Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 mayo 2011

Aunque está cantado que Yolanda Barcina va a ser la próxima presidenta de Navarra a día de hoy existe la duda de si el PSN se va a conformar con un pacto de gobierno como hace 4 años y excluir a las opciones nacionalistas o si creen que ya es hora de gestionar parcelas de poder.
Mi apuesta es que por fin el PSN va a entrar al Gobierno y que va a pedir al menos dos consejerías, las de Educación y Salud. Y lo pongo por escrito para que quede constancia y así saber si tengo buen ojo o me equivoco de medio-medio.
Inicialmente parece ser que al PSN no le bastaba con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, ya que aunque se gestionan muchos recursos da poco brillo. En muchos medios se apostaba porque quería la alcaldía de Pamplona, pero los horrorosos resultados electorales les deja en una posición para pedir la alcaldía con solo tres concejales frente a los 11 de UPN. Pero no podemos olvidar que PSN tiene la llave para que gobierne Barcina y siempre han dado sobradas muestras de negociar buenos cargos.
En cuanto a la otra posibilidad, un gobierno de corte progresista, ha vuelto a quedar para una mejor ocasión. Los resultados de Nabai, algo inferiores a lo que parecía, y la irrupción con fuerza de Bildu son una buena noticia en cuanto al incremento del voto y a que parece cada vez más real la apuesta de la izquierda abertzale por hacer política. Pero mientras el ciclo de la violencia no se cierre definitivamente seguirá siendo un obstáculo, real para muchos y de conveniencia para otros, pero obstáculo en definitiva.
Así que los abertzales ya han hecho su propuesta para sacar del gobierno a UPN y no conviene andar demasiado tiempo mareando la perdiz. Llega el momento de trabajar. Y desde aquí una petición a Nabai, que no se achante ante la fuerza emergente de Bildu, porque no ha superado a Nabai ni ha superado sus propios resultados en elecciones anteriores.
Nabai debe apostar por construir una izquierda abertzale civil y democrática que parta de la realidad de Euskal Herria, en la que tendrá sitio Bildu tan pronto como supere sus lazos con el pasado y asuma que la construcción del polo soberanista no es viable en el contexto político actual. También es necesario que impulse grupos de trabajo en las localidades donde tiene poca implantación ya que son la base para seguir creciendo. La muestra es que en aquellos ayuntamientos donde Nabai trabajó bien ha mantenido e incluso mejorado los resultados. Ese buen hacer debe servir de ejemplo para otros lugares.

Anuncios

Read Full Post »

Antes del 22 de mayo comentaba la necesidad de apoyar NaBai, desde mi punto de vista, como única manera de construir algo que nos permitiera tener esperanzas de un futuro mejor. Desde este mismo punto de vista, me gustaría comentar algunas ideas acerca de los resultados del pasado domingo.

Debo reconocer que los resultados generales en el Estado no son muy alagüeños, pero tampoco podíamos esperar otra cosa. En la CAV está claro que el PSE ha pagado no solo el desgaste de Zapatero, sino también su pacto con el PP, fórmula de gobierno que no hace sino demostrar un estado de excepcionalidad en la política vasca (y navarra, con su versión UPN-PSN). Se trata de una peculiar concreción del hecho diferencial de nuestra tierra. Pero lo que muestran con rotundidad las elecciones en la CAV es qué ocurre cuando determinadas fuerzas deciden hacer seguidismo a Batasuna (con acuerdos como el de Gernika), en lugar de apostar por marcar un discurso propio, nuevo y alejado de las posiciones tradicionales de la Izquierda Abertzale Oficial. Cuando se deja que Batasuna esté en el centro del debate, poco importa que no tengan mucho más que ofrecer que una vaga promesa del fin de la violencia, porque pasan por encima de todo. El efecto de la legalización, el voto útil al que se percibe como fuerza en ascenso o incluso el voto de castigo al sistema tal vez se hubiera llevado por delante a todos de todos modos, pero al menos se hubiera podido intentar algo. Se hubiera podido sentar las bases de algo necesario como la construcción de un nuevo referente para quienes, incluso aunque hayan votado Bildu, no quieren ir de la mano de Batasuna.

La situación en Navarra es algo diferente. Mi primera reacción no fue precisamente de alegría, debo reconocerlo, ya que esperaba un mejor resultado de NaBai en el Parlamento. Sinceramente, había apostado por un 10 para NaBai y un 5 para Bildu. No soy de los que cree que en estos momentos 8+7 sea igual a 15. Lo que hay ahora mismo son 8 parlamentarios con ganas de trabajar por Navarra en positivo y otros 7 que tendrán que demostrar qué quieren hacer.

De todos modos, a pesar de ello, hay una lectura positiva, no sólo por los resultados de Pamplona, de los que alguno tendrá que sacar evidentes consecuencias. Más allá de Pamplona, NaBai puede haber dado un paso importante en su consolidación. NaBai ha resistido contra viento y marea, a pesar de todas las decepciones de los últimos meses y de las maniobras de Batasuna con el apoyo de EA. NaBai ha sacado un resultado importante, por delante de Bildu, para cabreo de los dirigentes de Batasuna, dejando claro que el futuro del nacionalismo en Navarra pasa claramente por Nafarroa Bai. Es triste y hasta duele ver cómo hemos perdido una oportunidad inigualable y ni siquiera por razones que respondan a problemas o realidades de Navarra. Habrá que curar heridas y reconstruir la confianza entre sus integrantes, pero quizás el hecho de que fuera de NaBai haga tanto frío ayudará a los partidos políticos a concentrarse en esta tarea.

Los integrantes de NaBai, en mi humilde opinión, debieran centrarse en una buena labor de oposición, en consolidar el consenso interno y en construir una NaBai como pieza clave en lo estratégico, no solo como un acuerdo táctico provisional. Tenemos 4 años para avanzar en este camino si hay voluntad para ello.

¡Ah!, y simplemente por preguntar. ¿Renunciarán los cargos electos de Bildu a aquellos puestos que hubieran correspondido a Sortu si hubiera sido legalizada? Pueden utilizar como cifra a tener en cuenta los votos nulos de hace 4 años o los que respaldaron a ANV allí donde fue legalizada…

Read Full Post »

Estoy siguiendo, más o menos, la campaña, tanto en prensa escrita como en televisión, más que nada por curiosidad a la hora de ver qué mensaje iba a transmitir Bildu en Navarra. No cabe duda de que la Izquierda Abertzale Oficial sigue siendo una gran especialista en situarse en el centro de la campaña, legalizada o ilegalizada, yendo sola o, como en esta ocasión, en compañía. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando tienen el micrófono ante ellos y se les da la oportunidad de transmitir su mensaje? Pues, sinceramente, nada, no pasa nada o, por lo menos, a mí me dejan frío.

Da la sensación de que ahora que ha llegado el momento de hacer propuestas de cara a las elecciones y que pueden tratar de plantear un programa político y una serie de actuaciones, no saben qué hacer ni qué decir. Da la sensación de que se les hubiera agotado la gasolina en toda la escenificación de la ilegalización que se convirtió finalmente en legalización y que, pasada, agotada y rentabilizada esa fase, no tuvieran ni energías ni materiales para el día después. Reconozco que la impresión es totalmente subjetiva, pero parece como si no hubiera programa y eso de lanzar propuestas en positivo, de las de verdad, de las que se pueden, se quieren y se deben llevar a cabo, no fuera con ellos o no se creyeran el papel.

Resulta llamativo, eso sí, escuchar y ver a personas como Maiorga Ramírez, Fermín Ciáurriz y otros, utilizando una terminología y un discurso que hasta hace escasas semanas (ni siquiera meses) les hubieran hecho no sé si enrojecer o incluso palidecer. Es como si un alien o un espíritu se hubiera apropiado de sus cuerpos y les obligara a decir cosas y hablar en idiomas que hasta entonces ni tan siquiera imaginaban.

Parece, en todo caso, como si Bildu hubiera llegado a la campaña electoral con los deberes hechos o, más bien, con la campaña hecha. Y es que todo el proceso de ilegalización/legalización ha llevado a Bildu en volandas hasta la campaña electoral, pero una vez en ella y acabada la mecha del proceso judicial, se hubieran acabado los argumentos. Por ahí anda Sortu, tratando de que las aguas no se calmen demasiado y se pueda seguir tirando de la madeja que tantos réditos les está dando.

La Izquierda Abertzale Oficial y, en definitiva, Bildu está viviendo de las rentas, del pasado, de lo que ha sido el conflicto, del victimismo de haber sido perseguidos por quienes, en realidad, les han dado toda la publicidad posible y más. Bildu vive con la esperanza de ser una vez más el centro de todas las miradas, pero no tiene un mensaje como mantener la atención.

Navarra necesita acabar con esa centralidad de un discurso político caduco, de tiempos pasados y que carece de propuestas de futuro. Que busca salir lo menos mal posible de un callejón sin salida en el que ellos mismos han querido ponerse por haber quemado todas las naves que han ido pasando todos estos años.

Está claro que en la CAV los resultados de Bildu van a ser buenos, pero que en Navarra las cosas son distintas. Las cosas tiene un ritmo diferente y una realidad distinta en la CAV y en Navarra. Esperemos que los partidos políticos tomen nota de ello. Eso es lo que nos jugamos en estas elecciones, la verdadera normalización política, construir un escenario en el que NaBai, que quiere trabajar de verdad por el futuro de la ciudadanía navarra, tenga durante los próximos años el protagonismo político que ha tenido durante la pasada legislatura y que ha permitido otear un horizonte diferente para Navarra. No es poco.

Read Full Post »

Las encuestas que se han ido publicando estos días muestran más o menos una realidad similar a la de hace cuatro años, con no demasiadas variaciones. Los cambios, por parte de los electores, no se dan con tanta rapidez como por parte de los políticos y los partidos. Dependiendo del medio para el que estuvieran hechas las encuestas, éstas mostraban la posibilidad de una mayoría conformada por UPN+PP o la viabilidad de un cambio, al menos en el Ayuntamiento de Pamplona. Se trata, en definitiva, de movilizar al electorado propio, de modo que no se relaje y decida quedarse en casa o irse al campo si sale un bonito día de sol.

Como muchos (imagino) he pasado por momentos de alegría, decepción, tristeza y apatía durante estos cuatro años, especialmente en los últimos meses. Sin embargo, al margen de todo y a pesar de todo, sigo curiosamente ilusionado y esperanzado. Hay quien me dice que siempre encuentro una razón fundamental y trascendental que hace de cada cita con las urnas un momento clave para el futuro de Navarra. Y debo reconocer que así es. Por difícil y frustrante que haya sido una situación, siempre hay algo por lo que seguir peleando, algo que merece la pena y que nos debe llevar a las urnas el día de las elecciones. A veces, cuando no se puede estar mejor, al menos hay que intentar no ir a peor.

A pesar de que la situación no sea la ideal (por otro lado, nunca lo es) y de que las cosas hubieran podido salir de otro modo, está claro que lo que no podemos permitir es perder todo lo que se ha logrado en Navarra en estos últimos 10 años. NaBai (2004, 2007, 2008 o 2011) ha supuesto un salto cualitativo para quienes creemos en otra Navarra más allá de la oficial, consensuada por UPN y PSN desde los años finales de la transición y construida precisamente contra quienes pensamos de un modo diferente.

Son muchas las razones. Por primera vez las fuerzas nacionalistas en Navarra han tenido que ser escuchadas y tenidas en cuenta. Hasta ahora eran poco más que un simple elemento decorativo en el arco parlamentario que daba un toque verde o rojo (o rojo, verde y blanco, si se quiere), pero que simplemente podía ser obviado con total tranquilidad. Por primera vez después de muchos años unos resultados electorales posibilitaron un cambio de gobierno y a raíz de ello no han sido pocos los cambios que se han producido. El PSN, que tuvo en sus manos esta posibilidad, no quiso dar el paso. Este año 2011 esta posibilidad tal vez se vuelva a dar y si es así probablemente el PSN se volverá a negar y apoyará a UPN otros cuatro años más. No está en nuestras manos decidir por el PSN, pero es una situación en la que los socialistas difícilmente podrán ser una alternativa de gobierno y dudo que se pueda mantener mucho tiempo más.

Hay otras razones, y no es la menor de todas el hecho de que con NaBai se ha comenzado a hacer política real desde las fuerzas nacionalistas en Navarra y se ha dejado de hacer política ficción o simplemente política de oposición antisistema, que es a lo que se dedicó durante muchos años HB, Batasuna. Nos parece que los debates de los años 80 y 90, las políticas del todo o nada (y por tanto nada, siendo como somos minoría), las posturas maximalistas defendidas a gritos porque se estaba en posesión de la Verdad Absoluta quedan muy lejos, pero podríamos volver rápidamente a ellos y a la frustración que representan. La normalización democrática de la que tanto hablan algunos pasa también por hacer política real y por aceptar el papel que a cada cual le adjudica la soberana decisión de los ciudadanos, pero eso es algo que algunos nunca han querido hacer.

NaBai es más necesario que nunca porque si queremos construir en el futuro algo mejor no podemos tirar por la borda y echar a perder lo conseguido estos años.

Read Full Post »

El 22 de mayo se acerca y ese día elegiremos a nuestros representantes municipales y forales para los próximos cuatro años.
Una vez publicadas las listas del pueblo se apoderó de mí el desconcierto ¿no había nadie mejor para formar las candidaturas? Luego pensé que no puedo juzgar a quien está dispuesto a ir ya que es responsabilidad de todos tomar compromiso con la vida de nuestro pueblo. Pero los días siguientes he podido comprobar que ese desconcierto también lo tiene mucha gente de mi entorno. Desconcierto que supera el ámbito del pueblo. Parece general la opinión de que las candidaturas son pobres. Sí, es verdad, el día 22 votaremos y saldrán los representantes municipales, pero ahora más que nunca creo que, salvo los convencidos o los votantes fieles, votaremos por descarte y no por haber sido seducidos por el programa más atractivo o por los candidatos/as más aglutinadores.
¿Sucede lo mismo en el Parlamento de Navarra? Aunque la oferta es la más numerosa de los últimos años ninguna candidatura despierta pasiones: más de lo mismo y tal y como apuntan las encuestas, pocas posibilidades de cambio, aunque la nueva oferta en la izquierda navarra y la presencia de Bildu puede que faciliten el cambio. Remota posibilidad, pero habrá que intentarlo.
– UPN presenta a una candidata que con un gesto de confianza nos dice que cuenta con nosotros. Y conocemos de qué manera, ya que siempre ha gobernado para sus votantes y no para toda la ciudadanía. UPN es un partido que representa a la derecha, al recorte social y de los servicios públicos y sigue fiel a su negación de la identidad vasca de Navarra. Es una incógnita en qué medida le afectará su ruptura con el PP. Pero la ruptura de Nabai le ha puesto en bandeja ser el partido más votado.
– El PSN nos presenta un candidato triste y con poca fuerza. Transmite poco, pero ese poco que transmite es claro, volverán a entregar el gobierno a la derecha. Afirma que no buscará apoyos de Bildu ni aceptará su abstención, dice que Nabai no es socio fiable. Pero conociendo el percal lo único que falta saber es cuál es el precio que pondrán por su apoyo: cargos, alcaldías, empresas públicas.
– Tras la ruptura de la derecha han surgido PP y Derecha Navarra y Española. El discurso de este último partido es claro, no engañan a nadie: a su derecha no hay nada. Expresan sin disimulo la auténtica identidad del PP y de UPN. Parece que no tienen ninguna opción pero el PP en la práctica aplicará sus planteamientos con cariño. Otra cosa es que los números den para un pacto con la UPN de su alma, cosa que no haría más feliz a la candidata Yolanda.
– CDN tiene un panorama complicado. Las encuestas dicen que no llegarán al 3% y que puede quedar fuera del Parlamento. Han estado buscando acogida en otras listas, pero o Roma no paga traidores o sus peticiones de sillones eran inaceptables
– IU-Ezkerra ha despertado un cierto interés y las encuestas les dan una cierta recuperación, que pueden ser de gran importancia si el PSN tuviese la tentación de facilitar el cambio en Navarra. Posibilidad remota pero cosas más difíciles hemos conocido
– Con Nabai 2011 todo es un mar de dudas. Las encuestas publicadas hasta ahora les dan unos resultados cuando menos sorprendentes. Lo normal es que tras la salida de Batzarre y EA y la legalización de Bildu el reparto de votos traiga una bajada significativa de Nabai. Pero no todo entra dentro de esa lógica ya que lo que puede estar en juego es la correlación de fuerzas dentro del abertzalismo de izquierdas, esto es, si Nabai mantiene unos resultados buenos puede ser el eje sobre el que se construya una izquierda abertzale civil y democrática de referencia. Si los resultados se decantan hacia Bildu puede que algunos entiendan que su forma de hacer política es la que debe ser la referencia. Y el proceso que vaya a llevar la sociedad navarra dependerá de cual de las dos posiciones, esto es, trabajar por conseguir el cambio en Navarra pero partiendo de la realidad o el triunfo de posiciones idealizadas que parten de una realidad que no existe.

– Finalmente tenemos a Bildu. El candidato visible es Maiorga Ramirez. Resulta curioso ver salir de su boca afirmaciones tan batasunas, pero todo el mundo tienen derecho a cambiar. Otra cosa es si ese cambio es por convencimiento o por conveniencia. Ahora mismo la duda es si la EA de Urizar ha hecho como el pájaro cuco, que pone sus huevos en el nido de otro pájaro para que los incube y alimente, o si lo que estamos viendo es el minuto de gloria de políticos profesionales que a cambio de cuatro años de cargo (que no es moco de pavo) facilitan la entrada a las instituciones de la izquierda abertzale. La comentada foto del expreso pidiendo el voto para Bildu parece indicar lo segundo. Y que no se malinterprete el comentario. La izquierda abertzale tiene perfecto derecho a estar en las instituciones y los demás tenemos derecho a manifestar nuestra opinión: votar a Bildu es votar a una IAO que aún no ha cerrado el ciclo y nos preocupa que muchas personas que se han prestado a ir en listas o que vayan a votarles se den cuenta de ello demasiado tarde. Pero también reconozco que si los pasos para hacer política son firmes y sinceros el futuro próximo traerá novedades interesantes que ahora no alcanzamos a imaginar.
– Y queda Sortu y todas las personas que no pueden ser candidatas. Parece ser que nadie se acordará de ellos. Puede que Bildu lo utilice para dejar en evidencia las carencias de las otras ofertas políticas, pero de momento no se ha oído que vayan a retirar sus candidaturas ante una situación antidemocrática. Algo que sí pidieron a los demás partidos en caso de que su coalición hubiera sido ilegalizada.

Y en mi pueblo, ¿qué?. Pues aquí solo se me ocurre lo que José Saramago planteó en Ensayo sobre la lucidez: votar en blanco.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: