Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 junio 2010

El pasado domingo EA y Batasuna firmaron e hicieron público su acuerdo, una propuesta que en un inicio se dio a conocer como el polo soberanista.

Aunque Batasuna afirma que el acuerdo con EA “rompe por dos la estrategia del Estado español”, queriéndonos hacer creer que el objetivo que persigue es defender al pueblo vasco de las agresiones del Estado español, lo cierto es que el objetivo de la Izquierda Abertzale Oficial es otro bien distinto. Es a otros a quien quiere “romper por dos”.

El objetivo real de Batasuna es doble, a mi modo de ver. El primero, recuperar el protagonismo perdido en la política vasca, atrayendo sobre sí los focos del espacio público y las miradas curiosas y esperanzadas (eternamente esperanzadas) del electorado vasco con una ligera posibilidad del fin de la violencia y la construcción de un movimiento “nuevo” e “histórico” (otra vez más) que traerá la democracia y la libertad (las suyas) a Euskalherria. El segundo objetivo es acabar definitivamente con EA y frenar y hacer todo el daño posible a Aralar en la CAV y a Nafarroa Bai en Navarra, ya que estos son los enemigos de Batasuna, desde su punto de vista.

EA, desde la perspectiva de sus dirigentes en la CAV, que tantas veces ignoran, olvidan o, directamente, no tienen en cuenta la especificidad de Navarra, teme su desaparición en las próximas elecciones y ha buscado una salida a esa situación. Tal debe ser la desesperación de sus líderes que lo mejor que se les ha ocurrido ha sido entregarse y echarse en brazos de una Batasuna feliz de poder dar la puntilla a un partido que tantas veces ha despreciado por autonomista y socialdemócrata en el peor sentido de dichos términos y del que sólo se ha acordado cuando le era útil.

El mal ya está hecho, ya que el acuerdo ha sido firmado y escenificado. El acto del domingo no ha servido ni tan siquiera para que Batasuna marcara distancias con ETA o, por qué no, para que condenara la violencia terrorista. A estas alturas de la película no es serio hacer política obviando una realidad tan dolorosa como la existencia de ETA y pensar que la ciudadanía va a mirar para otra parte, cruzando los dedos y deseando que esta vez sí que sea la definitiva.

En Navarra EA y Aralar firmaron un acuerdo para reeditar NaBai en 2011. Tal vez no sea la mejor de las fórmulas y tal vez se podía haber hecho de otra forma, pero al menos es un principio de acuerdo para que el nacionalismo vasco en Navarra sea algo más que un bonito jarrón decorativo olvidado en un rincón por la Navarra oficial sin que pase absolutamente nada.

Una vez logrado el acuerdo con EA en la CAV, Batasuna buscará la manera de presionar para romper NaBai, siguiente paso en su intento por “construir” el futuro y, sobre todo, por recuperar un protagonismo perdido. El que ayer EA y Batasuna invitaran públicamente a Aralar a sumarse a su carro y lo hicieran entregando una carta en la sede de Pamplona no es casual. Y aquí llegamos a la gran pregunta: ¿hasta qué punto podrá aguantar EA de Navarra las presiones de Batasuna y aun de la propia EA de la CAV para romper el acuerdo en favor de NaBai? Espero que en Navarra la militancia de EA recuerde cómo y por qué nacieron hace ya unos cuantos años.

A estas alturas lo único que queda es apelar a los militantes y simpatizantes de EA en Navarra pata tratar de frenar la onda expansiva de un error al que sí se puede aplicar el calificativo de “histórico”.

Read Full Post »

Parece ser que se va aclarando la estrategia electoral ante las elecciones de municipales y forales de 2011. Y todo apunta a que veremos noticias buenas y no tan buenas.
Parece que la izquierda abertzale tradicional está dando pasos para priorizar las vías políticas y que se está alejando de estrategias y dinámicas marcadas por la legitimación de la violencia. Esto evidentemente es bueno. La postura de legitimación por la izquierda abertzale tradicional de todas las “formas de lucha” ha sido un lastre para la estructuración de una alternativa social abertzale y de izquierdas. Además el Estado se ha servido de esa coyuntura para adoptar medidas nada democráticas como la ilegalización de partidos.
Izquierda abertzale y EA van a buscar amplios acuerdos para el cambio en Nafarroa, titulaba un periódico y la escenificación tiene lugar en un acto masivo y conjunto. Aralar sitúa al PNV y a Batzarre fuera de la coalición porque no se están comprometiendo realmente. Estos otros partidos dicen que se ven dentro y reclaman la Nabai del 2007.
Patxi Zabaleta califica a los terroristas de ETA como “luchadores que pelean por sus ideas” Jon Abril nos dice que Nabai “estará presente en las próximas elecciones más fuerte que nunca”.
La izquierda abertzale tradicional está convencida, nuevamente, de que su enésimo paso histórico será aclamado y se convertirán en la fuerza referencial para poner a este pueblo en la senda de la liberación nacional.
¿Dónde nos deja todo esto? Resulta que todos nos quieren convencer que su lectura partidista de la situación es la correcta y la que nos va a llevar a ese deseado cambio político en Navarra.
Para aquellos que vemos con desconfianza el acuerdo entre Aralar y EA de hace un par de meses porque abre la puerta a romper el modelo Nabai al dejar fuera a Batzarre, PNV e independientes, ahora viene EA a impulsar otro acuerdo al margen de ese acuerdo anterior.
Cada partido tiene derecho a decidir los caminos a seguir, pero que luego no se extrañe si el electorado se pierde en el laberinto que se está montando.
El acierto de Nabai, a mi entender, fue saber aglutinar a una serie de opciones políticas en torno a un proyecto ilusionante. Ese proyecto establecía unas bases para el cambio político en Nafarroa y suponía una nueva propuesta:
– Un claro desmarcaje de la violencia de ETA, sin que ello suponga dar por buenas medidas antidemocráticas del Estado.
– La defensa incuestionable de todas las ideas y proyectos políticos desde valores éticos y democráticos.
– Una apuesta clara por cambiar las maneras de hacer política que cada día ata más corto las libertades y que defiende al poderoso. El rechazo a las medidas anticrisis es una muestra de la defensa de un nuevo modelo económico basado en las personas y no en los intereses de la banca y los empresarios.
– Una defensa de una política lingüística integradora que diese pasos claros en el respeto de los derechos de todos los navarros.

El devenir posterior ha sido un marasmo de confusión, de guerrillas internas por la hegemonía, de desplantes. También con aciertos ya que ha tenido la capacidad de hacer visible el compadreo entre UPN y PSN, el reparto de la tarta y de los cargos.
Pero justo cuando Nabai tiene que demostrar que ese es el camino a seguir, va y nos entra el vértigo ante lo desconocido. La base social de Batasuna tiene derecho a participar en la vida política de este país, a realizar sus propuestas y a debatir las de los demás. Pero la manera de hacer política de sus organizaciones ya no es referente para la mayoría de este pueblo. Es necesario que clarifiquen bien su propuesta y que jueguen con las mismas reglas que los demás en cuanto a la deslegitimación de la violencia como forma de lucha válida. Porque mientras no esté clara su posición resultará inviable hacer política con ellos.
En el marco actual todos tenemos que tener claro que cualquier opción de poder ser determinantes en la vida política de Navarra pasa por gobernar. Y para gobernar hay que ganar las elecciones y/o llegar a acuerdos con alguna de las otras opciones políticas que están en el juego político. No niego que existe otra posibilidad, la vía revolucionaria, pero dejo para las vanguardias que expliquen cómo se hace esto. Nabai sacó 73.000 votos al Parlamento, siendo la segunda fuerza de Nafarroa. ¿es factible ganar unas elecciones si dos de los partidos y puede que algún independiente, se quedan fuera? ¿es creíble que la izquierda abertzale tradicional esté por la labor de ser uno más en una coalición como Nabai? ¿EA está buscando ese triunfo o se aferra al soberanismo como el salvavidas que les mantenga a flote? ¿Declaraciones realizadas por dirigentes de Aralar ayudan a ampliar el espectro electoral necesario para poder ganar unas elecciones o consiguen el efecto contrario?
Produce tristeza ver cómo se está rompiendo una vía interesante para este pueblo, pero deprime pensar que habrá que esperar tiempos mejores, porque algo me da que no los habrá en mucho tiempo. Las oportunidades se dan pocas veces, desaprovecharlas supone un gran costo.
NaBai no ha sido perfecto, pero esa ha sido su virtud. Tan solo había que engrasarla y estructurarla. Ha sido bonito mientras ha durado.

Read Full Post »

Hoy hemos conocido por la prensa la expulsión de Nieves Ciprés y otros 11 militantes del recién refundado PP navarro. Algunos de los expulsados son personas conocidas por su acción política o por su reciente protagonismo en el controvertido congreso fundacional del PPN. La verdad es que a los populares navarros no les está resultando sencilla la organización del partido, pero no es menos cierto que en ello ha tenido mucho que ver el interés que la estructura del partido ha tenido en tener todo atado y bien atado antes de llegar al Congreso, de manera que los cargos fueran ocupados por quienes parecían (a ojos del Partido en Madrid) los más adecuados.

Tal y como están las cosas, con un Partido Socialista y un Zapatero en horas bajas, la colaboración de UPN con el PSN está siendo vista cada vez por más personas de la derecha navarra como un problema y no como una solución para el Viejo Reyno. En estos tiempos de crisis económica el problema de la posible desaparición de la identidad foral y española de Navarra parece menos problema que hace unos años y, desde luego, menos que en el verano de 2007. La desastrosa gestión llevada a cabo por Zapatero hace que a UPN le esté resultando realmente costoso mantener la colaboración con los socialistas navarros. La abstención de UPN en la votación del decretazo, permitiendo que fuera aprobado, ha sido un pequeño terremoto entre los regionalistas y no lo ha sido menos la aparición de encuestas en las que el voto de la derecha navarra se dividía casi a partes iguales entre UPN y PPN. El bipartidismo imperante en la política española hacía presagiar un difícil futuro para UPN a medio-largo plazo, pero de ser ciertas estas encuestas los problemas llegarían demasiado pronto como para tratar de recomponer nada, con las heridas demasiado abiertas.

El diferente punto de vista de Miguel Sanz y Yolanda Barcina al respecto de futuras colaboraciones, con el PSN o con el PPN, se puso de manifiesto desde un primer momento, pero parece que vuelve a rebrotar y no creo que sea casual. Está claro que Miguel Sanz está ya amortizado para los regionalistas y Yolanda Barcina parece que puede marcar una línea política distinta del actual presidente de Navarra. Al margen de que las diferencias entre los dos líderes de UPN sean reales, creídas y sentidas, el juego puede querer beneficiar a los regionalistas tratando de hacer una versión navarra del péndulo y la bicefalia que tan buenos resultados dieran al PNV en tiempos pasados.

Sin embargo, la realidad no está para juegos y lo único que en esta situación puede aportar Barcina a aquellos que rechazan el apoyo de UPN a Zapatero y la estrecha colaboración con el PSN es la esperanza de que hará algo distinto tan pronto como se pueda quitar de en medio a Miguel Sanz. Esa parece que puede ser la idea que impulsa declaraciones de Barcina como las últimas en que afirmaba que apoyaría una moción de censura contra Zapatero. El problema que tiene la alcaldesa de Pamplona es que en ese sector crítico de la derecha navarra que se está distanciando de UPN y viendo con buenos ojos al PP Yolanda Barcina tiene una escasa credibilidad, ya que sus palabras son contempladas como gestos vacíos de cara a la galería.

Va a ser interesante ver cómo evoluciona la división de la derecha navarra en los próximos meses y la capacidad del PPN para presentarse como ese partido serio que afirman ser. Las elecciones están a la vuelta de la esquina.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: