Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Euskera’

El 16 de febrero pasado el PSN celebró una jornada en el Baluarte bajo el título Euskera: presente y futuro. Aunque no tuve ocasión de asistir he leído con interés lo que la prensa recogió al día siguiente. Dicha lectura, condicionada por la trayectoria que el PSN lleva en relación a la política lingüística en Navarra, me produjo una sensación novedosa, el PSN abría sus puertas a una realidad existente en la sociedad navarra y que hasta ahora se estaba negando a dar cabida en su casa, esto es, ha escuchado la voz de personas vascohablantes navarras. Que esto no quede en flor de un día es algo que el tiempo mostrará.

De todas maneras quiero hacer referencia a la interesante intervención de Lourdes Auzmendi, viceconsejera de Política Lingüística del Gobierno Vasco, que la radio navarra en euskera Euskalerria Irratia tuvo a bien reproducir en su totalidad. Sí, efectivamente, esa radio tan necesaria para los vascohablantes que el Gobierno de Navarra, sustentado por el PSN, sigue queriendo que sea ilegal y castigada sin acceso a recursos económicos públicos, que otros medios de comunicación tan generosamente reciben.

De su exposición quiero destacar tres ideas de las que presentó:

–         En el intento de establecer relaciones institucionales entre el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra se han encontrado con un muro, no ha sido posible, a pesar de que los dos gobiernos son constitucionalistas. Como ejemplo puso los acuerdos alcanzados en el País Vasco francés destacando que el Gobierno de Francia, con toda la fama de jacobinismo que se le quiera atribuir, tiene una actitud más abierta que el Gobierno de Navarra.

–         En el deseo de querer todo existe el riesgo de quedarse sin nada (oro nahi, oro gal). Las posiciones extremas del Gobierno, que ha vaciado de contenido la Ley del Vascuence, y de quienes piden que el euskera sea oficial en toda la Comunidad Foral no dan lugar a afrontar la cuestión lingüística en Navarra con sosiego y normalidad.

–         La Ley del Vascuence puede ser el lugar de encuentro de la mayoría de la sociedad para avanzar en la solución de la cuestión del euskera, cambiando aquello que desde el acuerdo deba cambiarse, pero manteniendo su estructura central.

Esas ideas, como he dicho, interesantes y muy a tener en cuenta me llevan a las siguientes reflexiones:

–         Como navarro bilingüe me sumo a la idea de actitudes abiertas y búsqueda de puntos de encuentro. Aunque el día a día muestra a un PSN sordo, no podemos renunciar nunca a buscar acuerdos y colaborar para que el euskera sea visto por todos, vascohablantes y castellanohablantes, como lo que es: una lengua que sirve para comunicarse y que aporta a la Comunidad Foral una singularidad cultural que la enriquece.

–         Eso no convierte en razonable que la oficialidad del euskera sea equiparable a la política lingüística que aplica el Gobierno de Navarra y que tan generosamente sustenta el PSN. La oficialidad no supone ninguna obligación ni exclusión para los ciudadanos que no hablan euskera. No implica lo que el portavoz de UPN, García Adanero, tuvo la osadía de verbalizar: que los castellanohablantes puedan ser expulsados de Navarra. Siguiendo ese hilo argumental se podría decir que con la oficialidad única del castellano lo que UPN hace es expulsar de Navarra a los vascohablantes. Reconocer el derecho a dirigirse a la Administración en euskera y a ser atendido en esa lengua no conlleva ninguna imposición al castellanohablante.

–         Comparto que algunos colectivos que trabajan en defensa del euskera hacen planteamientos que no son asumibles por los castellanohablantes. Tan ciudadano de Navarra es el castellanohablante como el vascohablante. Es la persona la que es sujeto de derechos y no las lenguas. Y desde esa premisa y tomando como referente la realidad sociolingüística de Navarra es desde donde se debe construir la convivencia ciudadana, y como parte de ello la lingüística. Muchos mensajes de organismos del euskera, de partidos políticos abertzales (y no digamos ya de descerebradas organizaciones terroristas) hablan de reeuskaldunizar Euskal Herria, de una tierra euskaldun, de españoles opresores. Unen la normalización lingüística a proyectos políticos concretos. Argumentan que sin un estado propio no es posible la normalización del euskera. Todas esas argumentaciones ponen alerta y a la defensiva a muchos castellanohablantes, ya que todo lo que avance en esa línea huele a imposición.

–         Algo mejor nos iría a todos si se realizara una política lingüística respetando la voluntad de las personas. Pero claro, por mal que planteen las cosas las personas defensoras del euskera de lo que no se les puede acusar es de imposición ya que las directrices de la política lingüística las ponen los gobiernos y en Navarra desde que yo tengo uso de razón gobierna UPN. Y tal y como la propia viceconsejera del Gobierno Vasco reconoció en su intervención, son un auténtico muro.

–         Al hilo de esta actitud de imposición tan asfixiante de UPN: estoy convencido que una política lingüística más abierta y no excluyente acabaría con muchas de esas actitudes que surgen desde el mundo del euskera. ¿es la Ley del Euskera el lugar de encuentro, o de partida, de todo ello? Probemos. Pero que luego no nos venga alguien diciendo que por ellos lo harían, pero que sería abrir las puertas a la integración de Navarra en Euskadi. Las reivindicaciones políticas tienen su vía de discusión ante la sociedad y el derecho a usar las dos lenguas de Navarra en la vida pública y privada no debe, en ningún caso, estar unida a ningún proyecto político, porque las lenguas pertenecen a los hablantes.

Read Full Post »

Hainbat kolektibok eskaera hau egin dute, euskaldunak bizitza publikoan euskaraz bizi behar duela eta medioetan elkarrizketak egiten bazaizkie euskaraz hitz egin behar dutela euskaldunak direlako. Jarrera hau positiboa da euskara agerian agertzeko aukera bakarra baita. Bestela euskaldunaren elebitasunak euskara ikustezin bilakatzen du. Apostu sendoa eta epe luzera eraginkorra. Eta euskaldunok bigarren erronka dugu, euskaraz ez dakienaren aurrean normaltasuna transmititzea, bere jarrera aurkakoa bilaka ez dadin.

Read Full Post »

El mes de enero se publicó en prensa una noticia ante la que un ciudadano despistado habría pensado que tras las Navidades nuestros políticos se habían vuelto locos: el alcalde de Zizur Mayor, de Nabai, niega a un trabajador del Ayuntamiento el permiso para estudiar euskera y los concejales de UPN y PSN solicitan un pleno para condenar esa decisión del alcalde y exigir que se autorice a ese trabajador a asistir al curso. A que leído así parece el mundo al revés.
Pero si uno escucha los argumentos expuestos por el alcalde y estudia lo que UPN y PSN han aprobado en el Parlamento de Navarra para el euskera para el año 2010, o estudia de qué manera proceden con el euskera estos partidos en ayuntamientos que tienen la alcaldía, entonces se entiende mejor la noticia.
Resulta inmoral que quien ha aprobado una drástica reducción del 45 % de la subvención a todos los ayuntamientos que tienen servicio municipal de euskera critique que no se autorice la asistencia a un curso en enero al secretario municipal por necesidades del servicio. El alcalde lo ha explicado en prensa y en el pleno, ha dicho que se le indicó que en enero había mucho trabajo y que debería realizar el curso en otras fechas. Pero la explicación no satisface a la oposición, no porque ellos procederían de otra manera en un caso similar, sino porque quieren sacar rentabilidad política.
Basta con analizar números y procederes para ver que hay de auténtico en las vestiduras rasgadas de estos dos grupos políticos.
– ¿Afecta el color político del ayuntamiento al apoyo al desarrollo del euskera en esa administración? Evidentemente sí. La alcaldesa de Estella, UPN, afirma que el euskera es contrario al ideario de UPN. Muchos de los ayuntamientos gobernados por UPN o PSN, con honrosas excepciones, asignan bajos presupuestos a la normalización del euskera, por el contrario, los ayuntamientos gestionados por Nabai suelen asignar más recursos y adoptan medidas que fomentan el euskera en la localidad y buscan respetar los derechos lingüísticos de los vascohablantes en su localidad. Y si este último año se están viendo obligados a revisar a la baja la dotación de los servicios municipales de euskera es como consecuencia del drástico recorte presupuestario en el Parlamento.
– Casi todos los ayuntamientos de las zonas vascófona y mixta y 2 de la no vascófona tienen suscrito un convenio de colaboración con el Gobierno de Navarra desde 1998 para la financiación y colaboración de los servicios municipales de euskera. Existen un total de 24 servicios municipales que dan trabajo a 28 técnicos municipales. La dotación presupuestaria en 2008 fue de 550.000,00 euros, el año 2009 fue de 350.000,00 euros y para el año 2010 se ha aprobado una dotación de 163.601,00 euros. El recorte es del 70%.
– Los autores de dicho recorte son UPN y PSN, que en el Parlamento aprueban unas partidas que no alcanzan los importes acordados en el Convenio pero se sienten autorizados a criticar la actuación del alcalde de Zizur, y quedan mudos ante sus hermanos mayores. Porque resulta que siguiendo el texto del Convenio firmado por el Gobierno de Navarra, la dotación presupuestaria anual para los servicios municipales de euskera debería ser de al menos 1.000.000,00 euros.
– Los homólogos de UPN y PSN gobiernan en la Comunidad Autónoma Vasca. Si uno estudia el presupuesto aprobado para la Viceconsejería de Política Lingüística de la Comunidad vecina en 2010 puede observar que asciende a 99.175.595,00 euros (45,98 euros por habitante), inferior en un 3% al de 2009. El recorte aplicado es similar al recorte aplicado al conjunto del presupuesto. Si se miran los datos de Navarra el presupuesto para 2010 es de 3.191.002,00 euros (5,14 euros por habitante). El dato numérico indica un incremento de 1,4% respecto a 2009, pero hay que tener en cuenta que se han incorporado los traductores que antes dependían de otra unidad administrativa. Quitando este gasto la comparación da un recorte del 5,8% respecto a 2009. Un último dato: si se aplicara una estimación respecto a lo que cada Comunidad gasta en Política Lingüística y teniendo en cuenta el nivel de conocimiento de euskera de Navarra, la dotación presupuestaria necesaria para poder desarrollar lo que la Ley del Vascuence establece el Parlamento debería aprobar una partida para Euskarabidea de al menos 9.000.000,00 de euros (unos 15,00 euros por habitante), cantidad insuficiente para desarrollar un política lingüística activa pero que se podría considerar un buen comienzo. En la actualidad el presupuesto de Euskarabidea es de una tercera parte.
– ¿Nabai puede hacer más? Evidentemente sí. Es necesario dar muchos pasos para conseguir el respeto de los derechos lingüísticos de toda la ciudadanía Navarra y todos podemos hacer más de lo que hacemos. Pero no olvidemos que, aunque no todo lo que se tiene que hacer depende del dinero, es evidente que los recursos económicos actuales están por debajo de los mínimos necesarios.
– Y Euskarabidea puede hacer más? Con los recursos actuales es evidente que no, bueno tal vez sí. Podría pedir al Gobierno de Navarra que cumpla con la Ley del Euskera y podría hacerle ver que los recursos económicos actuales, por muy sustentados que estén por el Parlamento son muy insuficientes para poder desarrollar las funciones que tiene asignadas. Las críticas que recibe desde colectivos euskaltzales pueden escocer pero no se puede olvidar que los responsables del bloqueo de la institución no son esos colectivos sino quienes tienen la obligación de cumplir la normativa vigente. Al hilo de esto hablar de dimisiones siempre es una tentación, reconozco que yo ya habría dimitido, pero desde luego la dimisión no es la causa del problema ni supondría una solución. El problema está en otro lugar: sigue siendo un punto estratégico de la política de UPN ya que le da una alta rentabilidad política aparecer contra el nacionalismo y para muchos navarros nacionalismo vasco y euskera van unidos. Y si a eso añadimos que el PSN está permitiendo esta línea política, que muchos de sus dirigentes además comparten, pues ya tenemos montada la base de la estrategia.

Si UPN y PSN quieren avanzar en la normalización del euskera que lo demuestren en el Parlamento de Navarra y que dejen de utilizar la autorización de un curso de euskera a un empleado como pretexto para desgastar políticamente a Nabai. Ellos deberían ser los primeros en demostrar que el euskera no es un elemento de confrontación política, porque son los que gobiernan en Navarra.

Read Full Post »

20091027_antivasquismoDesde las posiciones políticas defendidas por personas como Víctor Pradera y otros, el navarrismo se ha ido consolidando como una variante del nacionalismo español con una fuerte dosis de anti-vasquismo. Podríamos poner numerosos ejemplos de los años 20 y 30, antes de la Guerra Civil; muchos más todavía de los años 40, 50, 60 y 70, en pleno franquismo; de los 80 y 90, ya en plena democracia; o también de esta primera década del siglo XXI.

El último ejemplo lo podemos encontrar en las críticas vertidas desde Navarra, concretamente desde el PP navarro y desde UPN, al acuerdo alcanzado entre PSOE y PNV para que las Ikastolas navarras se beneficien de 2 millones de euros ante el anunciado recorte de fondos para este fin del Gobierno Vasco de Patxi López. Es curioso ver cómo quienes afirman defender a los navarros critican que otros consigan fondos que ellos ni han podido ni han querido pelear en Madrid.

La crítica podría ser justificable en el caso del PP porque se trata de una fuerza enfrentada al PSOE en todo, especialmente cada vez que llega el debate en torno a los Presupuestos Generales del Estado. Pero es cuando menos curioso ver cómo la crítica llega también desde UPN, en boca, sobre todo, de su diputado, Carlos Salvador (y también de su portavoz en el Parlamento de Navarra, Carlos García Adanero, aunque con matices forales).

A pesar de la supuesta colaboración existente entre UPN y PSN-PSOE (evidente para tantas cosas) ha tenido que ser una fuerza como el PNV la que ha negociado y conseguido 2 millones de euros destinados a mejorar la educación en Navarra. El PNV, una fuerza política que ha sido enviada a la oposición por el PSE-PSOE, ha tenido la capacidad de negociar con los socialistas en Madrid, mientras que UPN, que se mantiene en el poder en Navarra gracias al PSN-PSOE no ha tenido los mismos reflejos y se contenta con poder sacar adelante sus presupuestos en Navarra. Es más, quien ha alcanzado el acuerdo ha sido el PSOE de Madrid, porque si hubiera sido por el PSN tampoco se habría conseguido nada. Para dar un toque de color al tema, Miguel Sanz, el gran defensor dentro de UPN de los acuerdos con el PSN, se alegraba de la noticia a pesar de lo que su compañero decía en Madrid.

Sin embargo, la actitud de PP y UPN al respecto de la enmienda pactada por PNV y PSOE evidencia algo más que la total falta de interés de ambas formaciones por el euskera, por la educación en euskera y por los navarros que optan por este modelo educativo. La crítica a la enmienda se ha vestido con el ropaje navarrista de una injerencia del nacionalismo de la CAV sobre competencias forales como la Educación pero, en realidad, no es sino una muestra de ese sentimiento anti-vasco de un navarrismo que prefiere perder los 2 millones de euros antes de que estos se destinen a las Ikastolas navarras.

Un sentimiento anti-vasco (alimentado por el terrorismo durante décadas) que ha dirigido la política navarra de UPN en las últimas legislaturas, que ha servido de excusa para la expulsión de CDN del Gobierno Foral y que UPN no consigue maquillar a pesar de que se ha puesto de manifiesto que la sociedad navarra no le sigue por ese camino. Un sentimiento que, no obstante, parece que puede todavía dar votos y decantar a un cierto sector de votantes hacia PP o UPN.

Read Full Post »

20090925_UPN_CDN

No sabría cómo calificar la reciente decisión de CDN de distanciarse de UPN en un tema tan sensible para los navarristas como el euskera. Dos son las posibilidades que se me ocurren para explicar la abstención de Juan Cruz Alli y José Andrés Burguete en la votación sobre la admisión a trámite de la reforma de la Ley del euskera. La primera es que se trate de una equivocación al no medir las consecuencias de su postura. La segunda, que estemos ante una espantada de Convergencia de Demócratas Navarros perfectamente medida e intencionada.

Si la respuesta correcta a lo ocurrido es la primera alternativa, la situación diría muy poco de los políticos convergentes ya que se habrían puesto ellos solitos en una coyuntura en la que hagan lo hagan lo tienen mal o muy mal. Si ceden a las amenazas de Miguel Sanz y dan marcha atrás estarán protagonizando una bajada de pantalones que ni tan siquiera el socorrido comodín de la gobernabilidad podría ocultar ni justificar. Quedaría más que claro que son capaces de renunciar a cualquier principio o ideal político con tal de mantener las dos consejerías que Sanz, graciosamente, les dio en 2007. Si no ceden y se mantienen firmes en la abstención (que en un principio iba a ser voto a favor) parece que José Carlos Esparza y Carlos Pérez-Nievas van a tener que buscarse trabajo.

Si la respuesta correcta es la segunda de las opciones habría que pensar que se trata de una huida hacia adelante, una salida a la desesperada ante la más que posible desaparición del partido como consecuencia de no alcanzar representación en el Parlamento en las próximas elecciones de 2011 (según indican todos los sondeos). Tal vez Burguete, Pérez-Nievas y compañía vean más posibilidades de sobrevivir si estos dos próximos años se dejan oír de vez en cuando desde la oposición. Su situación actual no es nada fácil como socios de un Gobierno junto a un partido que los desprecia y ningunea y viendo cómo el ritmo político se marca en virtud de un pacto entre UPN y PSN en el que nada han podido decir salvo dar algún que otro saltito para hacerse notar y protestar de vez en cuando, de forma un tanto lastimosa, porque no les tenían en cuenta.

De todos modos, la amenaza de Miguel Sanz tiene otra lectura que me parece interesante. El Presidente de esta nuestra comunidad ha aprovechado la primera ocasión que ha tenido para tratar de desembarazarse de su actual socio de gobierno. Los dos parlamentarios de CDN no le dan la necesaria tranquilidad de la mayoría absoluta y el precio que pagó en su momento tal vez se le haga excesivo ahora que tiene al PSN comiendo de la palma de su mano. Tal vez lo que busque sea simplemente dos consejerías más para dos personas de su partido (no parece que el recorte de jefaturas vaya a afectar a direcciones generales ni consejerías) o tal vez haya llegado el momento de presionar a los socialistas para entrar en el gobierno. Ya se sabe que en política, casi todo es posible.

Una cosa sí está clara. Todos hemos podido ver cómo UPN se rasgaba las vestiduras ante la politización del euskera que supuestamente hacía el nacionalismo vasco en Navarra. Habría que preguntar al señor Sanz ahora mismo si lo que ha hecho no es sino una burda, interesada y partidista politización de la lengua. Lo que se estaba debatiendo en el Parlamento era la extensión de la zona mixta para integrar en ella a una serie de pueblos cuya realidad sociológica y lingüística había cambiado en los últimos años. Se trataba de adecuar la Ley a la realidad social, pero UPN ha hecho nuevamente un uso político de esta situación para obtener un beneficio partidista. Los regionalistas, siguiendo su modo de proceder habitual, han vuelto a confundir su propio interés con el interés general.

Read Full Post »

Ibilaldia

El pasado domingo, durante la fiesta de las ikastolas de Bizkaia o Ibilaldia, la Ertzaintza retiró de la zona de txoznas (situada junto al recorrido, si bien independiente de éste) unas pancartas que reclamaban el acercamiento de los presos de ETA a Euskal Herria, así como fotografías de presos de la organización. Esta actuación parece responder a uno de los principales objetivos que el nuevo Gobierno Vasco se ha propuesto, como es deslegitimar a la organización terrorista, algo necesario y muy loable, si bien los métodos para conseguirlo pueden ser más que discutibles. Esto es así porque creo que la citada actuación tiene más aristas que las aparentes, sin necesidad de mencionar siquiera la fantástica excusa de la consejera vasca de Educación, Isabel Celaá, para no acudir. Parece ser que, como no es posible estar a las 09:30 horas en Galdakao inaugurando el Ibilaldi, y aparecer a las 12 por Baracaldo, lo lógico es optar por la opción partidista y acudir al “Día de la Rosa”, ignorando a las ikastolas…

Volviendo al tema que nos ocupa aquí, las mencionadas pancartas fueron colocadas el día anterior al Ibilaldi, sábado, durante la tarde, con lo que la Ertzaintza tardó casi 24 horas en retirarlas. Sin entrar en el derecho de los organizadores de las txoznas a hacer sus reivindicaciones (más o menos legítimas, porque había pancartas para todos los gustos y con todo tipo de temática), lo que si parece claro es que la actuación no pudo ser más inoportuna. Se podría haber hecho durante la tarde anterior o incluso el domingo a la mañana, cuando apenas había gente. Sin embargo, algún alto cargo de la misma decidió que era más conveniente esperar todo el día, y proceder a hacerlo a las cinco de la tarde del domingo, con miles de personas en los alrededores y una probabilidad más que alta de que se generaran incidentes, como efectivamente sucedió.

Por tanto, yo me pregunto a qué interés real respondía la orden de retirada en esas circunstancias: si lo que se quería era realmente evitar el homenaje a los miembros de ETA encarcelados, la actuación fue un fracaso, puesto que los carteles y fotografías estuvieron expuestos durante todo el día. Además, dudo mucho que la Ertzaintza no supiera antes de las cinco de la tarde de su existencia, pues tradicionalmente ha sido algo habitual ver este tipo de imágenes en Ibilaldis anteriores. Por ello, la principal razón que creo adivinar detrás de dicha intervención es la publicidad, y más estando en periodo de campaña electoral. El PSOE sabe que la “mano dura” contra el que llaman “entorno” de ETA le otorga réditos electorales, que parecen ser lo único que se persiguió.

Por otra parte, no es descartable que –de paso- se intentara dar una imagen determinada de la fiesta de las ikastolas, al hacerse todos los medios de comunicación conveniente eco de los incidentes que prosiguieron a la actuación de la policía autónoma. Al igual que sucedió en el Nafarroa Oinez de Bera de Bidasoa hace unos cuantos años, la imagen de las ikastolas fue la gran perjudicada de las actuaciones de unos y otros, así como las miles de personas afectadas, al encontrarse disfrutando de la fiesta.

Espero que, sea quien sea el encargado de dictar las órdenes a seguir en próximas ocasiones, se encargue de priorizar aspectos como la seguridad de los participantes ó el impulso al euskera antes que seguir basándose en criterios de oportunidad política, como acaba de suceder.
Ibilaldia

Read Full Post »

20090519_MayorOreja“Mi bisabuelo se esforzó para que sus hijos no se encerrasen en el granero. Prohibió que hablaran el vasco en casa, para que aprendieran bien el español”. Con esta perla se ha descolgado hace escasos días el cabeza de lista del PP a las elecciones europeas. A pesar de que de alguien como Mayor Oreja uno puede esperar cualquier barbaridad, la verdad de que este señor tiene la capacidad de seguir sorprendiéndome.

Las declaraciones del político guipuzcoano muestran un desprecio total y absoluto por el euskera y las realizó además, en Barcelona, en un contexto de crítica al catalán como lengua vehicular en las escuelas y donde se manifestó contrario a que el catalán pudiera llegar a ser lengua oficial en el Parlamento Europeo. En su opinión habría que defender el español y dejarse de tonterías pueblerinas que no nos llevan a ningún lado.

Esta manera de entender la realidad esconde, tras argumentos de practicidad o interés general, una posición política que es exactamente la que se critica y se niega en el contrario. Mayor Oreja es un nacionalista español que fundamenta su discurso en un esencialismo antidemocrático o tal vez habría que decir predemocrático. A don Jaime seguramente le parecerá aberrante que, por las mismas razones prácticas y de interés general a las que él se refiere, nos dejáramos de pamplinas, nos olvidáramos del castellano y pasáramos a utilizar todos el inglés que, de hecho, es ya la lengua vehicular en Europa y en todo el mundo. O, pensando en Europa, podríamos recuperar el latín como lengua común y oficial y descartar el resto. No, no se rían, que hay quien lo defiende y en serio.

El gran argumento político de Mayor Oreja y de muchos otros como él en el PP es precisamente la existencia de un nacionalismo excluyente (vasco, catalán, da igual, cualquiera que no sea el suyo) que trata de imponer el uso de una lengua y unas señas de identidad sobre el conjunto de una sociedad. Frente a ello lo que hacen no es sino lo que condenan en los demás: defender el español como única lengua útil de comunicación de modo que el euskera, el catalán, el gallego, el valenciano… no sean sino simples anécdotas del paisaje peninsular, curiosidades para que algunos se diviertan en estudios de carácter filológico, etnográfico o antropológico.

El euskerano ha supuesto históricamente ningún problema para la derecha conservadora y para el tradicionalismo siempre y cuando no se utilizara como una seña de identidad política, siempre y cuando se tratase de algo propio del paisaje costumbrista que daba colorido y cierta gracia al folklore local. El euskera era contemplado como una curiosidad de museo, una rareza en esa España (todavía imperial en la imaginación de algunos), algo sobre lo que conversar en las tertulias y los cafés. Se podía hablar sobre el euskera, siempre y cuando no se cometiera la torpeza de hablar en euskera. La lengua culta, honorable, no era otra que el castellano o español (que son y no son lo mismo, aunque a ello tal vez me refiera en otro momento). En otras palabras, había que hablar en cristiano.

Sin embargo, Mayor Oreja sabe, aunque trate de ocultarlo, que el euskera ya no es la lengua rural y despreciada como pueblerina e inculta que su bisabuelo prohibió hablar en su casa. El euskera tampoco es aquella lengua que hace algo menos Francisco Franco prohibió hablar a todos (imagino que a la familia de don Jaime ya no le importaría). El euskera se está convirtiendo, con grandes esfuerzos y a pesar de todas las trabas que algunos quieren poner (UPN, con la connivencia de CDN y PSN, es un ejemplo) en una lengua útil no solo en la esfera privada, sino también en la calle, en el trabajo, en la escuela y en la Universidad.

El euskera es ya una realidad a nivel local, en Euskalherria. Contra eso poco pueden hacer en la CAV. Algo más están haciendo, lamentablemente, en Navarra e Iparralde. Es también una realidad, o al menos saben que existe, en España. La ocupación de Mayor Oreja y otros como él al respecto no es otra que impedir que el euskera (y el catalán, etc…) llegue a las instituciones europeas y pueda tener una presencia internacional normalizada. Sería un reconocimiento de una realidad regional que bien podría llegar a ser nacional, y eso los pone tremendamente nerviosos.

A los nacionalistas españoles se les llena la boca hablando de respeto a la pluralidad cuando, dentro de casa, se trata de defender al español frente a las lenguas minoritarias. Pero nunca defenderán esa misma pluralidad cuando tienen ocasión a nivel internacional, ya sea en el Parlamento Europeo, ya sea impulsando la presencia del euskera, catalán, gallego, etc… en las actividades organizadas desde las Embajadas o desde el Instituto Cervantes. Y luego se preguntarán por qué no nos sentimos españoles ni estamos cómodos en España.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: