Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 septiembre 2011

Nada cambio si tú no cambiasNavarra vive desde hace ya unas décadas un peculiar sistema político basado en el enfrentamiento y la exclusión de una parte de su ciudadanía. Como si de una reedición del régimen de la Restauración se tratara (salvando ciertas distancias, evidentemente), existen fuerzas perfectamente instaladas en el sistema, que controlan todos los resortes del poder (con su dosis de caciquismo foral), que excluyen a quienes piensan de forma diferente, y que refuerzan su posición gracias también a la acción radical (y violenta en algunas de sus manifestaciones), de determinadas fuerzas políticas antisistema. La necesidad de defender a Navarra que esgrimen unos o la autoidentificación de los otros como vanguardia de la lucha contra el régimen son ideas que les permiten justificar, sin necesidad de más explicación, el papel que desempeñan los primeros (UPN, PP y, desde hace un tiempo, también PSN) y los segundos (Batasuna y ahora Bildu). El resultado de este enfrentamiento no es otro que la perpetuación del sistema, del régimen de exclusión de la Navarra plural, de la Navarra real, cansando, desmovilizando y desilusionando a quienes quieren construir en lugar de destruir, convivir en lugar de convertir.

Dentro de esas reglas de juego, unos y otros quieren perpetuar el status quo para que nada cambie: los primeros porque están muy cómodos gestionando el poder y gobernando desde, por y para su propio espacio político, para sus navarros y navarras de bien; y los segundos porque para defender su propio chiringuito y su propia razón de ser necesitan un enemigo al que enfrentarse, que les responda con dureza y contra el que seguir dirigiendo (en su papel de vanguardia) al “pueblo oprimido”. Lo de siempre, vaya, la ya conocida (y fracasada, por cierto), acción-represión-acción, que tanto daño nos ha hecho.

Unos y otros quieren impedir que la ciudadanía vea como una fuerza útil a quienes trabajan por cambiar realmente la situación. Más de una vez, durante la pasada legislatura, ANV votó junto a UPN en el Ayuntamiento de Pamplona (y lo hemos vuelto a ver en la presente con motivo, por ejemplo, de la dirección del Gayarre). A Bildu no le interesa que se vea que NaBai (buscando el acuerdo con PSN e I-E) es una herramienta útil para un cambio real, para la esperanza en un futuro distinto.

UPN y Bildu se necesitan y darán muestras públicas de su respectivo odio porque es la mejor forma de llamar la atención de los medios de comunicación y del electorado, la mejor manera de lanzar un mensaje sencillo que llegue a las tripas y que oculte a la ciudadanía el hecho de que el cambio no llegará de ese enfrentamiento estéril que cuenta ya con décadas de fracasos para el abertzalismo y el vasquismo navarros, sino del entendimiento y respeto entre diferentes, desde la búsqueda de puntos de encuentro en los problemas reales de la población.

Bildu enarbola ahora el mensaje de la “unidad abertzale” e invita a participar en una nueva coalición a Aralar y PNV (sí, también a ese PNV que si va con otros es despreciable, pero si va con ellos es estupendo). La oferta no se ha dirigido a NaBai porque el objetivo de Bildu en mayo y ahora es destruirla, acabar con la única fuerza que puede hacer que las cosas y la manera de hacer política cambien en Navarra. En mayo Bildu convenció a algunos líderes de EA de Navarra y ahora ha hecho lo mismo con unos pocos (¿dos?) líderes de Aralar de Navarra.

La IAO, Batasuna, representa un proyecto diferente, que responde a una cultura política muy suya (y muy vieja, por cierto), que no está dispuesta a debatir y que simplemente exige a los demás que acepten sus planteamientos y se sumen a su último proyecto con sus condiciones, pasando por el aro. La pregunta es evidente: juntos, ¿para qué? Y la respuesta, aún lo es más. Grandes afirmaciones vacías como las de Urizar de «vamos a ir a Madrid para decirles que queremos dejar de ir» son una muestra clara del para qué de Bildu: para volver a los años 80 y 90 y que nada cambie (salvo quemar a EA y Aralar por el camino); para seguir con políticas antiguas que han dado lugar a muchos momentos históricos, pero sin resultado alguno. Volver a pasar por lo mismo no parece una buena idea, menos aún en esta situación de crisis. Por ello, como decía un amigo hace poco, NaBai (con el nombre que haya que darle ahora) es más necesaria que nunca.

Read Full Post »

[por Mikel Aranburu Zudaire, miembro de Zabaltzen-NaBai. Publicado en Diario de Noticias de Navarra el 18 de septiembre de 2011, http://www.noticiasdenavarra.es/2011/09/18/opinion/cartas-al-director/nabai-hoy-mas-que-nunca]

NABAI no va a desaparecer -tampoco en las próximas elecciones del 20-N- mientras los casi 50.000 votantes del pasado mayo o los más de 60.000 de las últimas generales de 2008 (y esperemos que vayan a más) sigan creyendo en el proyecto que ha representado y representa, dentro de la política navarra, desde hace 8 años. NaBai ha sido y es, sobre todo, un gran movimiento social y ciudadano más allá de la mera suma coyuntural de partidos y ciertos independientes.

El gran reto y el empeño que tenemos algunos/as es que se siga viendo -aunque pueda cambiar la sigla por imperativo legal- que merece la pena confiar en las ideas, las propuestas y el trabajo de las personas que lo han hecho posible hasta hoy, tanto en el Parlamento foral, en buen número de municipios y, desde luego, en Madrid; y que continúan más vigentes que nunca. Muchos son los adversarios e intereses en contra desde todos los lados, y también se han sufrido fuertes rasgones internos en los últimos tiempos, pero el proyecto ha resistido y encontrado su espacio propio, social y electoral gracias a la fuerza imparable de lo que defiende, se empeñe quien se empeñe en desacreditarlo o ignorarlo.

Y no es otra cosa que la lucha con convicción por otra forma de hacer política, por apostar con todas las consecuencias, desde el abertzalismo incluyente y el vasquismo, por solo Navarra y por la Navarra real y plural donde quepamos todos y todas, donde se reconozca y no se olvide nunca a todas las víctimas sin excepción de todas las violencias -las del 36 y las del terrorismo de ETA-, por huir de frentismos trasnochados y estériles, por buscar convivir y construir sociedad y país desde valores y principios transversales, progresistas y de izquierdas, por no querer vencer sino convencer. Por convivir y por respetar siempre las reglas democráticas.

No somos ni malos navarros ni menos vascos, pues hay muchos modos de ser navarro, vasco o español. Solo amamos apasionadamente esta Navarra de identidades varias donde nos gustaría que llegara un cambio profundo en lo político, social, económico y cultural, y que lo creemos no sólo posible sino urgente. Y más en esta época de crisis sintiendo con quienes peor lo están pasando.

Que quede claro que no nos hemos cerrado a nadie, y ojalá llegue ese día en que estemos más y más unidos quienes creemos que otra Navarra es posible. Pero si para algunos no es momento de condenar, ni menos de pedir perdón y empezar la ansiada reconciliación, para muchos de nosotros tampoco es momento de uniones en falso si no se acuerdan unos mínimos, las líneas rojas infranqueables, entre las que sobresale el respeto escrupuloso de todos los Derechos Humanos y la concepción de Navarra como sujeto.

Es la hora de ir sumando extendiendo-zabaltzen estas ideas a cuanta más gente mejor, y para todo ello hace falta, ahora en Madrid, dar continuidad a la voz estable de quien ha representado de verdad no a la Navarra de NaBai, sino a la Navarra de todos y todas sin exclusiones, ésa que soñamos muchos navarros y navarras y por la que vamos a volver a votar con ilusión en noviembre. ¡NaBai, hoy más que nunca!

Read Full Post »

[Por Koldo Martínez, Patxi Leuza y Álvaro Baraibar, miembros de Zabaltzen-NaBai. Publicado en Diario de Noticias de Navarra el 17 de septiembre de 2011, http://www.noticiasdenavarra.es/2011/09/17/opinion/tribuna-abierta/navarra-como-sujeto-y-no-como-objeto]

Cuando el 1 de septiembre Zabaltzen celebró su asamblea constituyente aprobó una breve declaración política con cuatro puntos fundamentales por medio de los cuales quería expresar por qué, para qué y cómo nacía esta Asociación que reúne y organiza a algunos de los independientes de NaBai. El primero de esos cuatro puntos —”Navarra como Sujeto y no como Objeto”— reafirmaba la vocación de Zabaltzen de continuar un trabajo ya iniciado por NaBai a la hora de trabajar por, para y desde Navarra, desde la especificidad y, al mismo tiempo, desde el pluralismo propios de Navarra.

Pero, ¿qué significan y qué suponen esas palabras? Es importante explicarlo porque en la actual coyuntura son precisamente la clave y el elemento diferenciador de Zabaltzen y NaBai frente al resto de fuerzas políticas.

“Navarra como Sujeto” es una afirmación rotunda de democracia. Significa reivindicar el derecho de la ciudadanía navarra a expresar su opinión y a que ésta sea respetada. Significa olvidarnos de todo tipo de apriorismos y esencialismos en los que uno u otro creen saber qué es Navarra y cuál es el camino que Navarra debe seguir, sencillamente porque nosotros penamos que los futuros posibles son muchos y variados, no uno único que nos viene dado por lo que fuimos -o no- en el pasado. Sólo desde la aceptación de la pluralidad de Navarra, de sus varias identidades, se puede pensar en Navarra como Sujeto.

Para el nacionalismo del todo o nada, del conmigo o contra mí, sea del signo que sea (español o vasco), Navarra es poco más que un símbolo, una pieza del puzzle sin la cual la imagen no puede estar completa. Los nacionalismos excluyentes han hecho mucho daño a la Navarra real porque la han tratado como objeto, como ofrenda a causas que se creían superiores, y no como el verdadero sujeto de decisión que es y debe seguir siendo.

Sigue habiendo personas convencidas de que las naciones son sujetos históricos con vida propia al margen de lo que piensen sus ciudadanos. Sigue habiendo quien cree que uno es vasco o español porque sí, de la misma manera que se es rubio o moreno: uno podrá teñirse y camuflarse, pero seguirá siendo lo que es por naturaleza y nada podrá hacer para cambiarlo. Según éstos, la única opción es aceptarse sin más, y si no lo hacemos es porque no sabemos quiénes somos o porque nos negamos a aceptar la verdad. No pueden ser otros los que, desde fuera, nos digan a los navarros lo que tenemos que ser. Pero tampoco podemos ser algunos de nosotros quienes nos erijamos en defensores exclusivos y excluyentes de la Navarra real.

La afirmación de “Navarra como Sujeto” implica también un ejercicio de sinceridad con la ciudadanía a la hora de actuar en política. El sujeto político navarro es un sujeto adulto al que difícilmente se le puede engañar cuando alguien afirma hacer algo por Navarra y en realidad lo está haciendo por su propio interés partidista, por legítimo que sea. En este sentido, no es sincero quien dice defender Navarra y respetar a los navarros y navarras, pero exige nuestra Comunidad a cambio del fin de la violencia, como si la ciudadanía no tuviera nada que decir al respecto. Como tampoco es sincero quien dice defender Navarra, pero se olvida de su régimen foral y su autonomía fiscal como forma de facilitar el camino hacia un cambio de alianzas políticas en Madrid o quiere impedir que los navarros y navarras expresen cuál debe ser su relación con la Comunidad Autónoma Vasca.

La afirmación de Zabaltzen ha sido respondida con el silencio por parte de UPN (no quieren darnos cancha porque es NaBai y no Bildu quien asusta a UPN) y ha suscitado distintas descalificaciones desde las filas de la Izquierda Abertzale Oficial. Se nos ha dicho que nacemos desde la renuncia a Euskal Herria, como una especie de navarrismo de izquierdas más cercano a UPN que al nacionalismo vasco. Son afirmaciones que buscan la descalificación, pero que son totalmente falsas y lo saben. Es Bildu quien se parece realmente a UPN en su manera de entender la cuestión nacional, desde posiciones predemocráticas y desde la ausencia de respeto a lo que significa defender Navarra como Sujeto. Unos y otros, UPN y Bildu, desde su particular visión de una Navarra-objeto ajustada a sus respectivos intereses, buscan el enfrentamiento en lugar del diálogo y la exclusión y marginación del “otro” frente a la integración, y de todo esto ya hemos tenido suficiente en Navarra en estos largos años de invierno democrático.

Como decíamos al inicio, Navarra como Sujeto y no como Objeto es un elemento diferenciador de la propuesta de Zabaltzen y de NaBai, que se reafirma no sólo en el papel, sino en la práctica política, llevando a Madrid la voz de la Navarra real para hacer política real.

Read Full Post »

En más de una ocasión me he referido —más allá de lo que diga, haga y decida ETA— a mi particular decepción por la actitud que ha exhibido la Izquierda Abertzale Oficial sobre la cuestión de la violencia. Y no estoy hablando de la Izquierda Abertzale de los años 80 ó 90, sino a la propia Bildu en este año 2011. La violencia ha impregnado de tal manera las actitudes, las ideas, las posiciones ideológicas, las acciones tácticas, las maneras, las formas y el día a día de la Izquierda Abertzale Oficial que se niegan a aceptar que las cosas pueden no ser como ellos las quieren ver.

Más allá de ETA, la violencia o una cultura de la violencia está muy presente en la IAO. La violencia está, por ejemplo, en no aceptar la legitimidad de los planteamientos de los demás, en descalificar o insultar al que simplemente piensa de manera distinta. Desde el punto de vista de la IAO el sistema, las instituciones y las organizaciones que en él participan son, por naturaleza, impuestas y adolecen de una manifiesta falta de legitimidad. Absolutamente nada en este planeta es democrático y popular hasta que son ellos quienes lo controlan (puede verse ). Es una constante con todo tipo de organizaciones y lo hemos visto en movimientos sociales y también en celebraciones de carácter cultural, político y social a lo largo y ancho de la geografía de nuestro país. Son ellos los que, con su gloriosa presencia, reparten valores democráticos allí por donde pasan, aunque los demás no quieran.

La violencia está también en los insultos, la presión amenazante o las amenazas explícitas a quienes piensan de otro modo o militan en otras organizaciones. Somos muchos los que hemos visto a compañeros y amigos en carteles con el calificativo de “robasillas”, “buitres” y otras lindezas mucho peores, o quienes hemos recibido directamente esas amenazas, en el pasado y hace tan solo unos días.

La violencia está presente en las reiteradas descalificaciones lanzadas en muchos pueblos contra cargos municipales navarros por ser unos “traidores”, “vendidos” y “cobardes” al no “atreverse” a poner la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento. ¿Alguien ha notado un cambio real sobre esta cuestión cuando han gobernado ANV o Bildu, más allá de actos de su particular precampaña como los de Leiza, Alsasua, etc…? Han estado exigiendo a otras fuerzas políticas con dureza y contundencia gestos simbólicos y actitudes de democracia radical y de transparencia a la hora de facilitar información al “pueblo” y ahora, allí donde gobiernan todo lo que era imprescindible para otros ha dejado de ser necesario para ellos.

Pero la violencia está también, desde luego, en pretender obtener algo a cambio de decir que ahora sí, ahora se va a apostar por vías única y exclusivamente políticas. ¿Acaso no es este el punto de partida exigible a todos? La violencia está en exigir a los demás que para que la paz sea posible en nuestra tierra hay que seguir el camino que ellos nos trazan. Cuando la Izquierda Abertzale Oficial decida que quiere hacer política, única y exclusivamente política, sin esas otras violencias que existen más allá de lo que haga ETA, le daremos la bienvenida y buscaremos los puntos que podamos compartir, pero en tanto en cuanto siga actuando de la misma forma que en los años 80 y 90, será difícil colaborar, porque eso ya lo hemos vivido y sabemos a dónde conduce. La cultura de la violencia, de la imposición y la confrontación, del conmigo o contra mí, está muy lejos de la convivencia y el respeto que siempre ha defendido y representado NaBai (en el pasado y también en el futuro).

Read Full Post »

Me ha parecido importante reproducir tal cual la Declaración que Zabaltzen hizo pública el pasado 1 de septiembre, con motivo de la asamblea constituyente de esta Asociación. Concisa, clara y perfectamente asumible por todos aquellos y aquellas que están y han estado en NaBai.

Declaración de la Asamblea de Zabaltzen ante las elecciones generales

Ante las elecciones generales a convocar para el próximo 20 de Noviembre, los independientes de Nafarroa Bai agrupados en ZABALTZEN queremos manifestar públicamente lo siguiente:

  1. Navarra como Sujeto y no como Objeto.- Consideramos a Navarra como sujeto político, y a sus ciudadanos y ciudadanas como los únicos a quienes corresponde decidir su futuro. Así pues, lejos de cualquier esencialismo, también en estas elecciones deben ser Navarra y su ciudadanía el centro de referencia. Una Navarra como Sujeto político real y no como “objeto de políticas fácticas”.
  2. Hoy y ahora Nafarroa Bai es imprescindible.- En los últimos 8 años ha sido Nafarroa Bai la fórmula que ha tenido la mayor capacidad movilizadora e integradora de un espacio electoral amplio y diverso, situado ideológicamente en la izquierda, el vasquismo y el nacionalismo incluyente, para la construcción del Cambio pluralista para Navarra. Y hoy NaBai sigue siendo la fuerza con mayor capacidad integradora y movilizadora de dicho espacio. Por ello hacemos un llamamiento a cuantas formaciones se sitúan en ese espectro, para que se sumen a esta plataforma a fin de hacer frente en estos graves momentos a la derecha depredadora y al socialismo entreguista.
  3. La responsabilidad que asumimos.- Y todo ello para desarrollar en Madrid una política real y responsable que defienda la democracia sin atajos ni trampas, las conquistas sociales conseguidas durante el último siglo, la orientación de la política económica al empleo y la cohesión social; la prevalencia del interés general sobre el particular, y de la política sobre el dinero y “los mercados”; la profundización del autogobierno de Navarra hasta donde quieran mayoritariamente sus ciudadanos; el final de las marginaciones y la exclusión, sea ésta política, cultural, ideológica, identitaria o de género; las ansias de paz y normalización política; y el reconocimiento y reparación a todas las víctimas de las violencias pasadas y presentes que ha tenido que soportar este pueblo.
  4. Nafarroa: convivencia y pluralidad.- Invitamos pues a todas las fuerzas que apostamos por el Cambio político en Navarra a sentarnos en una mesa a fin de consensuar la mejor forma para alcanzar el objetivo de hacer frente a la derecha y poder llevar a Madrid esas reivindicaciones.
  • Hacer visible a la izquierda, el vasquismo y al nacionalismo que aspiran a un Cambio político pluralista en Navarra, respetuoso con sus identidades.
  • Navarra como sujeto político, en la que decide su ciudadanía. Profundización del autogobierno de Navarra hasta donde quieran mayoritariamente sus ciudadanos y ciudadanas.
  • Apuesta radical por los derechos humanos y el reconocimiento sin remilgos de las víctimas de la violencia política: de las de antes y las de ahora.
  • Defensa de las conquistas sociales y políticas tendentes a la cohesión social, la sostenibilidad, la igualdad y el empleo, frente a las políticas de sumisión a los mercados financieros.
  • Impulso a políticas de solidaridad global hacia una nueva cultura del reparto en el mundo.

Zabaltzenen Batzarraren aldarrikapena hauteskunde orokorraren inguruan

Datorren Azaroaren 20ko hauteskunde orokorrak direla eta, Nafarroa Baiko independenteak ZABALTZENen elkarturik ondorengoa publikoki aditzera eman nahi dugu.
  1. Nafarroa Subjektu bezala eta ez Objektu bezala.- Nafarroa subjektu politikotzat dugu, eta bertako herritarrei dagokie bakarrik euren etorkizuna erabakitzea. Horrela, edonolako esentzialismotik urrun, hauteskunde hauetan ere Nafarroa eta nafarrak dira erreferentzia puntua. Benetako subjektu politikoa den Nafarroa eta ez “politika faktikoen objektua”.
  2. Gaur eta orain Nafarroa Bai ezinbestekoa da.– Azken 8 urteetan Nafarroa Bai izan da ideologikoki ezkerrean kokatutako hautes-eremu handi eta anitza, euskaltasuna eta abertzaletasun barnerakorra mugiarazi eta elkartzeko gaitasun handiena izan duen formula, Nafarroan Aldaketa pluralista lortzearren. Eta gaur ere NaBai hautes-eremu hori elkartu eta mugiarazteko gaitasun handiena duen indarra da. Horregatik espektro horretan kokaturiko alderdi politiko zein erakunde orori deia zabaltzen diogu plataforma honetara batzeko, une gogor hauetan eskuin krudel zein sozialismo entregatuari aurre egiteko.
  3. Gure gain hartzen dugun erantzunkizuna.– Eta hori guztia Madrilen politika zintzo eta arduratsua garatzeko; demokrazia, azken mendean lorturiko gizarte lorpenak, ekonomia politikaren ardatza enplegua izatea eta gizarte kohesioa, azpikeria zein iruzurrik gabe defendatuko dituena; onura orokorraren lehentasuna banakoarenaren gainetik, eta politikarena dirua zein “merkatuen” gainetik; Nafarroaren autogobernuan sakontzea bertako herritarren gehienek nahi duten heinean; marjinazio zein bazterketen desagertzea, dela hau politika, kultura, ideologia, identitate edo genero aferengatik; bake eta normalkuntza politiko irrika; eta herri honek iraganean zein gaur egun jasandako bortizkeriaren biktima guztien onarpena eta izen garbiketa.
  4. Nafarroa: elkarbizitza eta aniztasuna.- Nafarroan Aldaketa politikoaren alde egiten dugun indar guztiei proiektu honetara batzeko gonbidapena luzatzen diegu, eskuinari aurre egiteko helburua lortzeko eta Madrilera aldarrikapen horiek eramateko biderik onena adosteko.
  • Nafarroan, bertako identitateei begirunez, Aldaketa pluralista helburutzat duten ezkerra, euskaltasuna eta abertzaletasuna agerian jarri.
  • Nafarroa subjektu politiko bezala, non bere herritarrek erabakitzen duten. Nafarroaren autogobernuan sakontzea bertako herritarren gehienek nahi duten heinean.
  • Giza eskubideen aldeko erabateko apustua eta indarkeria politikoaren biktimen onarpen osoa: iraganekoak eta gaurkoak.
  • Gizarte lorpenen eta giza kohesioaren aldeko politiken, jasangarritasunaren, berdintasunaren eta enpleguaren defentsa finantza merkatuen mendekotasunaren aurrean.
  • Elkartasun globalaren aldeko politiken sustapena munduan banatze kultura berri bat lortzearren.

Read Full Post »

[por Koldo Martínez, miembro de Zabaltzen. Publicado en Diario de Navarra, el 14 de septiembre de 2011]

El argumento esgrimido para impulsar la reforma constitucional ha sido el de la crisis económica y la necesidad de enviar mensajes a los mercados. Sin embargo, a nadie puede escapársele el hecho de que una reforma constitucional, más si cabe en España, trasciende el hecho coyuntural del techo de gasto de las administraciones públicas. Hay otros aspectos de la Carta Magna, y no poco importantes, que deben ser abordados y debatidos y que llevan muchos años de espera por la sencilla razón de que no parecen suscitar, de momento, un nivel de consenso equivalente, en cuanto al número y la representatividad, al de 1978.

Este es el contexto en el que dos partidos, PP y PSOE, han decidido pactar una reforma tramitada por vía de urgencia y sin referéndum, imposibilitando de este modo que la ciudadanía se pronuncie y muestre el grado de apoyo que la misma tiene a nivel de todo el Estado y también, no hay que olvidarlo, en las diferentes Comunidades que componen el Estado español.

Contemplada hacia el exterior, la reforma pactada por PP y PSOE puede transmitir una imagen de firmeza, de un gran pacto entre los dos grandes partidos estatales (siguiendo el ejemplo alemán), representantes de la gran mayoría de los españoles. Sin embargo, contemplada hacia el interior, la reforma supone, como se ha dicho, una quiebra del pacto y consenso constitucionales. Es cierto que PP y PSOE representan sobradamente la mayoría cualificada que legalmente es necesaria para impulsar una reforma constitucional, pero no lo es menos que la configuración territorial y política que estableció la Constitución y que están en la base misma del pacto constitucional reclaman un acuerdo que trascienda Madrid y que integre otras sensibilidades que están presentes y que son mayoritarias en las naciones o nacionalidades que reconoce la propia Carta Magna.

En este sentido, la escenificación del pacto alcanzado por PP y PSOE es muy importante y representa un giro con respecto a la postura mantenida hasta este momento, ya que ellos se han erigido en garantes e intérpretes de la voluntad nacional, excluyendo deliberadamente al resto de fuerzas políticas, emplazándolos a sumarse o no en un segundo momento, una vez que ellos hubieran fijado la ortodoxia del interés general, la voz del sujeto político, del sujeto constitucional. El mensaje a las nacionalidades recogidas en la Constitución, y cuya participación hasta ahora en cualquier reforma constitucional se hacía necesaria, es rotundo.

Siendo así, es importante reflexionar sobre lo ocurrido desde la perspectiva de los territorios forales y, concretamente, desde Navarra, teniendo en cuenta su autonomía fiscal y su régimen foral, ya que, curiosamente, UPN ha sido la única fuerza que se ha sumado al pacto. La postura oficial de Unión del Pueblo Navarro hasta ahora había sido la defensa de la necesidad de pacto entre el Estado y Navarra para cualquier aspecto que afectara a la Comunidad Foral. Sin embargo, este pacto no se ha dado, no ya a nivel jurídico, sino ni tan siquiera a nivel político. Navarra no ha sido ni atendida ni escuchada en ese pacto entre PP y PSOE a pesar de tener un régimen fiscal propio garantizado por el Convenio Económico y el Amejoramiento del Fuero y por la propia Disposición Adicional Primera de la Constitución. El voto favorable de UPN en el Congreso no puede ser entendido como una incorporación voluntaria de Navarra al nuevo pacto constitucional, ni tan siquiera aunque UPN haya cometido la torpeza, como tantas veces, de creer que es la única y verdadera voz de Navarra.

¿Cómo puede, por tanto, entenderse el apoyo de UPN a esta reforma constitucional que, en otras circunstancias, habría sido catalogada como un contrafuero y una injerencia en la autonomía navarra? El apoyo de UPN representa un espaldarazo a la España Uniforme, tan innecesario numéricamente como clarificador de su concepción de la relación de Navarra con el Estado. UPN está preparando el camino de un futuro entendimiento con el PP cuando los populares ganen las elecciones del 20-N y los regionalistas necesiten de Madrid, gobernado no por los socialistas, sino por los populares. UPN, por tanto, ha apoyado una reforma constitucional que afecta seriamente a la autonomía fiscal y foral de Navarra por intereses puramente partidistas. UPN, en definitiva, vuelve a demostrarnos que sigue pensando en Navarra no como sujeto, sino como objeto.

Estatua de los FuerosEs, por otro lado, llamativo el silencio de los regionalistas, populares y socialistas navarros ante una reforma constitucional que afecta seriamente a Navarra y a un régimen foral que afirman defender. Es curioso ver cómo la única voz que se ha podido escuchar en defensa del Convenio Económico y de la autonomía fiscal navarra ha sido la de Uxue Barkos, la de Nafarroa Bai. La única voz que ha reivindicado a Navarra como Sujeto político, y la única voz que ha calificado el proceso como “contrafuero”. Y es curioso precisamente porque el gran argumento regionalista a la hora de justificar el pacto entre UPN y PSN ha sido siempre el de evitar que los nacionalistas llegaran al poder porque ello supondría el final del régimen foral navarro.

UPN, que nació pidiendo el NO a la Constitución, ha sido, sorprendentemente, la única fuerza que ha apoyado una reforma pactada sólo por PSOE y PP, conformando un nuevo consenso constitucional de lo más particular. Y lo ha hecho, olvidándose de defender el Convenio y, en definitiva, el régimen foral navarro.

Read Full Post »

Puede parecer muy melodramático pero el 3 de septiembre la militancia de Aralar rubricó el primer paso hacia el fin de esta formación política. Hace diez años un grupo de personas, que constituían una corriente de opinión dentro de Batasuna, dieron el atrevido paso de crear este partido. Ilusionaron a otras personas que se comprometieron con la propuesta y consiguieron el respaldo de importantes sectores ya que era la primera vez que una opción abertzale y de izquierdas hacía una puesta seria y realista de ruptura con las estrategias violentas y vanguardistas.
Esa acción política ha tenido sus altibajos y ha cometido errores, algunos de ellos fruto de su implantación descompensada en la CAV y en Navarra. Personas con más capacidad de análisis aportarán los estudios que lo expliquen, pero mi opinión es que en esta situación ha tenido mucho que ver la poca capacidad que ha habido en Euskadi de construir una opción política propia ya que continuamente se ha mirado qué hacía la Izquierda Abertzale Oficial, pero también a las desacertadas coaliciones electorales con Ezker Batua, Zutik y EA, que buscaban más disimular la debilidad que ofertar una propuesta política seria ante el electorado.
Por el contrario, en Navarra ha habido más acierto y la muestra de ello es Nabai. Otra apuesta arriesgada ya que supuso que cuatro partidos políticos de línea política diferente colaboraran en construir un proyecto conjunto que ilusionó a tanta gente que la convirtió en la segunda fuerza política de Navarra en 2007. Tan solo el miedo del PSN, y sus intereses mundanos, impidieron que se produjera un cambio institucional que iniciara el cambio político que muchas personas demandan en Navarra. Se podrá alegar que la Izquierda Abertzale Oficial estaba ilegalizada y por tanto el electorado afín a esta opción política pudo votar a Nabai. Pero tan innegable como que esto sucedió es que Nabai ha sido la opción de corte abertzale que más apoyo ha recabado en las últimas elecciones autonómicas aguantando la incomprensible salida de EA y la más entendible de Batzarre.
Y precisamente esta coyuntura política es la que hace poco entendible la decisión tomada por la asamblea de afiliados de Aralar de presentarse a las elecciones de España con los partidos que forman parte de Bildu en un intento de salvar al partido en la Comunidad Autónoma. Porque por primera vez no se ha arriesgado sino que se ha apostado por volver a estrategias del pasado. Seguramente conseguirán que el número de votos a Bildu incremente, y puede que el dirigente que en la asamblea de Aralar defendió que la presencia de este partido será un garante para el cumplimiento del Acuerdo de Gernika se lo crea pero el desconcierto de la militancia de Navarra y de muchas personas que confiaron en la propuesta para mayo es evidente, por mucho que se quiera ocultar acusando a PNV o a los independientes.
Retomo una idea que estuvo presente en la asamblea. El cada vez más cercano fin de ETA y la cada vez más creíble apuesta de la Izquierda Abertzale Oficial por la utilización exclusiva de vías políticas van a traer una nueva composición del nacionalismo vasco. Pero no hay que confundir lo que posiblemente sucederá con que ya esté pasando. Los tiempos en política son importantes y precipitarse puede ser un error. Nos encontramos ante una propuesta política que defiende la participación en el Congreso sólo en temas que “afecten al pueblo vasco”, que diluye los diferentes ámbitos de decisión y que prioriza la construcción de frentismos en lugar de opciones políticas innovadoras y con verdaderas propuestas para construir y no para vencer. Y todo suena a rancio y manido.
Una propuesta como esta cierra el círculo del proceso iniciado en el ámbito sociológico que se identifica con posiciones abertzales y de izquierdas en lugar de abrir las puertas a un cambio constructivo y con futuro. Somos muchos los que creemos que hay que seguir firme en la apuesta por una izquierda abertzale civil y abierta y estamos convencidos que esa apuesta no es volver a “la casa del padre”. La experiencia nos ha mostrado que no ha sido posible renovarla desde dentro y la actualidad nos muestra que aún no están lo suficientemente maduros para sumar y abrirse. Porque integrarse en una opción política en la que participe la Izquierda Abertzale Oficial aferrada a fórmulas del pasado solo traerá consigo la asimilación.
¿Será Zabaltzen la llave que permita que siga abierta la puerta al cambio político?

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: