Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Maiorga Ramírez’

20090610_resaca_electoralParece que a algunas personas el resultado de las elecciones les ha sorprendido, concretamente el número de votos cosechados por la izquierda abertzale oficial. Así es como interpreto yo al menos las palabras de Patxi López cuando ha afirmado que “desgraciadamente, ese mundo del abertzalismo radical sigue teniendo su fuerza”. ¿Y qué se esperaba, que una opción política desapareciera simplemente porque no le gusta? Lo que hay que lamentar no es que sigan teniendo fuerza (aunque no es más de la que ya se había ido manifestando durante las últimas elecciones), sino que sigan sin condenar la violencia y sin desmarcarse de ETA. Mientras continúen en esa posición política seguirán siendo una alternativa irreal y que no lleva a ninguna parte, como ya he dicho en alguna otra ocasión.

Otros, dentro de UPN, discrepan a la hora de valorar los resultados del PPN. Mientras Miguel Sanz (el pasado de UPN) cree que el electorado navarro los ha castigado, Yolanda Barcina (el futuro de UPN) considera que el sector mayoritario de su partido ha optado por el PPN. Y es verdad. La diferencia tal vez estribe en que para Miguel Sanz el PPN es un rival político en futuras citas electorales, mientras que Yolanda Barcina no termina de ver a los populares como rivales, sino como compañeros de viaje.

Las fuerzas políticas integrantes de NaBai también han hecho balance de los resultados y han aceptado, algunos con más claridad que otros, que no eran los deseables. Todos menos Batzarre, siempre especiales ellos, concurrieron a las elecciones y todos han conseguido representación en el Parlamento europeo, pero los votos cosechados en Navarra no han sido lo que hubiera cabido esperar.

Probablemente sea cierto, como ha comentado Maiorga Ramírez, que los resultados en Navarra hubieran sido considerablemente mejores si NaBai hubiera concurrido, pero también lo es (y Maiorga lo sabe) que era imposible que NaBai se presentase como tal a las elecciones. Es más, no eran las elecciones de NaBai y de poco hubiera servido que se presentara sin llegar a acuerdos con otras formaciones más allá de las fronteras de Euskal Herria. Nuestro objetivo no era el de contar votos, como II-SP, sino hacer política real.

Efectivamente, la marca electoral de éxito en Navarra es NaBai, no las siglas políticas de los partidos que la componen. Esa conclusión resulta fácil a la vista de los resultados del 7-J. Si alguien está pensando en medir sus fuerzas por separado ya sabe lo que le espera, además de destruir el proyecto nacionalista vasco en Navarra por lo menos para una generación completa, dejando a nuestra Comunidad en manos del navarrismo.

A Maiorga le parecerá que citar a NaBai y soltar un “ya os lo dije”, como los niños, le da puntos. Es muy fácil decir que uno quiere lo imposible, conformarse con lo que tiene y lamentarse después de que otros no le dejaran hacer lo que no se podía hacer. Es fácil, pero muy triste y hasta patético. Habrá, en otros lugares, quien quiera hacer autocrítica y en un ejercicio muy propio de la izquierda se flagele públicamente durante semanas o meses, hasta encontrar otro motivo para seguir haciéndolo. Tampoco es la vía, me parece a mí.

La política es el arte de lo posible y NaBai no era posible en estas elecciones. Sin embargo, está claro que NaBai es lo posible, lo deseable, lo necesario y lo que demanda una parte muy importante de la sociedad para cambiar las viciadas bases sobre las que el navarrismo ha construido la actual Navarra. Insisto, dejémonos de chiquilladas y pongámonos a ello de verdad. Hay tiempo, pero pasa muy rápido y ya hemos perdido dos años.

Anuncios

Read Full Post »

20090609_elec_europeasLas elecciones del 7-J han dado unos resultados esperados tanto en el Estado como en Euskal Herria. La desmovilización general ha posibilitado que la movilización de la izquierda abertzale oficial les dé la oportunidad de sacar pecho. Necesitaban hacer caja y ver cuál era su fuerza de cara al proceso que quieren liderar en otoño y las europeas eran la mejor de las oportunidades para hacerlo. Eran los comicios en los que mejor podían salir en la foto.

En Navarra II-SP ha sido la tercera fuerza, con casi 23.000 votos, por delante de Europa de los Pueblos (donde estaban integradas Aralar y EA). Los resultados ya los han aprovechado algunos para soltar perlas como que “Nafarroa vuelve a su ser tras la distorsión del apartheid y NaBai”. En pleno subidón de adrenalina hay quien ya ve temblar las estructuras del poder navarro e interpreta el resultado de II-SP como “un claro motivo de alarma para UPN y PSN”. Seguro que socialistas y regionalistas se partieron de la risa al leerlo. Pero aún hay más. El autor del análisis publicado en Gara directamente se alegra de la supuesta derrota de las fuerzas integrantes de NaBai y de la victoria de Barcina y de la izquierda abertzale oficial: “El paso por las urnas deja dos ganadores rotundos —Yolanda Barcina y la izquierda abertzale— y un derrotado que en realidad son cuatro —los partidos que integran Nafarroa Bai—” . Que yo recuerde UPN no se presentaba a las elecciones y la izquierda abertzale oficial no ha conseguido europarlamentario, pero ya se sabe que en unas elecciones todos ganan. No es sino otro ejemplo más de cómo los extremos se tocan y se retroalimentan. ¿Y estos son los “amigos” que nos proponen un polo soberanista?

Es más que evidente, por otro lado, que los resultados cosechados por Aralar, EA y PNV no han sido los deseables ni en la CAV ni en Navarra. No eran nuestras elecciones, dirán algunos. Entre unos y otros hemos conseguido 3 eurodiputados, dirán otros. Y ambas afirmaciones son verdad. Pero lo que es cierto, por encima de todo, es que NaBai se ha convertido ya en una marca electoral de éxito, mientras que acudir a una contienda electoral como partidos, por separado, es la mejor garantía de llevarse un buen revolcón.

La izquierda abertzale oficial sabe lo que hace. Para abordar el próximo curso político, una vez pasado el verano y completado el proceso de reflexión irreflexiva de algunos, necesitaban saber cuál era su peso. Las elecciones europeas eran el mejor escenario posible. Unos comicios en los que el resto de fuerzas iban a tener unos resultados muy por debajo de los habituales por la escasa movilización de sus votantes y, frente a ello, la posibilidad para la izquierda abertzale oficial, tras varios años, de acudir a las urnas para algo que no fuese el voto nulo. Hay quien incluso soñó con lograr un europarlamentario…

Extrapolar los resultados de unas elecciones europeas a otros escenarios es un ejercicio falso, vacío y, sobre todo, muy interesado. La izquierda abertzale oficial sabe perfectamente que han movilizado lo que hay y lo que son (incluso más de lo que son). Ha votado menos del 45% de la población y saben que del 30 o 35% más que suele votar en unas elecciones locales o forales, ninguno es suyo. Estas elecciones han demostrado también que Navarra es lo que es y que la izquierda abertzale oficial ya no es lo que era. El referente del abertzalismo en Navarra no es otro que NaBai, un proyecto ilusionante que Aralar, EA, PNV y Batzarre tienen menos de dos años para estructurar como es debido. A ver si no nos perdemos en discusiones de patio de colegio.

La izquierda abertzale oficial sigue siendo una alternativa irreal y estéril que utiliza las citas electorales no para hacer política de verdad, para solucionar los problemas concretos y reales de la población, sino para solucionar sus propios problemas. Estas elecciones son otro ejemplo. Poco les importaba lo que pudiera estar en juego el 7-J porque su objetivo era otro: contar. A ver si esta vez no se pierden en el recuento y no pretenden erigirse en representantes del pueblo vasco, sino tan solo de los que les han votado.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: