Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Garzón’

Si no fuera por las consecuencias que ha traído la última Garzonada uno se podría tomar a risa algunas de las cosas que ha leído en prensa. Pero la detención de 10 personas, su incomunicación durante días y la decisión de encarcelar a 5 de ellos tiene la suficiente gravedad como para no hacer chistes.
La defensa de que todas las ideas tienen derecho a ser expresadas y a ser defendidas y la ciudadanía refrendará, o no, libremente la viabilidad de los diferentes proyectos políticos debería ser uno de los motores de la democracia. También parece claro que en nuestra sociedad la vía más efectiva es la utilización exclusiva de las vías políticas para la defensa de los proyectos políticos y de su desarrollo.
Y creo no equivocarme al considerar que la mayoría de las personas que acudimos este sábado a la manifestación convocada en San Sebastián por la mayoría sindical fuimos con esa convicción. No es de recibo lo que está sucediendo en España. Se están pervirtiendo las instituciones y las leyes para beneficio de opciones políticas. En cuanto aparece una discrepancia se le acusa de connivencia con el terrorismo. Si alguien se abstiene en una votación de condena de un asesinato porque no comparte que esa condena vaya unida al apoyo incondicional a las fuerzas de seguridad del Estado se le pone en la picota. Y resulta ofensivo tener que escuchar esas acusaciones. Porque son dos cosas muy distintas. La actuación policial es necesaria para detener a los terroristas, pero no podemos olvidar que la legislación antiterrorista española (incomunicación, excepcionalidad…) ha abierto la puerta a denuncias de torturas y malos tratos, a la indefensión de los detenidos, a exigir al acusado a demostrar su inocencia cuando debería ser el sistema policial y el judicial el que debe demostrar la culpabilidad…
Además toda esta situación de ilegalizaciones, detenciones poco claras, difusa división de poderes también sirve a quienes deberían condenar la violencia de argumento para perpetuarse en sus posturas.
La manifestación del sábado quiso denunciar todas estas arbitrariedades y gritó silenciosamente por la defensa de la palabra, el derecho de reunión y el derecho de un pueblo a poder hacer realidad un proyecto sustentado por la mayoría social.
Pero tampoco debemos ser ingenuos porque en anteriores procesos de negociación que no concluyeron bien la frustración posterior ha quemado a mucha gente. Por eso también es necesario transmitir a ETA que la sociedad defiende los derechos políticos de todos pero desde la política y sin la utilización de la violencia. Una buena manera de mostrar inequívocamente esta postura sería que la mayoría sindical que convocó la manifestación en San Sebastián fuese igual de contundente ante una posible futura acción de la banda terrorista.

Read Full Post »

Garzón

garzonAnda la progresía oficial española indignada con la imputación de Garzón. El sindicato Manos Limpias, el mismo que llevó al banquillo hace escasos meses a varios políticos vascos (Ibarretxe, Patxi López, Arnaldo Otegi, entre otros) por tener la ocurrencia de… ¡DIALOGAR!, ha conseguido que el juez estrella tenga que pasar por el trance de acudir como imputado al Tribunal Supremo. ¿La causa? Pretender investigar los crímenes del bando franquista.

Sin negar que resulta obsceno que la única persona que, hasta la fecha, haya tenido que pasar por el juzgado por los miles de sanguinarios crímenes cometidos durante esos oscuros años sea el juez que pretendía investigarlos, sí me parece llamativa la doble vara de medir de los medios que ahora se muestran tan indignados. Estoy cansado de oír hablar de respeto a las decisiones de los jueces cuando los implicados son otros, para comprobar que, cuando los suyos son los afectados por esta “justicia” de pandereta, el enfado salta hasta extremos insospechados. Por poner un ejemplo reciente, ningún gran medio de comunicación español ha mostrado la más mínima indignación ante los cuatro años de prisión preventiva que se ha tenido que tragar Rufi Etxeberria acusado de nada (y su caso es sólo un botón de muestra), pero los supuestos garantes del Estado de Derecho se rasgan las vestiduras cuando les toca a ellos sufrir el acoso del poder judicial. Los “otros” –especialmente si son vascos- son siempre presuntos culpables, pero ellos deben ser merecedores del más exquisito trato y la presunción de inocencia tiene que predominar.

No voy a descubrir nada nuevo si afirmo que, en España, la independencia judicial se queda en una bonita idea para que los alumnos la lean en los libros de texto, pero que no va más allá de eso, una bonita idea. Sin embargo, asumiendo (por la fuerza de los hechos) que la propia forma de elección del Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial lleva a una división tácita entre jueces “progresistas” y “conservadores” (y ya es duro tener que asumir el hecho de que los ciudadanos sepamos qué va a votar cada juez, en función de quién le puso en su puesto), me resulta de un cinismo insoportable que aquellos que, como Garzón, estén jugando con la vida y la libertad de los demás con absoluta impunidad (basándose en impresiones o indicios más que en pruebas), pretendan ampararse en el Estado de Derecho y lloren amargamente cuando gente que, como Manos Limpias, tampoco cree en el sistema democrático, la pluralidad de ideas ni la independencia judicial, se lleva el gato al agua. ¡Ellos están contribuyendo, cuando les interesa, a alimentar a ese monstruo, así que no se deben extrañar cuando les muerda!

¿Dónde estaba Garzón cuando la sala de la Audiencia Nacional que venía varios años echando por tierra sus disparatadas teorías sobre el “entorno” de ETA, fue renovada y sus jueces trasladados? (creo que era la número 3) Sinceramente, creo que dirigiendo los hilos de la trampa judicial-mediática que se les tendió y, posteriormente, celebrándolo. Lo cierto es que esos jueces dejaron en libertad a un narcotraficante, basándose en los informes psicológicos sobre éste que llegaron a sus manos. Tras el correspondiente escándalo mediático –por supuesto, preparado de antemano- se apartó a esos jueces de esa sala, para no volver allí. No recibieron mayor castigo, al igual que no lo ha hecho el propio Garzón cuando, por sus errores, delincuentes quedaron en libertad, pero el mal ya estaba hecho y el camino a la impunidad y arbitrariedad judicial despejado. Desde entonces, la realidad es que ni esa sala -que sistemáticamente desestimaba los argumentos de Garzón al exigirle algo más que “convicciones morales” para encarcelar a diestro y siniestro- ni ninguna otra sala de la Audiencia Nacional, han puesto impedimento alguno a sus cacerías.

Nunca estaré con gente como los que forman Manos Limpias, que repudian, como he dicho, el sistema democrático en el que realmente creo, pero todavía me fastidia más el cinismo de esos supuestos defensores del Estado de Derecho, las libertades públicas y la independencia de los tres poderes, que sólo lo hacen cuando les interesa. Estos últimos hacen más daño que los primeros a aquello que dicen defender, ya que –mientras que actuaciones como la de Manos Limpias hacen que la mayoría de los ciudadanos nos mostremos alerta ante este tipo de actitudes anti-democráticas- lo que en la práctica los cínicos que escriben bonitas editoriales en El País o hablan de libertad en la Ser están haciendo es pervertir el sistema democrático, de modo más sibilino y disimulado, pero precisamente por ello más eficaz y difícil de detectar.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: