Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Política’ Category

[en Diario de Noticias de Navarra, 26 de noviembre de 2011, por el Foro Er@gin, integrado por Gregorio Monreal, Fernando Mikelarena, Álvaro Baraibar y Mikel Aramburu Zudaire]

El 20-N puede dar lugar a multitud de análisis y enfoques diferentes, entre otras cosas, porque eran varias las cuestiones que estaban en juego. Han sido las elecciones de la democracia en que el PP ha conseguido su mejor resultado, superando la mayoría absoluta de José María Aznar en 2000, y en las que, al mismo tiempo, el PSOE ha obtenido sus peores resultados, por debajo del suelo de los socialistas liderados por Joaquín Almunia en 2003 (con 125 diputados) o de las elecciones constituyentes de 1977 (con 118 diputados). Más allá de estos resultados, pese a la rotunda mayoría absoluta de los populares y tal vez como una reacción espontánea al esquema bipartidista, en esta XI legislatura van a estar representadas en el Congreso ocho formaciones de implantación regional o de nacionalidades. No es baladí que la suma de los votos obtenidos por PP y PSOE haya pasado de los más de 21,5 millones de 2008 a los 17,8 del pasado 20-N.

Aunque, a la hora de legislar, Mariano Rajoy podrá prescindir del resto del arco parlamentario si así lo quiere, quizás necesite amplios consensos para tomar determinadas decisiones o impulsar ciertas políticas. En este sentido, el líder del PP podría buscar acuerdos por dos vías diferentes, en buena medida excluyentes entre sí. La primera opción le llevaría a apoyarse, como tantas veces han hecho los Gobiernos del Estado, en los partidos nacionalistas de Cataluña y Euskadi y en formaciones regionalistas como Coalición Canaria. Sería más fácil llegar a acuerdos con ellas en lo que concierne a las medidas anticrisis, la gran cuestión de la presente legislatura. Pero no hay que excluir el entendimiento con formaciones de ámbito estatal como UPyD -la fuerza emergente de signo españolista radical- y el propio PSOE. La crisis podría obligar a ello a los socialistas, sin olvidar que cualificados dirigentes del partido comparten el deseo de recentralizar el Estado que han expresado el PP y UPyD. El entendimiento PP-PSOE para la reforma constitucional con que se cerró la legislatura es buena prueba de ello.

Uno de los pilares del pacto constituyente fue la organización territorial y el reconocimiento del hecho diferencial de las nacionalidades, condicionado, sobre todo, por la reivindicación histórica de la diferencialidad vasca y catalana. En las últimas décadas las deficiencias de las fórmulas de integración ofrecidas a esas dos nacionalidades en los acuerdos constitucionales y estatutarios han motivado que desde esos dos ámbitos se haya planteado la necesidad de otros pactos. En este sentido es significativo que PNV y Amaiur hayan obtenido 11 de los 18 diputados en la CAV, o, algo insólito durante la etapa democrática, los 16 escaños de CiU en Cataluña, o los 2 diputados de GeroaBai y Amaiur en Navarra. Se dirá que es un reflejo de autoprotección ante la avalancha del PP, pero en todo caso son datos que expresan el enraizamiento y la operatividad del hecho diferencial de estos territorios y de la necesidad por ello de escuchar y tener en cuenta sus voces a la hora de definir las líneas de actuación de la presente legislatura.

El 20-N era también importante en Navarra y la CAV. Tras años en que la IA no había podido presentarse a unas generales, había llegado el momento de ver cómo se recomponía el espacio nacionalista tras el abandono de las armas por parte de ETA. En la CAV, PNV y Amaiur se disputaban la condición de fuerza mayoritaria. Es cierto que Amaiur, empujada por la gratitud social por el fin de la violencia, ha conseguido 6 diputados frente a los 5 del PNV, pero los jeltzales continúan siendo el partido más votado con casi 40.000 sufragios de ventaja sobre aquélla. Se repite así un resultado casi idéntico al del 22-M, algo muy a tener en cuenta de cara a los comicios de la CAV, se celebren estos en 2013 o antes, en el caso de que PSE y PP no sean capaces de sostener al Gobierno López hasta entonces.

En Navarra, la debacle del PSOE ha coexistido con un relativo fracaso de la coalición UPN-PP que, aunque ganadora, se ha quedado lejos de su techo histórico por no haber podido retener el electorado propio ni atraer el ajeno. Por otra parte, el éxito relativo de I-E queda matizado por su dimensionamiento real, sin capacidad de sumar el voto desencantado del PSOE. También merece ser comentada la subida de UPyD, expresión de que entre nosotros existe un sector social que escucha con agrado un mensaje de patriotismo español o españolista centralizador, enriquecido con ingredientes explícitamente antiforales.

Pero no cabe duda de que aquí la gran incógnita era saber cuál iba a ser el resultado de GeroaBai, después de que, en diferentes momentos de estos últimos años, Batzarre, EA y Aralar abandonaran NaBai. Comentaristas y políticos pensaron que era una pugna desigual decidida a favor de Amaiur, pero las elecciones han mostrado que algo se mueve y está cambiando en el espacio político abertzale y vasquista; que se acentúa la permeabilidad y crece el deseo de propiciar un entendimiento transversal; que se difuminan las fronteras entre el voto nacionalista vasco y el no nacionalista; y que la política de frentes y de enfrentamiento que tantos réditos ha dado a algunos pierde su virtualidad. El éxito de GeroaBai -con una Uxue Barkos que ha representado y ha sabido trasladar la ilusión y la credibilidad del proyecto- acredita la validez de los valores políticos que empezó a defender NaBai en 2004. Hay un sector decidido de la opinión pública navarra que cree que esa vía no debe abandonarse. El camino que lleva al cambio político en esta tierra es largo y difícil pero ya se ha recorrido una etapa y nos vuelve a dirigir la mirada no al pasado, sino al futuro.

Anuncios

Read Full Post »

[por Álvaro Baraibar, en Diario de Noticias de Navarra, 21 de noviembre de 2011]

En estas elecciones generales estaban en juego cuestiones distintas en diferentes planos. En España había que aclarar cómo de amplia iba a ser la mayoría del PP y cómo de grande el castigo al PSOE.

Los datos son rotundos: el peor resultado del PSOE en democracia coincide con los mejores números del PP. Poco ha podido hacer el sprinter Rubalcaba en una carrera en la que partía demasiado lejos de meta y en la que competía con un Mariano Rajoy al que los desaciertos del Gobierno de Zapatero habían colocado a un pasito de la meta. Por si fuera poco, el desempleo, la presión de los mercados y la prima de riesgo de la deuda española han sido obstáculos insalvables para un Rubalcaba que podía aportar al PSOE cualquier cosa menos renovación. La mayoría absoluta del PP es clara, pero no lo es menos que Cataluña y Euskadi no se han sumado a esa ola ganadora de los populares y Rajoy debería tenerlo en cuenta.

Estas elecciones eran, además, las primeras generales después de muchos años en que la IA se podía presentar. En la CAV, las fuerzas nacionalistas han sido las grandes triunfadoras, con Amaiur como coalición más votada, seguida de cerca por el PNV.

Y en cuanto a Navarra, más allá de ver quiénes iban a ser los 5 diputados que fuesen a Madrid, el día de ayer se resolvía también otra cuestión. Lo que estaba en juego en estas elecciones era el futuro y la viabilidad del proyecto de Nafarroa Bai, es decir, Geroa Bai. En este sentido, las elecciones han demostrado que Geroa Bai tiene un espacio electoral consolidado, con más del 12% de los votos. Las elecciones han demostrado que una coalición formada por dos pequeños partidos (PNV y Atarrabia Taldea) y una asociación de independientes (Zabaltzen) a escasos dos meses de la votación ha sido la respuesta que muchos miles de navarros y navarras demandaban. Así pues, Nafarroa Bai tiene futuro: Geroa Bai. Más allá de lo que estos resultados suponen para Navarra, será interesante ver la lectura que hacen de ello los partidos políticos y la sociedad en general. Muchos son los que reclaman un cambio en política. Habrá que estar atentos a lo que nos depare el futuro y la voz de Uxue Barkos, la voz de Geroa Bai en Madrid.

Read Full Post »

Amaiur está llamando a levas, hay que votarles para construir el muro de contención que detenga a la derecha upenera, ya que matemáticamente y políticamente son la única opción que les puede hacer frente y sacar dos escaños. Pronto se aclarará si estas declaraciones son muestra de nerviosismo, de prepotencia o de una realidad que parece que no les gusta, y es que en Navarra es posible defender una política abertzale desde la defensa de Navarra como sujeto político.

Si Geroa Bai acaba no obteniendo el escaño que tan al alcance parece que está, es más que probable que los amigos de Amaiur se dediquen a leernos la cartilla a todos los “díscolos y disidentes” y nos acusarán de que nuestros votos han sido inútiles y que hemos regalado el tercer escaño a UPN evitando que el abertzalismo en Nafarroa muestre un poder similar al de la derecha navarrista.

Pero si esto sucede (en manos de los votantes progresistas y comprometidos está que Uxue salga elegida) serán incapaces de preguntarse por qué todos esos votantes no han caido del caballo y han acudido a votar a esa fuerza que matemática y políticamente era la única opción. Serán incapaces de considerar que para muchas de esas personas Amaiur sigue sin ser una opción mientras ETA siga sin cerrar su ciclo de violencia, la IAO no haga política de una manera clara ni mientras no tome en consideración la defensa de propuestas políticas integradoras y transversales.

Esto es: para muchas personas la opción no es entre Amaiur o Geroa Bai sino entre Geroa Bai y Geroa Bai. Ya que si no existiera habría que invertarla.

Read Full Post »

Logo Geroa Bai[por Itziar Gómez, Mikel Haranburu, Mikel Arbeloa, Isabel Aramburu, Josean Villanueva y Mikel Arregui, militantes y ex-militantes de Aralar, en Diario de Noticias de Navarra, 10 de noviembre de 2011]

QUIENES firmamos este escrito, militantes y exmilitantes de Aralar, queremos hacer públicas las razones que nos han llevado a apoyar abiertamente a GeroaBai.

Empecemos por expresar nuestra alegría por el cese de la actividad armada de ETA, que confirma unos pasos de gigante hacia un nuevo escenario político vasco. Saludamos y apoyamos esos pasos hacia la paz y la normalización con sincera simpatía y ánimo, desde el convencimiento de que serán beneficiosos para el conjunto de Euskal Herria.

Toca ahora acometer la reconstrucción de la convivencia, que necesariamente debe basarse en la memoria y en una nueva cultura que se aleje de una concepción de la política como continuación de la guerra.

Por eso, apoyar esos pasos hacia la paz y la normalización es una cosa, y otra, muy distinta, suscribir una estrategia política o apoyar las propuestas electorales que la sustentan que, a nuestro juicio, son un error.

Retirar la caballería pero sostener la misma estrategia del pasado es un indicativo de que apenas estamos ante el comienzo de un cambio inconcluso. Un cambio que necesitará aún de tiempo y pasos para su maduración y para el desaprendizaje de una cultura política, de una visión del país y de una estrategia que piden a gritos una renovación urgente.

En cualquier caso, se abre un nuevo escenario para la exploración de posibilidades de colaboración con la izquierda abertzale oficial. Y en esa exploración hay dos criterios de mínimos, dos aportaciones en positivo que Aralar debería haber defendido. Dos líneas rojas que, en nuestra opinión, no se deberían haber traspasado.

La primera, no dar pasos atrás ni alimentar los errores recurrentes de la izquierda abertzale del pasado, y que hoy se insiste en reeditar.

No se debería haber retrocedido en el reconocimiento de Navarra como ámbito de decisión, esto es, el reconocimiento de Navarra como sujeto y no como objeto en el complicado ajedrez vasco. Porque Navarra no es una pieza más con algunas especificidades. Es todo un tablero de juego con una relación de fuerzas, unas mayorías sociológicas y un tempo propios y diferenciados. Navarra no se juega en otro tablero que no sea la propia Navarra.

Un escenario en el que la clave para avanzar no se deriva de una acumulación de fuerzas independentistas, sino de la activación y puesta en valor de una mayoría social de progreso para el cambio.

Una mayoría social de progreso que es mucho más amplia que la unidad abertzale, mucho más operativa, decisoria y decisiva. Una mayoría social que existe y anhela el cambio, pero que lleva años fragmentada e incomunicada en compartimentos ideológicos estancos, huérfana, desactivada, distorsionada y cansada de ser utilizada por los aparatos políticos de unos y otros.

Galvanizar todo ese mosaico de progreso para impulsar el cambio en Navarra no será un suceso sino un proceso. No será un acontecimiento sino una evolución progresiva. Y exigirá tenacidad, constancia, paciencia y mucha mano izquierda: porque no es tiempo de cosechar, sino de sembrar y cultivar.

Por eso no entendemos el abandono de un acierto estratégico (activar una mayoría sociológica de progreso) a cambio de un sujeto electoral que establece una estrategia de frentes sin capacidad de mayor recorrido ni penetración.

La segunda línea roja que no se debería haber traspasado era el poner en riesgo los activos políticos y avances alcanzados en Navarra, especialmente NaBai.

Quienes se obcecan en ver a NaBai como un mero sujeto electoral, del que se puede prescindir a conveniencia y cambiar de caballo en plena carrera, olvidan que la característica fundamental de NaBai no ha sido el hecho de ser una coalición electoral de partidos, sino su apuesta por generar un espacio político de nuevo cuño, que busca ampliar constantemente sus límites iniciales.

Nafarroa Bai ha sido una máquina de descongelar relaciones que estaban petrificadas, de aprendizaje y colaboración entre diferentes, y de facilitar una adhesión social progresiva y plural. Un ejercicio de inteligencia política que dividió a la derecha, y que ha ayudado a reposicionar el abertzalismo, reconciliándolo con otros agentes progresistas de Navarra y dotándole de proyección, liderazgo, capacidad de cambio y recorrido a futuro.

Por eso es más admirable el empeño, la ilusión y el coraje que le ha puesto GeroaBai para tomar la antorcha de relevo del proyecto y defender el espacio político más innovador del panorama vasco. Apoyamos y colaboramos con la candidatura de GeroaBai y con su cabeza de lista Uxue Barkos. Una ciudadana incorporada a la política hace 8 años y que ha demostrada durante 2 legislaturas cómo se puede dar la cara todos los días defendiendo los intereses de Navarra en Madrid desde una perspectiva integradora. Y que ha situado siempre su escaño en el ala izquierda del Congreso, como un aliado y valor seguro para las políticas de progreso social.

Animamos a todos aquellos progresistas que creen que la pregunta clave no es de dónde vienes sino a dónde vamos a que se sumen, colaboren y voten GeroaBai.

Sí tenemos futuro. Con solidaridad, con coraje, con inteligencia.

Read Full Post »

[por Melba Luz Calle Meza, candidata suplente de Geroa Bai al Senado, en Diario de Noticias de Navarra, 6 de noviembre de 2011]

¿SE puede ser -coherentemente- nacionalista vasco-navarro teniendo origen extranjero? Una vez alguien preguntó muy seria y seudo-intelectualmente “¿de qué raza eres?”. Y la respuesta fue “soy de la raza humana”. Con esta anécdota se podría sintetizar la cuestión, pero el asunto tiene enjundia.

Nieves Arigita (DIARIO DE NOTICIAS-La Ribera semanal, 29/09/2011) relató: “Ahora hay tiendas de chinos sin nombre. … el domingo pasado, dos críos y una cría vestidos como si vinieran de un desfile de Dolce & Gabana, entraron con un billete de 20 euros y se pusieron a vacilarle a la dependienta delante de mis atónitas narices: “Tú, china, ¿cuanto vale esto? ¿no me oyes china? …les dije a los niños que se frenaran un poco. La niña, …que no había cumplido los diez, se giró y me soltó con una heladora firmeza: ¿A ti que te importa, tía? …me lamenté por no haber sabido explicarles. ..que todo lo ocurrido me importa.”

Estos indignantes episodios cotidianos, que deberían inquietar a todo el mundo, sirven para ilustrar lo difícil que puede resultar la idea de “navarros de origen extranjero”. Las personas nacidas en otros países, de padres que no tienen ningún vínculo de sangre con Navarra, ni hablan euskera, ni tampoco han aprendido el folklore navarro, ni… ni…. pero que viven y tienen sus casas aquí, trabajan, pagan impuestos y gastan su dinero en Navarra e incluso tienen grandes amistades en esta comunidad, son legítimamente miembros de esta sociedad y así deberían ser considerados por todos. Pero ya se ve que la cosa no es tan fácil.

El primer paso sería que cada una de estas personas tuviera la capacidad de decidir libre y voluntariamente sobre esta comunidad, su presente y su futuro. O, lo que es lo mismo, que pudieran participar activamente en las decisiones políticas. Pero esto no es posible hoy: estas personas, aunque vivan aquí, no tienen derechos políticos, para tenerlos deben adoptar obligatoriamente la nacionalidad española, según lo ordena la Constitución. Sólo se admite constitucionalmente que se les pueda otorgar, por una ley específica, el derecho a elegir y ser elegido en las elecciones municipales.

Pero, ni siquiera éste último es el caso de Navarra. Donde las personas de origen extranjero no tienen ningún derecho político.

En estas condiciones, ¿qué interés puede tener alguien de origen extranjero en las próximas elecciones en las que se van a elegir los parlamentarios que representarán a Navarra en las Cortes? o ¿qué podría importarles si Navarra se consolida como sujeto político autónomo o si su suerte depende de lo que ocurra electoralmente en las comunidades vecinas o de lo que decidan los grandes partidos en Madrid? La atención a todo esto puede ser nula, dadas las circunstancias.

Para que la política resulte atractiva en este contexto se requieren espacios políticos y sociales suficientemente abiertos para que encuentren sitio las 71.380 personas de origen extranjero afincadas en Navarra. Hay que empezar por demandar los derechos políticos para los extranjeros residentes, sin ningún otro requisito. Si ya han tomado la decisión de vivir aquí, es más que suficiente. Se trata de poner en práctica el nacionalismo democrático, aquél que se encargó de divulgar el filósofo alemán Jürgen Habermas (su célebre patriotismo constitucional), y que surge no por razones históricas o étnicas, sino por el hecho de compartir con una comunidad dada una serie de valores democráticos como, fundamentalmente, el pluralismo político, social y cultural.

Este el nacionalismo que surge de la razón, de la voluntad y es el espacio ideológico donde podemos tener sitio los navarros venidos de otros países. Y, así es el futuro que ya tenemos, el de una comunidad integrada por gentes de muy diferentes orígenes, lenguas y culturas.

El nacionalismo vasco-navarro puede continuar abriendo puertas y construyendo amplios canales de comunicación política con los vecinos llegados de otras partes. Y cultivar la ciudadanía universal mediante relaciones internacionales con los países de origen de estos “tozudos” navarros. Todo ello puede hacer crecer y extender esta tendencia política, dentro de un clima de paz y concordia social.

En definitiva, la igualdad de oportunidades y de derechos, principalmente, políticos, es el camino más seguro para adquirir la dignidad ciudadana. Este reclamo nos concierne, por lo demás, en primer lugar, a los propios navarros que hemos venido de fuera, quienes tenemos que asumir nuestro destino aquí y ahora. Y, si para lograr que este objetivo sea una realidad se necesita reformar la Constitución, habrá que reivindicarla.

Hoy sabemos, por los últimos y expeditos arreglos del PSOE y PP en la reforma sobre el déficit fiscal, que no es tan problemático, como nos lo habían vendido, modificar la Constitución española.

Read Full Post »

[por Álvaro Baraibar, en Diario de Noticias de Navarra, 7 de noviembre de 2011]

HEMOS superado ya el primer fin de semana de campaña de las elecciones generales, las undécimas de la democracia en este undécimo mes del año 2011. Las papeletas que se depositen en las urnas el próximo 20-N configurarán un Congreso y un Senado en su décima legislatura, undécima si tenemos en cuenta la constituyente de 1977. El destino (en forma de Junta Electoral Provincial) ha querido que en Navarra fueran también once las candidaturas aceptadas, de modo que tenemos un once, del once, del once elevado a la enésima potencia.

A pesar de los grandes pronunciamientos sobre momentos históricos o sobre posibles vuelcos electorales, los comicios suelen mostrar la imagen de una sociedad que cambia lentamente o que, incluso, se resiste a cambiar. Por tanto, ¿qué podemos esperar, qué es distinto en esta ocasión?

Con el permiso del CIS o sin él, el 20-N la ciudadanía dirá cómo de grande es la factura a pagar por el PSOE por su pésima gestión de la crisis económica y cuál será la mayoría con la que el PP podrá contar en los próximos cuatro años. A nivel de Euskal Herria, la cuestión estará en ver cómo se configura el reparto de escaños tras el abandono de la violencia por parte de ETA y ahora que la izquierda abertzale oficial puede presentarse a las elecciones y lo hace en la cresta de la ola gracias a la esperanza de la paz. Será interesante ver si Amaiur (¿o tal vez Sortu?) estará en condiciones o no de pelear con el PNV en las próximas elecciones autonómicas vascas la condición de fuerza nacionalista más votada. Y en cuanto a Navarra, más allá de otras cuestiones (también relevantes), tal vez el aspecto más importante a resolver el 20-N sea ver hasta qué punto la sociedad navarra está harta de una política antigua, una política de bloques como la que hemos vivido en el pasado y decide apostar por nuevas maneras de entender y de actuar en la vida pública, por explorar nuevas vías a la hora de construir un futuro diferente. La gran incógnita en Navarra, el próximo 20-N, es, en definitiva, Geroa Bai. Hamaika galdera, ¿zenbat erantzun?

Read Full Post »

Imagen del mitin de Amaiur. Algunas caras lo dicen todo.Es más que evidente que algo está pasando en Amaiur. La coalición no ha sido capaz de consensuar un programa electoral. Así de simple y así de grave. Ante esta situación Txentxo Jiménez ha tenido que salir a decir que no tienen programa porque no van a gobernar, de modo que les sirven unas simples bases. Igual resulta que tiene razón y que total, para ir a Madrid sólo cuando se hable del problema vasco, no necesitan programa.

Sin embargo, no es solo por esto, sino que son ya muchas las pistas que nos indican que en Amaiur hay marejada de fondo. Sabino Cuadra, cabeza de lista de Amaiur por Navarra, fue impuesto por la Izquierda Abertzale Oficial a pesar del veto de Aralar, un partido político al que Sabino ha dedicado flores y lindezas de todo tipo durante los últimos años. Basta repasar un poco de hemeroteka para encontrar artículos como “Diferencias insalvables”, dedicado por Cuadra a Aralar y publicitado a bombo y platillo por webs muy concretas, con el ánimo de hacer desde la Izquierda Abertzale Oficial todo el daño posible al partido liderado por Patxi Zabaleta.

Pero la última de las pistas habla por sí sola. Ayer, sábado, se celebraba a bombo y platillo un gran mitin de Amaiur en el Anaitasuna. Era la puesta de largo de la coalición, el gran mitin nacional, organizado y preparado para transmitir la imagen con la que se presentan a las elecciones. Hasta el último momento estaba previsto que Aritz Romeo (Aralar), segundo en la lista de Amaiur al Congreso por Navarra hablara. Jugaba en casa y se suponía que tenía un papel que desempeñar y algo que aportar al proyecto desde su partido. Sin embargo, no fue así y finalmente ni Aritz Romeo ni ningún otro candidato de Aralar al Congreso de los Diputados intervino. Todo estaba tan preparado que, a pesar de que Aritz no abrió la boca, en el discurso que le escribieron a Sabino Cuadra y que Amaiur ha colgado en su web (http://www.amaiur.info/?p=418&lang=es) podemos ver cómo el cabeza de lista por Navarra menciona unas palabras de Romeo:

AMAIUR une el presente de hoy a favor del derecho de autodeterminación con la Euskal Herria del siglo XXI levantada sobre nuevos cimientos: cimientos que, como ha dicho Aritz, están basados en la de justicia social; la igualdad, autonomía e independencia para las mujeres y respeto y hermanamiento con la Ama Lurra.

Esto es lo que tenía que haber leído Sabino Cuadra y era lo que Artiz Romeo tenía que haber dicho, pero el bueno de Aritz no habló, así que no pudo leer lo que le habían preparado.

La impresión que da es que Batasuna no está esperando ni tan siquiera al 21 de noviembre para acabar con Aralar. La única duda es saber si lo hace porque las ganas de venganza y de hacer sangre son más fuertes que la prudencia de quien valora el momento en el que lanzarse sobre la yugular expuesta de su enemigo o si todo es un movimiento calculado y pensado sobre la creencia de que lo que aporta Aralar a Amaiur es igual a 0.

Hemos sabido, al mismo tiempo, que parlamentarios de Aralar como Aintzane Ezenarro (el gran valor de Aralar en la CAV y muy valorada por la sociedad vasca en general), Mikel Basabe y Oxel Erostarbe no harán campaña por Amaiur. Hay otros que tampoco la están haciendo.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: