Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘PSN’

[por Álvaro Baraibar, en Diario de Noticias de Navarra, 4 de noviembre de 2011]

TAL vez suene utópico, pero soy de los que defiende la necesidad de una profundización democrática en nuestro sistema político. La radicalidad democrática es algo que se puede plasmar de multitud de maneras y que tiene infinidad de matices, pero que en pleno siglo XXI reclama a gritos transparencia.

Transparencia en política exige información frente a opacidad, confianza en la ciudadanía frente a clientelismo, respeto y diálogo frente a imposición y violencia (física o verbal) y, por supuesto, honestidad, coherencia y adecuación entre discurso y acción políticos. Transparencia implica también entender la política como un servicio público, no como un medio para defender intereses particulares, por legítimos que pudieran llegar a ser.

Alguien me dijo una vez que la política no es justa y que poco importa tener razón, sólo cuenta tener votos. Se trata de una perversión muy extendida, que ha convertido el medio en fin y que explica en parte el porqué del creciente desprestigio de la política y del abismo que se ha abierto entre los políticos y la ciudadanía. La Política (con mayúsculas) no es tarea fácil, pero nadie dijo que lo fuera.

UPN ha querido vetar los debates en TV. La excusa, que no pueden participar formaciones sin representación en Madrid; la realidad, que UPN no quiere verse retratada en un diálogo abierto con Uxue Barkos. Quiere debatir con quien no hay debate, con quien comparte gobierno y decisiones, con el PSN. Debatir para no debatir, para no comunicar, para no informar, sólo para hacer propaganda. Es decir, opacidad, falta de respeto a la ciudadanía, incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace y entre lo que se dice defender y lo que se defiende. Los debates televisivos asustan a algunos porque la capacidad en el cara a cara de un diputado es también, por supuesto, un elemento de juicio a la hora de decidir el voto. Porque se votan ideas, pero también personas, pues son éstas las que defenderán esas ideas. Y hay quien sabe que pierde en ideas y en personas, por eso no debate o no elabora un programa. El miedo es libre, dicen; la palabra, mejor guardada bajo llave, piensan otros.

Anuncios

Read Full Post »

Como un buen amigo mío decía hace unos días, la fórmula ideada por Miguel Sanz de romper con el PP como manera de “asegurar con perspectiva de futuro la estabilidad del Gobierno Foral, es más que discutible” a la vista de los resultados de las elecciones de 2011. En realidad, es evidente que el planteamiento de Miguel Sanz iba más allá de la estabilidad de gobierno y pretendía mantener el control de la provincia y blindar una Navarra navarrista donde todo lo que suene a abertzale o, simplemente, a vasquista esté condenado al ostracismo.

Vale hacer unos simples números para ver que la fórmula de UPN+PSN ha pasado de 34 parlamentarios en 2007, a 28. Aunque se quisiera sumar a los 4 parlamentarios del PP, algo imposible a efectos reales, estaríamos hablando de 32 parlamentarios. Así pues, se puede decir que es precisamente este sector navarrista el que ha perdido realmente las elecciones. Joseba Santamaría se ha referido a ello muy gráficamente en un artículo titulado  “Coalición y derrota”.

Los resultados electorales han dejado al PSN en una situación complicada. Le han conferido un papel decisivo a la hora de conformar un gobierno, pero, en realidad, cualquiera de las alternativas que se le ofrecían tenía un claro coste político, sobre todo porque el socialismo navarro carece realmente de principios y convicciones, de modo que las decisiones se ven desde la ciudadanía como carentes de una base sólida y más motivadas por aspectos coyunturales y por intereses de aparato de partido.

El PSN tiene que recuperar la credibilidad y lo tiene complicado porque es más que evidente que ni tan siquiera ellos se creen lo que dicen. Ahora resulta que lo que en 2007 era imposible (un acuerdo de gobierno entre NaBai, PSN e IU) hubiera sido perfectamente factible y hasta deseable en 2011. Sin embargo, todos sabemos que la única razón por la que el PSN hace esta afirmación es precisamente que ahora ya no es posible porque los números no dan para ello. Bildu y la violencia de ETA vuelven a ser la excusa fácil para culpar a otros por no hacer lo que no se quiere hacer.

El PSN parece haber interpretado que su fracaso electoral en 2011 se ha debido no a su deriva ideológica y a su acuerdo para permitir que la derecha más rancia del Estado gobierne en Navarra, sino al hecho de no haber entrado en el gobierno. Al pactar con UPN, el PSN deja claras sus prioridades, abandona un espacio político interesante para quienes estén dispuestos a hacer política de izquierdas realista y se pliega al discurso antivasco del nacionalismo español más trasnochado que representa UPN.

Desde los tiempos de la transición a la democracia, Navarra se ha caracterizado por el enfrentamiento entre dos bloques que afirman lo contrario pero desde las mismas posiciones ideológicas, dos esencialismos representados hoy en día por UPN y Bildu. Ambos se necesitan, se buscan y se retroalimentan. El reto está en construir no desde la negación del que piensa de modo diferente, no en agruparse sobre las propias esencias para contar cuántos somos. Ese no es el camino, al menos no en Navarra. Ese es el mensaje de los resultados electorales. Aunque a corto plazo, la fórmula de Miguel Sanz va a permitir un nuevo gobierno UPN+PSN, a medio plazo es evidente que ha fracasado. Tampoco ha triunfado el polo soberanista de Bildu, convencido como estaba de que se iba a convertir en la segunda fuerza de Navarra pasando por encima de PSN y, sobre todo, de NaBai.

Frente a ellos, NaBai ha consolidado su espacio electoral, un suelo firme a partir del que construir, desde el que tender puentes, desde el que hacer política real. El crecimiento de NaBai no está entre quienes siguen alimentando un esencialismo nacionalista vasco y basan su acción política en la negación y el no por el no. Bildu ha recuperado ese espacio. NaBai es la única respuesta real a otra Navarra posible que supere la actual incomunicación entre navarros y nabarros. Ese discurso político está todavía por construir, pero hay ya muchos elementos para poder hacerlo.

Read Full Post »

La actualidad política está centrada en estos últimos días en la decisión que pueda adoptar el PSN de cara a la conformación del próximo Gobierno de Navarra. Es normal que así sea, ya que de ello dependerá quiénes entrarán en el Gobierno y quiénes dirigirán la política navarra. Sin embargo, a pesar de ello, me da la sensación de que las cosas no van a cambiar tanto, ¿no?

Hay otro aspecto que, ante el deshojar de la margarita del PSN, está pasando más desapercibido y que a mí, sinceramente, me preocupa más. El problema no es otro que saber qué va a pasar con NaBai de cara al 2012 y de cara al futuro. Comentaba en un post anterior cómo los resultados de las elecciones permitían hacer una lectura más en negativo, sobre todo por la pérdida de votos de cara al Parlamento de Navarra, y otra más en positivo: el hecho de que NaBai hubiera resistido contra viento y marea y se hubiera mostrado como la fuerza nacionalista mayoritaria en Navarra y con unos resultados excepcionales en Pamplona.

La reconstrucción del espacio nacionalista en Navarra se presenta como una cuestión importante en los próximos años. Tras varios años de ilegalización, la Izquierda Abertzale Oficial no había podido concurrir a unas elecciones. Ahora sí lo ha hecho y ya saben cuál ha sido la respuesta de la población. También la sabemos los demás y es a partir de esa situación desde donde debemos comenzar a trabajar.

La irrupción de Bildu en el Parlamento hace que las cosas no sean como hace 4 años. Para Bildu se abre una prueba importante a partir de este momento y será a partir del arranque del trabajo en el Parlamento de Navarra cuando veamos a qué van a jugar. Hay algo que habrá que tener en cuenta y es que dentro de la coalición hay maneras muy diferentes de entender las cosas y la propia vida. Algunas de las declaraciones que hemos podido oír en las últimas semanas apuntan hacia un escenario difícil de gestionar por parte de Bildu, salvo que un golpe sobre la mesa de alguno de los comisarios políticos haga callar a los hasta ahora primeras espadas de EA. No sé qué cara habrán puesto los militantes de Batasuna más puros al oír hablar sobre la postura de Bildu respecto al Tren de Alta Velocidad, pero me lo puedo imaginar. Tal vez alguno haya sentido un poco de vergüenza después de lo que han estado diciendo al respecto de la postura de otras personas sobre este tema.

Bildu tendrá que resolver sus contradicciones internas y tendrá que definir cuál es el camino que quiere seguir y la manera de hacer política por la que vaya a optar. Desde NaBai no deberíamos perder tiempo ni esperar a ver qué pasa. Deberíamos aprender de lo que ha ocurrido en la CAV y leer correctamente el mensaje de la ciudadanía navarra y la peculiaridad de los resultados electorales en Navarra.

Hubo un tiempo en que un partido político pudo haber construido una manera diferente de hacer política, una manera distinta incluso de hacer un partido político. Así lo creí durante un tiempo, pero eso pasó. Cada cosa tiene su momento y su lugar y hay ocasiones en que surgen segundas oportunidades y otras no. Ahora mismo, existe una segunda oportunidad, pero la fórmula no pasa por seguir siendo un partido a la vieja usanza, ni por reconstruir viejas fórmulas que ya hace 10 años se abandonaron. Las cosas no han cambiado tanto como para pensar que esa vía vaya a conducir a nadie a buen puerto, salvo a los de siempre y, por mucho que algunos se empeñen, el futuro nunca está en el pasado. La segunda oportunidad pasa por una NaBai de verdad, la que la ciudadanía quiso construir, pero no pudo ser. Esa oportunidad sigue existiendo si hay voluntad para intentarlo.

Read Full Post »

Aunque está cantado que Yolanda Barcina va a ser la próxima presidenta de Navarra a día de hoy existe la duda de si el PSN se va a conformar con un pacto de gobierno como hace 4 años y excluir a las opciones nacionalistas o si creen que ya es hora de gestionar parcelas de poder.
Mi apuesta es que por fin el PSN va a entrar al Gobierno y que va a pedir al menos dos consejerías, las de Educación y Salud. Y lo pongo por escrito para que quede constancia y así saber si tengo buen ojo o me equivoco de medio-medio.
Inicialmente parece ser que al PSN no le bastaba con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, ya que aunque se gestionan muchos recursos da poco brillo. En muchos medios se apostaba porque quería la alcaldía de Pamplona, pero los horrorosos resultados electorales les deja en una posición para pedir la alcaldía con solo tres concejales frente a los 11 de UPN. Pero no podemos olvidar que PSN tiene la llave para que gobierne Barcina y siempre han dado sobradas muestras de negociar buenos cargos.
En cuanto a la otra posibilidad, un gobierno de corte progresista, ha vuelto a quedar para una mejor ocasión. Los resultados de Nabai, algo inferiores a lo que parecía, y la irrupción con fuerza de Bildu son una buena noticia en cuanto al incremento del voto y a que parece cada vez más real la apuesta de la izquierda abertzale por hacer política. Pero mientras el ciclo de la violencia no se cierre definitivamente seguirá siendo un obstáculo, real para muchos y de conveniencia para otros, pero obstáculo en definitiva.
Así que los abertzales ya han hecho su propuesta para sacar del gobierno a UPN y no conviene andar demasiado tiempo mareando la perdiz. Llega el momento de trabajar. Y desde aquí una petición a Nabai, que no se achante ante la fuerza emergente de Bildu, porque no ha superado a Nabai ni ha superado sus propios resultados en elecciones anteriores.
Nabai debe apostar por construir una izquierda abertzale civil y democrática que parta de la realidad de Euskal Herria, en la que tendrá sitio Bildu tan pronto como supere sus lazos con el pasado y asuma que la construcción del polo soberanista no es viable en el contexto político actual. También es necesario que impulse grupos de trabajo en las localidades donde tiene poca implantación ya que son la base para seguir creciendo. La muestra es que en aquellos ayuntamientos donde Nabai trabajó bien ha mantenido e incluso mejorado los resultados. Ese buen hacer debe servir de ejemplo para otros lugares.

Read Full Post »

El 22 de mayo se acerca y ese día elegiremos a nuestros representantes municipales y forales para los próximos cuatro años.
Una vez publicadas las listas del pueblo se apoderó de mí el desconcierto ¿no había nadie mejor para formar las candidaturas? Luego pensé que no puedo juzgar a quien está dispuesto a ir ya que es responsabilidad de todos tomar compromiso con la vida de nuestro pueblo. Pero los días siguientes he podido comprobar que ese desconcierto también lo tiene mucha gente de mi entorno. Desconcierto que supera el ámbito del pueblo. Parece general la opinión de que las candidaturas son pobres. Sí, es verdad, el día 22 votaremos y saldrán los representantes municipales, pero ahora más que nunca creo que, salvo los convencidos o los votantes fieles, votaremos por descarte y no por haber sido seducidos por el programa más atractivo o por los candidatos/as más aglutinadores.
¿Sucede lo mismo en el Parlamento de Navarra? Aunque la oferta es la más numerosa de los últimos años ninguna candidatura despierta pasiones: más de lo mismo y tal y como apuntan las encuestas, pocas posibilidades de cambio, aunque la nueva oferta en la izquierda navarra y la presencia de Bildu puede que faciliten el cambio. Remota posibilidad, pero habrá que intentarlo.
– UPN presenta a una candidata que con un gesto de confianza nos dice que cuenta con nosotros. Y conocemos de qué manera, ya que siempre ha gobernado para sus votantes y no para toda la ciudadanía. UPN es un partido que representa a la derecha, al recorte social y de los servicios públicos y sigue fiel a su negación de la identidad vasca de Navarra. Es una incógnita en qué medida le afectará su ruptura con el PP. Pero la ruptura de Nabai le ha puesto en bandeja ser el partido más votado.
– El PSN nos presenta un candidato triste y con poca fuerza. Transmite poco, pero ese poco que transmite es claro, volverán a entregar el gobierno a la derecha. Afirma que no buscará apoyos de Bildu ni aceptará su abstención, dice que Nabai no es socio fiable. Pero conociendo el percal lo único que falta saber es cuál es el precio que pondrán por su apoyo: cargos, alcaldías, empresas públicas.
– Tras la ruptura de la derecha han surgido PP y Derecha Navarra y Española. El discurso de este último partido es claro, no engañan a nadie: a su derecha no hay nada. Expresan sin disimulo la auténtica identidad del PP y de UPN. Parece que no tienen ninguna opción pero el PP en la práctica aplicará sus planteamientos con cariño. Otra cosa es que los números den para un pacto con la UPN de su alma, cosa que no haría más feliz a la candidata Yolanda.
– CDN tiene un panorama complicado. Las encuestas dicen que no llegarán al 3% y que puede quedar fuera del Parlamento. Han estado buscando acogida en otras listas, pero o Roma no paga traidores o sus peticiones de sillones eran inaceptables
– IU-Ezkerra ha despertado un cierto interés y las encuestas les dan una cierta recuperación, que pueden ser de gran importancia si el PSN tuviese la tentación de facilitar el cambio en Navarra. Posibilidad remota pero cosas más difíciles hemos conocido
– Con Nabai 2011 todo es un mar de dudas. Las encuestas publicadas hasta ahora les dan unos resultados cuando menos sorprendentes. Lo normal es que tras la salida de Batzarre y EA y la legalización de Bildu el reparto de votos traiga una bajada significativa de Nabai. Pero no todo entra dentro de esa lógica ya que lo que puede estar en juego es la correlación de fuerzas dentro del abertzalismo de izquierdas, esto es, si Nabai mantiene unos resultados buenos puede ser el eje sobre el que se construya una izquierda abertzale civil y democrática de referencia. Si los resultados se decantan hacia Bildu puede que algunos entiendan que su forma de hacer política es la que debe ser la referencia. Y el proceso que vaya a llevar la sociedad navarra dependerá de cual de las dos posiciones, esto es, trabajar por conseguir el cambio en Navarra pero partiendo de la realidad o el triunfo de posiciones idealizadas que parten de una realidad que no existe.

– Finalmente tenemos a Bildu. El candidato visible es Maiorga Ramirez. Resulta curioso ver salir de su boca afirmaciones tan batasunas, pero todo el mundo tienen derecho a cambiar. Otra cosa es si ese cambio es por convencimiento o por conveniencia. Ahora mismo la duda es si la EA de Urizar ha hecho como el pájaro cuco, que pone sus huevos en el nido de otro pájaro para que los incube y alimente, o si lo que estamos viendo es el minuto de gloria de políticos profesionales que a cambio de cuatro años de cargo (que no es moco de pavo) facilitan la entrada a las instituciones de la izquierda abertzale. La comentada foto del expreso pidiendo el voto para Bildu parece indicar lo segundo. Y que no se malinterprete el comentario. La izquierda abertzale tiene perfecto derecho a estar en las instituciones y los demás tenemos derecho a manifestar nuestra opinión: votar a Bildu es votar a una IAO que aún no ha cerrado el ciclo y nos preocupa que muchas personas que se han prestado a ir en listas o que vayan a votarles se den cuenta de ello demasiado tarde. Pero también reconozco que si los pasos para hacer política son firmes y sinceros el futuro próximo traerá novedades interesantes que ahora no alcanzamos a imaginar.
– Y queda Sortu y todas las personas que no pueden ser candidatas. Parece ser que nadie se acordará de ellos. Puede que Bildu lo utilice para dejar en evidencia las carencias de las otras ofertas políticas, pero de momento no se ha oído que vayan a retirar sus candidaturas ante una situación antidemocrática. Algo que sí pidieron a los demás partidos en caso de que su coalición hubiera sido ilegalizada.

Y en mi pueblo, ¿qué?. Pues aquí solo se me ocurre lo que José Saramago planteó en Ensayo sobre la lucidez: votar en blanco.

Read Full Post »

Ya se han publicado las listas para las elecciones municipales y Forales en Navarra. Las sensaciones ante la oferta electoral son diversas:

–         se está produciendo una clarísima profesionalización de la política tanto en el Parlamento Foral como en los ayuntamientos más grandes. Hay poca renovación en las listas con posibilidades de obtener representación. Además cada vez se ve menos gente con carisma. La gente joven no se implica, salvo en aquellos casos que lo ven como una salida profesional. Y si vamos a pueblos medianos la situación es triste porque se puede decir que las personas candidatas lo son casi por descarte.

–         Llama la atención la división de la derecha: UPN, PPN, CDN, Derecha por Navarra, UPyD. Aunque se supone que UPN conseguirá ser la referencia,la propia YolandaBarcinaha hecho un llamamiento a no dispersar el voto.

–         El PSN sigue perdido. La gestión que están haciendo de la crisis en el Gobierno de España les está desgastando enormemente. Los casos de corrupción, la absoluta docilidad ante la banca y ante una Europa dominada por el poder económico les está pasando factura. Y si a eso añadimos su total entreguismo a UPN a cambio de prebendas parece transmitir que su aspiración es sacar los escaños suficientes para ser necesarios para el próximo Gobierno de Barcina.

–         IU-Ezkerra puede salir favorecida tanto de este desgaste como de la fractura de Nabai, que después de ser un gran atractivo en las elecciones de 2007 ha podido decepcionar a mucha gente.

–         Nabai 2011 es una incógnita. Lo razonable es que tras el abandono de EA y de Batzarre, esta coalición pierda los votos que esas organizaciones aportaron. Pero está por ver si el electorado tradicional de EA optará por votar a una Nabai que propone claramente a la sociedad navarra la posibilidad de un cambio político o si votará a Bildu, sabiendo que es la plataforma que facilita la vuelta a la política de Batasuna y que eso se está haciendo antes de que finalice el tránsito de la IA hacia prácticas políticas democráticas.

–         Bildu ha presentado unas listas integradas por EA y por independientes, algunos de ellos interesantes como la segunda candidata al Parlamento. Esta coalición puede posibilitar que los votantes de la IA puedan votar, aunque aún no está totalmente claro si el PSOE va a impedir que se puedan presentar. Aunque no se debe olvidar que las bases de EA de Navarra no han entendido el giro de sus dirigentes, ya castigaron el polo soberanista de Ziarreta, y sus acuerdos con Batasuna, opción ilegalizada que históricamente ha criticado duramente a Eusko Alkartasuna. Es posible que les resulte muy duro votar a esta coalición.

Curiosamente, en un momento que la derecha va dividida se ha producido el fraccionamiento de Nabai, que corre el riesgo de perder su principal activo, ser el referente para el cambio político en Navarra. Declaraciones de algunos líderes de Aralar no dejan muy buen sabor de boca al votante tradicional de EA y anuncios de abrir la puerta a confluir con la IA, alejarán a votantes que pueden ver a Nabai como una opción política atractiva para el cambio, pero sin caer en los tentáculos del abertzalismo intolerante. Una excesiva “aralización” de Nabai, en el sentido más “txentxiano” del término, les puede facilitar la decisión el día 22 de mayo.

Read Full Post »

El 16 de febrero pasado el PSN celebró una jornada en el Baluarte bajo el título Euskera: presente y futuro. Aunque no tuve ocasión de asistir he leído con interés lo que la prensa recogió al día siguiente. Dicha lectura, condicionada por la trayectoria que el PSN lleva en relación a la política lingüística en Navarra, me produjo una sensación novedosa, el PSN abría sus puertas a una realidad existente en la sociedad navarra y que hasta ahora se estaba negando a dar cabida en su casa, esto es, ha escuchado la voz de personas vascohablantes navarras. Que esto no quede en flor de un día es algo que el tiempo mostrará.

De todas maneras quiero hacer referencia a la interesante intervención de Lourdes Auzmendi, viceconsejera de Política Lingüística del Gobierno Vasco, que la radio navarra en euskera Euskalerria Irratia tuvo a bien reproducir en su totalidad. Sí, efectivamente, esa radio tan necesaria para los vascohablantes que el Gobierno de Navarra, sustentado por el PSN, sigue queriendo que sea ilegal y castigada sin acceso a recursos económicos públicos, que otros medios de comunicación tan generosamente reciben.

De su exposición quiero destacar tres ideas de las que presentó:

–         En el intento de establecer relaciones institucionales entre el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra se han encontrado con un muro, no ha sido posible, a pesar de que los dos gobiernos son constitucionalistas. Como ejemplo puso los acuerdos alcanzados en el País Vasco francés destacando que el Gobierno de Francia, con toda la fama de jacobinismo que se le quiera atribuir, tiene una actitud más abierta que el Gobierno de Navarra.

–         En el deseo de querer todo existe el riesgo de quedarse sin nada (oro nahi, oro gal). Las posiciones extremas del Gobierno, que ha vaciado de contenido la Ley del Vascuence, y de quienes piden que el euskera sea oficial en toda la Comunidad Foral no dan lugar a afrontar la cuestión lingüística en Navarra con sosiego y normalidad.

–         La Ley del Vascuence puede ser el lugar de encuentro de la mayoría de la sociedad para avanzar en la solución de la cuestión del euskera, cambiando aquello que desde el acuerdo deba cambiarse, pero manteniendo su estructura central.

Esas ideas, como he dicho, interesantes y muy a tener en cuenta me llevan a las siguientes reflexiones:

–         Como navarro bilingüe me sumo a la idea de actitudes abiertas y búsqueda de puntos de encuentro. Aunque el día a día muestra a un PSN sordo, no podemos renunciar nunca a buscar acuerdos y colaborar para que el euskera sea visto por todos, vascohablantes y castellanohablantes, como lo que es: una lengua que sirve para comunicarse y que aporta a la Comunidad Foral una singularidad cultural que la enriquece.

–         Eso no convierte en razonable que la oficialidad del euskera sea equiparable a la política lingüística que aplica el Gobierno de Navarra y que tan generosamente sustenta el PSN. La oficialidad no supone ninguna obligación ni exclusión para los ciudadanos que no hablan euskera. No implica lo que el portavoz de UPN, García Adanero, tuvo la osadía de verbalizar: que los castellanohablantes puedan ser expulsados de Navarra. Siguiendo ese hilo argumental se podría decir que con la oficialidad única del castellano lo que UPN hace es expulsar de Navarra a los vascohablantes. Reconocer el derecho a dirigirse a la Administración en euskera y a ser atendido en esa lengua no conlleva ninguna imposición al castellanohablante.

–         Comparto que algunos colectivos que trabajan en defensa del euskera hacen planteamientos que no son asumibles por los castellanohablantes. Tan ciudadano de Navarra es el castellanohablante como el vascohablante. Es la persona la que es sujeto de derechos y no las lenguas. Y desde esa premisa y tomando como referente la realidad sociolingüística de Navarra es desde donde se debe construir la convivencia ciudadana, y como parte de ello la lingüística. Muchos mensajes de organismos del euskera, de partidos políticos abertzales (y no digamos ya de descerebradas organizaciones terroristas) hablan de reeuskaldunizar Euskal Herria, de una tierra euskaldun, de españoles opresores. Unen la normalización lingüística a proyectos políticos concretos. Argumentan que sin un estado propio no es posible la normalización del euskera. Todas esas argumentaciones ponen alerta y a la defensiva a muchos castellanohablantes, ya que todo lo que avance en esa línea huele a imposición.

–         Algo mejor nos iría a todos si se realizara una política lingüística respetando la voluntad de las personas. Pero claro, por mal que planteen las cosas las personas defensoras del euskera de lo que no se les puede acusar es de imposición ya que las directrices de la política lingüística las ponen los gobiernos y en Navarra desde que yo tengo uso de razón gobierna UPN. Y tal y como la propia viceconsejera del Gobierno Vasco reconoció en su intervención, son un auténtico muro.

–         Al hilo de esta actitud de imposición tan asfixiante de UPN: estoy convencido que una política lingüística más abierta y no excluyente acabaría con muchas de esas actitudes que surgen desde el mundo del euskera. ¿es la Ley del Euskera el lugar de encuentro, o de partida, de todo ello? Probemos. Pero que luego no nos venga alguien diciendo que por ellos lo harían, pero que sería abrir las puertas a la integración de Navarra en Euskadi. Las reivindicaciones políticas tienen su vía de discusión ante la sociedad y el derecho a usar las dos lenguas de Navarra en la vida pública y privada no debe, en ningún caso, estar unida a ningún proyecto político, porque las lenguas pertenecen a los hablantes.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: