Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 mayo 2010

Resulta un debate recurrente si todos los servicios deben ser públicos o si algunos pueden ser gestionados privadamente, al que en estos últimos años se ha añadido la gestión indirecta por medio de la cual las administraciones públicas contratan empresas que gestionan de manera indirecta esos servicios públicos.

Hace pocos días en una reunión en la que estuve presente, una persona hizo una declaración universal sobre la Escuela Pública, el modelo D y la aconfesionalidad que primero me dejó perplejo, porque parecía que yo como padre de ikastola estaba poniendo en peligro ese principio fundamental y que luego me llevó a pensar si esa persona estaba en lo cierto.

En un primer momento de la reflexión concluí que ese compañero tenía razón, una persona de izquierdas, comprometida y ciudadana de Euskal Herria debe comprometerse con la Escuela Pública, en Euskera y Aconfesional, así con mayúsculas.

La imprudencia me hizo ir más allá en la reflexión y se me ocurrió mirar los tipos de enseñanza que tenemos en nuestra Comunidad. Existen dos: los colegios públicos y la enseñanza concertada.

Los colegios públicos los gestiona directamente la administración, el profesorado es funcionario (salvo los interinos, claro); los padres y madres dejan a sus hijos en el colegio y tienen una cierta representación en el Consejo Escolar y por medio de la APYMA pueden organizan extraescolares y el comedor. Existe oferta en euskera en las zonas vascófona y mixta de Navarra y la religión católica es optativa.

La enseñanza concertada no es gestionada por la Administración, que financia el costo del profesorado. Existen centros que dependen de entidades religiosas, de empresas, de cooperativas de profesores, de cooperativas de padres… En unos el ideario lo establecen los propietarios y el peso de los padres es muy reducido, mientras que en otros parte de la iniciativa social de padres con lo que su participación es más significativa. Unos centros enseñan en euskera, las ikastolas, y la religión católica es optativa.

Si miramos lo que algunos llaman Escuela Pública podremos observar que todo el peso de la gestión, la planificación y los criterios didácticos pasan por el profesorado, la inspección y los responsables del Departamento de Educación. El peso de los padres en las decisiones de carácter organizativo como calendario, horarios, etc es insignificante y esa organización siempre se ajusta al criterio del profesorado. Aunque es innegable la importancia de los padres y madres en la implantación del modelo D en esta red educativa, tampoco se puede negar que es a pesar de los responsables educativos actuales que están continuamente poniendo dificultades y trabas y que en la actualidad están impulsando el TIL en inglés para debilitar al modelo D. Y eso también forma parte de esa Escuela Pública, que mirada más de cerca, y fuera de posturas a priori, pierde mucho lustro y contenido de lo que desde posiciones de izquierda se defiende como público. La espléndida fiesta organizada por Sortzen-Ikasbatuaz este domingo muestra por un lado la vitalidad de la enseñanza pública en euskera y por otra la actitud de los gobernantes hacia el euskera. El compromiso del profesorado y de los padres y madres es más necesario que nunca.

Si miramos la enseñanza concertada vemos que no es algo uniforme. Existen centros con un ideario religioso o clasista y existen otros de ideario más social y progresista. Las decisiones se toman en los mismos órganos que en los colegios públicos y en aplicación de la misma normativa, pero el margen de acción permite acercarse más a los criterios de los padres que en los colegios públicos. Un factor, y no pequeño precisamente, que diferencia la enseñanza concertada de la pública, en la mayoría de los casos, es el nivel económico, ya que muchas familias que optarían por la red concertada no pueden afrontar gastos de transporte, comedor y funcionamiento. Evidentemente, también hay criterios ideológicos a la hora de elegir un centro, otro o la red pública.

Y con estas mimbres es con las que nos toca elaborar el cesto a día de hoy. Lo cierto es que para los padres, que pintan lo que pintan en el proceso educativo de sus hijos, el momento determinante es el de la elección de centro. Y en ese momento lo que hacen es ir al mercado y elegir lo que se ajusta a sus planteamientos ideológicos, necesidades y posibilidades.

A estas alturas del siglo XXI resulta infantil confundir esa Escuela Pública aconfesional y euskaldun que muchos defendemos con un sistema educativo público funcionarizado y dependiente de una Administración ideologizada, con muchos aspectos positivos, sin duda, y con alguna que otra sombra. Tan infantil como pensar que los centros de iniciativa social en euskera puedan ser la panacea de la buena gestión y puedan ser tomados como modelo. No creo que la solución esté en optar por uno u otro modelo, ya que probablemente el mejor modelo debería tener algo de los dos sistemas.

Un dato preocupante y para reflexiones más sesudas, ¿a qué se debe que los centros públicos sean vistos por muchos padres y madres como una opción cuando no queda otro remedio, pero que si fuera por ellos elegirían un centro concertado? No creo que se deba únicamente a un buen marketing o a la emigración. Puede que tenga más que ver con que los padres quieren lo mejor para sus hijos e hijas y piensen que en los colegios públicos no se les escucha con la atención debida. Otra cosa es que luego acierten en esa elección.

Read Full Post »

Ante las medidas de recorte del 5 % de media a los funcionarios entro a una dependencia pública a tramitar mi tarjeta de desempleo y el funcionario de la mesa interrumpe la lectura del periódico y dice “Pues si me bajan el sueldo un 5 %, trabajaré un 5% menos”. Pienso para mis adentros que alguno tendrá que sudar mucho para conseguir trabajar menos.
Esa es la imagen que tenemos los funcionarios en general ante la sociedad. Injusta a todas luces. No creo que el absentismo o el escaqueo sea superior al que se produce en otros sectores del trabajo. Y sí creo que mucha de la mala imagen del funcionario es en realidad consecuencia de la mala gestión que se realiza. Y los responsables de la gestión no son los funcionarios sino los políticos y toda esa Pléyade de cargos de libre designación y empresas públicas surgidas para enchufar y crear clientelas que vivan del dinero público. Es responsabilidad de todos defender unos servicios públicos de calidad. Pero los gestores actuales han hecho justamente lo contrario.
Está claro que los trabajadores no somos responsables de la crisis actual y que los Estados no defienden a la ciudadanía. Se dedican a defender a los negociantes y banqueros. Desconozco si las medidas que nos va a aplicar este gobierno “socialista”, es un decir lo de socialista, van a solucionar la crisis, aunque me da que no.
Pero visto todo lo que está cayendo alrededor (paro galopante, EREs, cierre de empresas, recortes salariales…) no parece que los funcionarios pudieran librarse de este aguacero.
No es plato del gusto, sobretodo cuando ves que los ricos siguen aumentado los beneficios y que los responsables de esta crisis siguen pidiendo más privilegios para ellos y más caña para los trabajadores. Yo me apunto a luchar por cambiar las cargas de la crisis. Pero no comparto esta huelga, porque vuelve a ser una convocatoria más centrada en el protagonismo sindical que en defender los derechos de los trabajadores. Con todo lo que está cayendo, resulta que se convoca a una huelga de los empleados de administraciones cuando tocan el sueldo (esa es la imagen que se da) pero no se han escuchado muchas protestas ante recortes en los contratos o ante un incremento brutal del paro. Eso, que no pillaba tan cerca, no parecía suficiente para una huelga general. Todos tenemos claro que el modelo económico está agotado, pero había razones para movilizarse antes y no cuando les han tocado el sueldo.
El 25 de mayo convoca la huelga la mayoría sindical de Euskal Herria. Tengo mis dudas en que sean la mayoría sindical de nuestro país, y parece que vuelven a confundir Euskadi con Euskal Herria, con lo que dejan a los trabajadores vascos no residentes en Euskadi en una situación de huelga testimonial. Pero es que además, la huelga parece más una huelga política que una huelga de trabajadores.
El día 8 de junio convoca la huelga la mayoría sindical de España y de Navarra. ¿cómo unirse a una huelga convocada por los sindicatos que han recibido, junto con empresarios, la medalla de oro de Navarra, medalla entregada por el presidente Sanz, que es quién da por buena la rebaja salarial? Unos sindicatos que en la administración y las empresas prefieren firmar lo que sea para garantizar su financiación no están legitimados para convocar a la huelga. Antes deben renunciar a tanta subvención y a tanto clientelismo.
Pero esta postura de no huelga puede dar a entender que se está de acuerdo con lo que Zapatero quiere hacer. Nada más lejos de la realidad. Por eso los trabajadores, empezando por los funcionarios, debemos lanzar un mensaje claro a los sindicatos. Que vean que las convocatorias de huelga son un fracaso rotundo para que se espabilen y empiecen a defender de verdad los derechos de los trabajadores.
Es necesario cambiar el modelo económico. El capitalismo está agotado y las personas no podemos permitir un capitalismo tan feroz, que es dirigido desde unas multinacionales globalizadas que funcionan de una manera cada vez más independiente de los controles políticos y sociales, impere a sus anchas. Los gobiernos y los sindicatos, y los partidos están cautivos en este sistema, así que corresponde a la ciudadanía sacudir los cimientos. ¿una utopía, una ingenuidad? Tal vez, pero las otras propuestas que he visto son poco efectivas, o peor aún, perpetúan una situación nada positiva para los trabajadores.

Read Full Post »

Democracia y popular son dos conceptos muy queridos por la Izquierda Abertzale Oficial, pero es evidente que lo que ellos entienden cuando los mencionan en su discurso político poco o nada tienen que ver con lo que interpretamos los demás. Es más, me atrevería a decir que poco o nada tienen que ver con ninguno de los distintos significados de esas palabras.

Son y han sido constantes las denuncias de Batasuna al sistema político vigente despreciándolo como un sistema antidemocrático o que no garantiza ni tan siquiera las reglas básicas de una democracia. Cuando lo hacen no se refieren exclusivamente a la reciente Ley de Partidos y a su ilegalización. Las denuncias vienen de antiguo, de tiempos de la transición y responden fundamentalmente al hecho de que su particular proyecto político no fuera aceptado por la mayoría de la sociedad y la clase política.

Para la Izquierda Abertzale Oficial nada que sea distinto de lo que ellos defienden y propugnan puede ser realmente democrático. Ellos, vanguardia del pueblo vasco (aunque nunca hayan preguntado al pueblo vasco si quiere que ellos sean su vanguardia) tienen la propiedad exclusiva de una suerte de label de calidad que da el visto bueno de lo que es democrático o no.

Ellos creen ser los únicos que tienen las claves necesarias para interpretar la verdadera voluntad del pueblo vasco y cuando esa supuesta voluntad no es aceptada por todos los demás como si de una verdad suprema y revelada se tratara nada de lo que resulte podrá ser democrático. La Democracia no es para ellos el libre ejercicio y desarrollo de la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, sino la recta, constante y unidireccional manifestación de esa extraña, oculta y hasta cabalística voluntad vasca que sólo ellos conocen. E, insisto, estas críticas al sistema no tienen nada que ver con la actual situación, ya que cuando podían presentarse a las elecciones (y decidían participar o no según les vienera en gana) también decían lo mismo.

Algo parecido ocurre cuando hablan de lo popular, de los movimientos populares o de las iniciativas populares, etc. Para que algo sea popular el requisito fundamental no es que responda a las preocupaciones de un sector importante o mayoritario de la sociedad; tampoco lo es que sea algo querido o impulsado por sectores desfavorecidos (populares) de la sociedad; desde su punto de vista, algo es popular única y exclusivamente cuando ellos están presentes y con su presencia lo hacen popular o, mejor dicho, cuando ellos son los que lo controlan. En el mismo momento en que pierden el control de una organización, actividad, propuesta o movimiento, éste deja de ser popular para convertirse en una parte más del sistema contra el que hay que luchar.

En definitiva, la Izquierda Abertzale Oficial sigue inmersa en el universo simbólico y en la cultura política antidemocrática de las llamadas “democracias populares” que eran democráticas y populares porque así lo había decidido una pequeña minoría (que se veía a sí misma como la vanguardia, aunque tampoco preguntara nunca al respecto) ejerciendo toda la violencia tanto verbal como física que fuese necesaria contra quien se le ocurriera opinar de forma distinta.

Es triste y lamentable que alguien tenga tan poca capacidad de autocrítica como para seguir los pasos de las grandes dictaduras comunistas y todavía es peor que sigan engañando a quien conoce la violenta historia del siglo XX. Esperemos que nadie esté pensando en ellos a la hora de conformar una alternativa, ya que si alguien ataca el derecho a decidir esa es precisamente la Izquierda Abertzale Oficial.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: