Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Otegi’

20090615_polo_congeladoLa política, como es bien sabido, tiene mucho de representación, de gestos, símbolos e imágenes. Un buen político no puede basar únicamente su actividad en la palabra y en la acción, tiene que cuidar también la escenificación de sus mensajes. En sí mismo, no se trata de algo necesariamente negativo: un buen envoltorio puede ayudar a transmitir un buen mensaje, puede ayudar a hacer que llegue mejor a sus destinatarios. El peligro está en que el continente sustituya al contenido, la forma al fondo, de modo que el mensaje político se convierta en algo vacío, estéril, en simples fuegos artificiales que no contienen nada más allá de una bonita puesta en escena. En política, palabra, acción y escenificación tienen cada una su función y su peso, pero deben ir siempre en consonancia, deben responder a una coherencia interna.

Tradicionalmente, la izquierda abertzale oficial ha cuidado mucho la escenificación de sus mensajes con toda la simbología nacional y revolucionaria. Esto no es algo que haya cambiado sustancialmente con el paso de los años (aunque sí han cambiado algunos de los símbolos). La escenificación y el control del timing político han sido lo fundamental en el anuncio de la izquierda abertzale oficial de una “nueva” estrategia de futuro, el “polo soberanista”, una estrategia que, al parecer, contaba con el visto bueno de ETA, eso sí con condiciones.

Las expectativas generadas por el anuncio de Otegi y compañía tuvieron su efecto sobre la campaña de las elecciones vascas (algo de ello hay en la ruptura de EA con el PNV). Tampoco es ajeno a ello el estallido final de Eusko Alkartasuna en las semanas anteriores al congreso de los días 20 y 21 de junio. El “polo soberanista”, “nuevo remedio milagroso” para los problemas del pueblo vasco, es también la reacción de la izquierda abertzale oficial ante el importante ascenso de Aralar en la CAV y la irrupción de NaBai como segunda fuerza en Navarra.

La esperada rueda de prensa de Otegi el pasado 11 de junio se convirtió en un bluf al retrasar la fecha de constitución de su “polo soberanista”. Poco antes de las elecciones europeas puso las pilas a sus votantes poniendo fecha a la criatura. Pasadas las elecciones, el “polo soberanista” ha regresado al congelador. La culpa, como siempre, de los demás. En la rueda de prensa, Otegi, en la retórica antigua que le caracteriza, focalizó sus críticas en Aralar (tal vez por no hacerse el harakiri como EA). Aralar había querido “sustituir a la izquierda abertzale con el beneplácito del Estado, el Ministerio del Interior y los medios de comunicación del Estado”. “Parece que el enemigo a batir por parte de Aralar no es el Estado español, sino la izquierda abertzale”. Curiosas palabras, cuando las sedes de Aralar han recibido ataques reiterados de personajes de la izquierda abertzale oficial.

Siempre es complicado tratar de descubrir las razones por las que se mueve Batasuna. Tal vez el retraso sine die del polo soberanista se deba a que ya no hace falta movilizar al electorado, una vez pasadas las elecciones europeas y hecho el recuento de sus huestes (recuento que, además, les va a dar unos minutos de publicidad extra gracias a los errores cometidos). Tal vez lo que ocurra es que hayan pensado que conviene dar otra vuelta de tuerca a la crisis de Eusko Alkartasuna dejando a los pies de los caballos a aquellos incautos que volvieron a creer en la palabra de la izquieda abertzale oficial. O tal vez los garantes de la pureza abertzale del proceso les han dicho que no toca y que esperen.

Hay una cosa que sí está clara. El anuncio de un “polo soberanista” es pura escenificación: invitar al otro a hacer lo que uno sabe que no puede hacer y que, además, no quiere que haga para, a continuación, culparle del fracaso. Se trata de simples fuegos artificiales buscando unos segundos de gloria en los titulares y una foto en la prensa del día. Continente sin contenido. Forma sin fondo. O tal vez sea peor, ya que no resulta descabellado pensar que la propuesta tenga un fondo: el de perjudicar y debilitar a aquellos a los que invita a acompañarle en un “nuevo remedio milagroso” para salvarnos a todos. Gracias, pero no, va a ser que no.

Read Full Post »

20090609_elec_europeasLas elecciones del 7-J han dado unos resultados esperados tanto en el Estado como en Euskal Herria. La desmovilización general ha posibilitado que la movilización de la izquierda abertzale oficial les dé la oportunidad de sacar pecho. Necesitaban hacer caja y ver cuál era su fuerza de cara al proceso que quieren liderar en otoño y las europeas eran la mejor de las oportunidades para hacerlo. Eran los comicios en los que mejor podían salir en la foto.

En Navarra II-SP ha sido la tercera fuerza, con casi 23.000 votos, por delante de Europa de los Pueblos (donde estaban integradas Aralar y EA). Los resultados ya los han aprovechado algunos para soltar perlas como que “Nafarroa vuelve a su ser tras la distorsión del apartheid y NaBai”. En pleno subidón de adrenalina hay quien ya ve temblar las estructuras del poder navarro e interpreta el resultado de II-SP como “un claro motivo de alarma para UPN y PSN”. Seguro que socialistas y regionalistas se partieron de la risa al leerlo. Pero aún hay más. El autor del análisis publicado en Gara directamente se alegra de la supuesta derrota de las fuerzas integrantes de NaBai y de la victoria de Barcina y de la izquierda abertzale oficial: “El paso por las urnas deja dos ganadores rotundos —Yolanda Barcina y la izquierda abertzale— y un derrotado que en realidad son cuatro —los partidos que integran Nafarroa Bai—” . Que yo recuerde UPN no se presentaba a las elecciones y la izquierda abertzale oficial no ha conseguido europarlamentario, pero ya se sabe que en unas elecciones todos ganan. No es sino otro ejemplo más de cómo los extremos se tocan y se retroalimentan. ¿Y estos son los “amigos” que nos proponen un polo soberanista?

Es más que evidente, por otro lado, que los resultados cosechados por Aralar, EA y PNV no han sido los deseables ni en la CAV ni en Navarra. No eran nuestras elecciones, dirán algunos. Entre unos y otros hemos conseguido 3 eurodiputados, dirán otros. Y ambas afirmaciones son verdad. Pero lo que es cierto, por encima de todo, es que NaBai se ha convertido ya en una marca electoral de éxito, mientras que acudir a una contienda electoral como partidos, por separado, es la mejor garantía de llevarse un buen revolcón.

La izquierda abertzale oficial sabe lo que hace. Para abordar el próximo curso político, una vez pasado el verano y completado el proceso de reflexión irreflexiva de algunos, necesitaban saber cuál era su peso. Las elecciones europeas eran el mejor escenario posible. Unos comicios en los que el resto de fuerzas iban a tener unos resultados muy por debajo de los habituales por la escasa movilización de sus votantes y, frente a ello, la posibilidad para la izquierda abertzale oficial, tras varios años, de acudir a las urnas para algo que no fuese el voto nulo. Hay quien incluso soñó con lograr un europarlamentario…

Extrapolar los resultados de unas elecciones europeas a otros escenarios es un ejercicio falso, vacío y, sobre todo, muy interesado. La izquierda abertzale oficial sabe perfectamente que han movilizado lo que hay y lo que son (incluso más de lo que son). Ha votado menos del 45% de la población y saben que del 30 o 35% más que suele votar en unas elecciones locales o forales, ninguno es suyo. Estas elecciones han demostrado también que Navarra es lo que es y que la izquierda abertzale oficial ya no es lo que era. El referente del abertzalismo en Navarra no es otro que NaBai, un proyecto ilusionante que Aralar, EA, PNV y Batzarre tienen menos de dos años para estructurar como es debido. A ver si no nos perdemos en discusiones de patio de colegio.

La izquierda abertzale oficial sigue siendo una alternativa irreal y estéril que utiliza las citas electorales no para hacer política de verdad, para solucionar los problemas concretos y reales de la población, sino para solucionar sus propios problemas. Estas elecciones son otro ejemplo. Poco les importaba lo que pudiera estar en juego el 7-J porque su objetivo era otro: contar. A ver si esta vez no se pierden en el recuento y no pretenden erigirse en representantes del pueblo vasco, sino tan solo de los que les han votado.

Read Full Post »

20090527_izquierda_abertzaleParece que en los últimos días la auto-proclamada Izquierda Abertzale se quiere poner las pilas, después de que su desaparición de las instituciones en Euskadi le haya hecho ver que está perdiendo peso político (y no sólo como consecuencia de una más que triste Ley de Partidos). Y es que lejos quedan los tiempos en que pudieron llegar a pensar que eran insustituibles, irreemplazables y se veían a sí mismos como la vanguardia de la lucha por los derechos del pueblo vasco. No es solo la ilegalización, sino fundamentalmente el hastío general de la sociedad (también de sus propios militantes) ante la justificación de la violencia, lo que les ha relegado a un segundo plano.

Arnaldo Otegi ha sido esta vez el encargado de “volver a sorprendernos” sacando de la chistera la solución a todos nuestros problemas. En realidad lo que Otegi y compañía quieren solucionar no son los problemas de los vascos, sino los suyos propios, la grave crisis en la que la Izquierda Abertzale “Oficial” se encuentra. El papel victimista, perfectamente representado y en algunos momentos incluso buscado, no les ha servido como ellos pensaban.

La solución de Otegi no es nueva. En realidad es más de lo mismo. Como si se tratase de unos iluminados que en pleno éxtasis (más cannábico que religioso) hubieran recibido la revelación de la verdad, se dedican a darnos lecciones de democracia y patriotismo como si fuéramos abertzales de segunda, descafeinados o descarriados, o directamente unos ignorantes. Llevan muchos años lanzando mensajes similares y el resultado ya nos lo conocemos. La incapacidad de la Izquierda Abertzale “Oficial” para negociar es ya legendaria. Primero piden un imposible como si fuera lo más natural y a continuación, cuando se les concede, piden algo más, tensando la cuerda hasta que se rompe. Todo aquel que ha participado en el proceso ha salido malparado porque ha terminado siendo objeto de sus ataques como responsable de la falta de acuerdo. Y es que la Izquierda Abertzale Oficial, con la madurez propia de un niño de 3 años, tras romper el juguete sabe poner una entrañable carita de inocencia al mismo tiempo que acusa a los demás de tener la culpa de todo e imparte su justicia (popular más que divina) y se dedica a amenazar, insultar y atacar sedes de otras opciones políticas.

El ascenso de una fuerza política como Aralar les ha debido poner muy nerviosos. No pueden permitir que Aralar se quede con la iniciativa de la política vasca y se convierta también en la Comunidad Autónoma Vasca en el referente de la izquierda nacionalista.

Para no alargarnos excesivamente en una ya extensa lista de “remedios milagrosos”, me referiré solamente a uno. El 14 de noviembre de 2004, Otegi apareció, en Anoeta en aquella ocasión. Con una escenificación en la que siempre se han mostrado como auténticos genios, imitando al recién fallecido Yaser Arafat en su discurso ante Naciones Unidas, afirmó que “la izquierda abertzale se presenta hoy aquí con una rama de olivo en la mano. Que nadie deje que se caiga al suelo”. Asumiendo como propias ideas ajenas que les habían servido para lanzar violentos ataques contra otras fuerzas nacionalistas, pretendieron tener también la solución a todos nuestros problemas. Les correspondía a los demás lo de siempre, darles la razón. Todos sabemos cómo terminaron las cosas y cómo ellos mismos se encargaron de tirar al suelo la ramita de olivo.

El hecho tuvo también su importancia en el plano simbólico. En 1974, cuando Arafat pidió “No permitan que la rama de olivo caiga de mi mano” lo hizo mientras mostraba a la Asamblea General de Naciones Unidas la funda de su pistola, en un intento por legitimar la lucha palestina. En el año 2004, como ahora, los movimientos de la Izquierda Abertzale “Oficial” han sido secundados por apariciones de ETA: entonces en un marco de tregua, ahora dando su venia al polo soberanista y hablando de una reflexión sobre su futura estrategia “político-militar”, reforzando el rumor de un nuevo proceso de paz.

Sin embargo, lo que esto demuestra es que entonces y ahora la Izquierda Abertzale “Oficial” tiene las manos atadas por un peligroso compañero de viaje y quiere atárnoslas a los demás para que nadie mueva ficha sin contar con ellos y sin que ellos salgan en la foto. Como de costumbre, desde su particular punto de vista, todos tenemos que renunciar a todo lo que sea necesario y ellos a nada.

Pero las cosas ya no son así. Si quieren hablar, podremos hacerlo, pero antes hay que dejar la funda de la pistola para siempre, no mientras se está en la mesa de negociaciones, sino como requisito previo a sentarse. Si no, hablaremos, pero sin ellos. No son imprescindibles, aunque se lo pueda parecer. En el día a día hay mucho trabajo que hacer y ellos son más una fuente de problemas que de soluciones. Son ya demasiadas decepciones, engaños y mentiras. El mundo se mueve, aunque ellos prefieran quedarse quietos.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: