Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘EITB’

20090607_mapa_tiempoDesde hace ya muchos años el mapa de tiempo de EiTB ha provocado airadas protestas por parte de algunos sectores políticos en Navarra. La polémica no se ha centrado en el punto de vista de las predicciones o en el discurso acerca de la evolución del tiempo, que en ocasiones parece como si se hicieran más pensando en la costa que en el interior, sino que se ha debido a la aparición en dicho mapa de la Comunidad Foral de Navarra.

La presencia de Navarra en los símbolos de Euskadi ha sido una constante histórica desde la transición. Navarra no se integraría finalmente en la CAV pero las puertas permanecerían política, jurídica y simbólicamente abiertas. El navarrismo, más preocupado por afirmar la navarridad frente a y contra lo vasco, ha ido planteando la batalla en los tres frentes. En lo político, el pulso navarrista provocado por el nacimiento de UPN en 1978, así como el giro socialista hacia posiciones navarristas y la reacción de la sociedad navarra frente a la violencia terrorista han tenido mucho que ver (junto a otros muchos factores) en la actual configuración política de Navarra. En lo jurídico, cada vez se oyen más voces, tanto en UPN, como en el PP (y hasta en el PSN), favorables a la eliminación de la Disposición Transitoria Cuarta y a favor de un blindaje foral frente al posible ascenso del nacionalismo vasco y el vasquismo en Navarra. En lo simbólico, el navarrismo forzó la retirada de las cadenas del Laurak bat, el escudo de CAV, en 1985 y ha aprobado una Ley de Símbolos en 2003 cuyo único objetivo era sacar a la ikurriña del espacio público navarro. La llegada a la Lehendakaritza de un socialista hizo creer a los navarristas (acostumbrados a identificar socialista con un dócil navarrista o nacionalista español) que se abría el camino para dar un paso más: la retirada de Navarra del mapa del tiempo de EiTB.

Sin embargo, la perspectiva en la CAV es ligeramente distinta. Parece que la decisión de los socialistas vascos con respecto al mapa del tiempo va a ser la de no quitar a nadie, sino sumar a más Comunidades. Así, el mapa del tiempo incluiría a la CAV, Navarra, La Rioja, Cantabria y Burgos. Podría parecer que se trata del sueño socialista de una Gran Euskadi en la que las reivindicaciones de la territorialidad no se limitasen a Navarra, sino también a otros territorios que pertenecieron en algunos momentos de la historia al antiguo reino de Navarra y a otros, “conquistados” por los vascos en tiempos más recientes (Castro-Urdiales y, por extensión, toda Cantabria).

Pero no, la Lehendakaritza no tiene el efecto de “La máscara” y Patxi López no se ha convertido en un ultranacionalista. El porqué es mucho más prosaico: López está preocupado por informar a sus ciudadanos acerca del tiempo en sus lugares de destino dominguero: “Me preguntan: ¿va a quitar Navarra? No, pues me gustaría poner La Rioja y Cantabria y Burgos, que es donde se van los vascos a pasar el fin de semana, y les gustará saber qué tiempo hace” (El País, 17 de mayo de 2009).

Hay varios temas sensibles en los que parece que Patxi López es consciente de no contar con el apoyo mayoritario de la sociedad vasca (nacionalista o filonacionalista) y no quiere, no puede o no se atreve a tomar decisiones impopulares. Sacar a Navarra del mapa del tiempo de EiTB es, sin lugar a dudas, uno de estos temas sensibles. La decisión de Patxi López es la de tratar de contentar a UPN, PP y PSN diluyendo la trascendencia de la presencia navarra al incluir a otras provincias limítrofes. No es algo nuevo. Durante los debates del Amejoramiento, se utilizó la misma estrategia al redactar el art. 70, que regulaba la posibilidad de establecer convenios y acuerdos con la CAV, añadiendo coletillas como “y con las demás Comunidades Autónomas limítrofes”.

Negar los especiales vínculos que unen a la CAV con Navarra es negar una evidencia. Vínculos de carácter familiar, sociológico, económico, pero también histórico, cultural e identitario son cuantitativa y cualitativamente distintos entre Navarra y la CAV o entre Navarra y cualquier otra comunidad limítrofe. La presencia de Navarra en el mapa del tiempo de EiTB puede ser considerado como una injerencia inadmisible por parte del navarrismo, pero la retirada será tomada como un agravio por una parte de la sociedad navarra (minoritaria, pero real) y por la mayor parte de la sociedad vasca. Habrá otros navarros, además, menos preocupados por cuestiones identitarias y que lamentarían no disponer de esa información para contrastarla con la que dan las televisiones estatales y hacerse una idea más plausible de lo que puede pasar con el tiempo en su lugar de residencia. Y es que para esto es para lo que sirve el mapa del tiempo, ¿no?

Read Full Post »

Como asiduo oyente de las cadenas de radio pertenecientes al grupo EITB, especialmente Radio Euskadi y Euskadi Irratia, así como espectador de ETB1 y ETB2, confieso estar preocupado por el previsible cambio de orientación que el nuevo Gobierno Vasco va a dar a dicho grupo de información. Si atendemos a las palabras de Antonio Basagoiti –que hasta la fecha ha demostrado ser un perfecto portavoz del Gobierno Vasco, por lo acertado de sus profecías- una de las actuaciones más relevantes del futuro Ejecutivo vasco será la reestructuración de los medios de comunicación públicos, en una línea marcadamente restrictiva de la pluralidad. Dejando a un lado el omnipresente tema del mapa del tiempo (a pesar de su importancia simbólica), lo que más me preocupa de sus manifestaciones es la intención de restringir la posibilidad de expresarse a distintos sectores de la sociedad. Así, ya han anunciado que las personas cercanas a la izquierda abertzale histórica no deberían ser entrevistadas, porque “dan publicidad y legitiman a ETA”, y supongo que a continuación vendrán los tertulianos de similar tendencia ideológica. Lo que no sabemos es dónde acabaría esta línea de recortes. ¿Se quedará en los tradicionales líderes de Batasuna? ¿Incluirá a los miembros del sindicato LAB, autoincluidos en la izquierda abertzale desde hace años? ¿Quizás en la censura a aquellos que promueven la “subversión del orden constitucional”? Viniendo de un partido que aprobó una ley para que quien promoviera referéndums “ilegales” acabara en la cárcel ó que cerró varios medios de comunicación sin que hasta la fecha se haya demostrado motivo alguno, cualquier cosa es posible…

Uno de los aspectos que más he valorado tradicionalmente del grupo EITB, en relación a la información y análisis políticos, ha sido precisamente el de la pluralidad que ofrecen, en contraste con otros medios de comunicación públicos, para los que a menudo no existe más realidad social y política que la de los dos grandes partidos españoles, PSOE y PP, incluso cuando se tratan temas y espacios en los que estos partidos son minoritarios, como Cataluña y Euskadi. En mi opinión, tanto en las entrevistas a líderes políticos, sindicales ó empresariales como en los posteriores espacios de opinión y análisis, el grupo EITB muestra un respeto a la diversidad de Euskadi, estando normalmente representados todos los espectros ideológicos existentes. Naturalmente, cada cual podrá pensar que la “línea editorial” de este medio de comunicación no coincide con la suya, ó que ésta está infrarrepresentada, y probablemente tendrá gran parte de razón, pero el señor Basagoiti no va en esa línea de ampliación de derechos informativos, sino en la contraria de restricción. En lugar de traer dos sillas más, quitamos una.

Dicen que la calidad de una democracia se mide en función de cómo las mayorías traten a las minorías, y en el caso de Navarra salta a la vista que no sacaríamos muy buena nota. Ahora falta ver cómo, en la CAV, las minorías sociales que ocasionalmente se han hecho con el poder tratan a las mayorías. Por eso es tan importante el trato que los nuevos regidores de Euskadi vayan a dar, desde EITB, a sus oyentes y espectadores. Como navarro gobernado desde hace muchos años por un gobierno UPN-PP-PSOE, me temo conocer las consecuencias de una mayoría parlamentaria de estos partidos: si atendemos a la marginación que sufren los sindicatos nacionalistas en Navarra en sus tratos con el Gobierno (a pesar de que, no lo olvidemos, representan a uno de cada tres trabajadores, siendo su implantación mayoritaria en numerosas empresas), la prohibición de la adquisición en diversas bibliotecas públicas de determinados medios de comunicación no afines a los mencionados partidos (Gara y Berria) ó la gestión excluyente de Yolanda Barcina, podemos observar que el fomento de la pluralidad no es uno de sus principales objetivos. Esperemos que, en Euskadi, la realidad social del país les impida ver realizado su indisimulado deseo de privar a una parte sustancial del mismo de su derecho a una información libre y veraz.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: