió en 2007 (salvo en los casos de NaBai e IU) y tanto cambio exige que cada partido explique a su electorado la nueva situación. UPN tiene que reafirmar a sus votantes con la mirada puesta en dos rivales. Por un lado, debe cuidar a la derecha antinacionalista, anti-Zapatero y anti-todo lo que no sea lo que ellos afirman. Se trata de un sector que no ve con buenos ojos la colaboración con los socialistas. Pero, por otro lado, debe cuidar a un electorado de centro que puede verse atraído por un PSN alejado de tentaciones filo-nacionalistas. Un excesivo cuidado de UPN para con unos puede debilitarle en el otro flanco.

Al PSN, por su parte, le ocurre algo similar. Toda su apuesta parecía basarse en debilitar a UPN para pasar a ser la primera fuerza forzando la ruptura de la derecha navarra y ganándose al sector moderado y de centro que pudiera quedar en CDN y UPN. Sin embargo, un giro al centro y, sobre todo, el seguidismo de las políticas de la derecha pueden reactivar a los socialistas descontentos que habían iniciado un movimiento de regeneración del socialismo.

PSN necesita, en este escenario, argumentos para defender la imposibilidad de llegar a acuerdos con NaBai, única alternativa real para un gobierno sin los regionalistas. El guión se lo ha escrito una vez más UPN y de ahí las acusaciones de radicalización de NaBai, tal y como ya dijeron hace un tiempo Sayas y compañía.

Habría que pedirle a Miguel Sanz que volviera a darnos una clase magistral sobre el reparto del pastel navarrista ahora que las fuerzas que se lo disputan son 4, más aún, teniendo en cuenta que dos de ellas eran hasta hace poco sus compañeras de viaje y tal vez estén un tanto molestas por haber sido borradas de la foto de los elegidos.

Read Full Post »

20090925_UPN_CDN

No sabría cómo calificar la reciente decisión de CDN de distanciarse de UPN en un tema tan sensible para los navarristas como el euskera. Dos son las posibilidades que se me ocurren para explicar la abstención de Juan Cruz Alli y José Andrés Burguete en la votación sobre la admisión a trámite de la reforma de la Ley del euskera. La primera es que se trate de una equivocación al no medir las consecuencias de su postura. La segunda, que estemos ante una espantada de Convergencia de Demócratas Navarros perfectamente medida e intencionada.

Si la respuesta correcta a lo ocurrido es la primera alternativa, la situación diría muy poco de los políticos convergentes ya que se habrían puesto ellos solitos en una coyuntura en la que hagan lo hagan lo tienen mal o muy mal. Si ceden a las amenazas de Miguel Sanz y dan marcha atrás estarán protagonizando una bajada de pantalones que ni tan siquiera el socorrido comodín de la gobernabilidad podría ocultar ni justificar. Quedaría más que claro que son capaces de renunciar a cualquier principio o ideal político con tal de mantener las dos consejerías que Sanz, graciosamente, les dio en 2007. Si no ceden y se mantienen firmes en la abstención (que en un principio iba a ser voto a favor) parece que José Carlos Esparza y Carlos Pérez-Nievas van a tener que buscarse trabajo.

Si la respuesta correcta es la segunda de las opciones habría que pensar que se trata de una huida hacia adelante, una salida a la desesperada ante la más que posible desaparición del partido como consecuencia de no alcanzar representación en el Parlamento en las próximas elecciones de 2011 (según indican todos los sondeos). Tal vez Burguete, Pérez-Nievas y compañía vean más posibilidades de sobrevivir si estos dos próximos años se dejan oír de vez en cuando desde la oposición. Su situación actual no es nada fácil como socios de un Gobierno junto a un partido que los desprecia y ningunea y viendo cómo el ritmo político se marca en virtud de un pacto entre UPN y PSN en el que nada han podido decir salvo dar algún que otro saltito para hacerse notar y protestar de vez en cuando, de forma un tanto lastimosa, porque no les tenían en cuenta.

De todos modos, la amenaza de Miguel Sanz tiene otra lectura que me parece interesante. El Presidente de esta nuestra comunidad ha aprovechado la primera ocasión que ha tenido para tratar de desembarazarse de su actual socio de gobierno. Los dos parlamentarios de CDN no le dan la necesaria tranquilidad de la mayoría absoluta y el precio que pagó en su momento tal vez se le haga excesivo ahora que tiene al PSN comiendo de la palma de su mano. Tal vez lo que busque sea simplemente dos consejerías más para dos personas de su partido (no parece que el recorte de jefaturas vaya a afectar a direcciones generales ni consejerías) o tal vez haya llegado el momento de presionar a los socialistas para entrar en el gobierno. Ya se sabe que en política, casi todo es posible.

Una cosa sí está clara. Todos hemos podido ver cómo UPN se rasgaba las vestiduras ante la politización del euskera que supuestamente hacía el nacionalismo vasco en Navarra. Habría que preguntar al señor Sanz ahora mismo si lo que ha hecho no es sino una burda, interesada y partidista politización de la lengua. Lo que se estaba debatiendo en el Parlamento era la extensión de la zona mixta para integrar en ella a una serie de pueblos cuya realidad sociológica y lingüística había cambiado en los últimos años. Se trataba de adecuar la Ley a la realidad social, pero UPN ha hecho nuevamente un uso político de esta situación para obtener un beneficio partidista. Los regionalistas, siguiendo su modo de proceder habitual, han vuelto a confundir su propio interés con el interés general.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: